El submarino ruso “del día del juicio final” ya está en marcha

Agencias | ECSAHARAUI

Madrid (ECS).- El mayor submarino ruso “del día del juicio final”, Belgorod, ya está en marcha. Fue entregado el viernes a la marina de Rusia. Esta nueva herramienta de la armada, en el que ya varios países han puesto con temor el ojo en él, será utilizado para expediciones "científicas y de investigación" y "operaciones de rescate" en zonas lejanas, de difícil acceso.

Se trata sin lugar a dudas del submarino ruso más grande construido en los últimos 40 años: mide más de 180 metros de largo (como 12 autobuses juntos) y supera las 30.000 toneladas. Y no solo eso, ha sido descrito como el submarino capaz de "destruir ciudades enteras" y provocar "tsunamis radiactivos" con olas de hasta 500 metros de altura.

La nueva herramienta de Putin es una "parte de la flota de submarinos especializados de la Armada rusa diseñada para espionaje, rescate en aguas profundas y operaciones especiales operadas por la Dirección Principal de Investigación en Aguas Profundas", según el Instituto Naval de Estados Unidos.

El que ha sido renombrado como submarino "del día del juicio final", acomoda seis misiles nucleares 'Poseidón' del tamaño de un autobús que podrían devastar desde la costa ciudades al completo. Según Popular Mechanics, el Poseidón es un torpedo muy grande, de 65 pies de largo y 6,5 pies de diámetro, con un alcance de miles de millas y una velocidad máxima de 60 nudos. Se cree que el Poseidón lleva una ojiva termonuclear de 2 megatones y está diseñado para rodear las defensas antimisiles de Estados Unidos y atacar objetivos costeros, incluidos puertos y ciudades.

Belgorod alberga espacio para una tripulación de 130 personas, posee reactores nucleares en sus laterales, una torre de control y comunicaciones y un minisubmarino (denominado Bester DSRV) que le permitirá realizar exploraciones aún más profundas.

Publicar un comentario

0 Comentarios