Sánchez describe su giro respecto al Sáhara como “un paso más en el camino que se inició hace 14 años” para encontrar una salida de “política real” a un “conflicto enquistado.


"No resto importancia a la decisión que hemos tomado ahora. La he tomado con plena voluntad de dar un paso adelante", así ha defendido Sánchez su decisión. 

Agencias 

Madrid (ECS). - El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, aseguró hoy que el camino que ha tomado ahora es el de la política real", y agrega que el plan de Rabat para el Sáhara Occidental es "el más creíble, serio y realista". 

En este contexto, el presidente español ha negado tajantemente que su Gobierno haya propiciado un giro en relación con el conflicto del Sáhara Occidental y ha asegurado que la nueva posición que mantiene España apoyando ahora sin matices el plan de autonomía de Marruecos sobre el territorio saharaui tiene un único objetivo: "Defender los intereses de España".

Sánchez ha preferido calificar su giro, en su primera explicación ante el Congreso, como “un paso más en el camino que se inició hace 14 años” - en alusión al plan marroquí de autonomía presentado en 2007- para encontrar una salida de “política real” a un “conflicto enquistado”.

El jefe del ejecutivo considera el viraje ―que ha hecho que España encuentre ahora en el plan autonomista de Marruecos la solución “más seria, realista y creíble”―, como una alineación con los socios internacionales y la Unión Europea. 

Ha pedido a la oposición que valore “la complejidad” de la relación bilateral con Marruecos. Los portavoces de VOX y PP han sido más duros contra la decisión del Ejecutivo sobre el Sáhara Occidental, que han tildado de “chapuza”, “despropósito”, “afrenta”, “puñetero insulto” o “desatino”. 

Por su parte Unidas Podemos ha expresado su discrepancia “con toda la lealtad” desde dentro del Ejecutivo. Y todos los grupos representados en la Cámara fueron muy críticos con el Gobierno.

Publicar un comentario

0 Comentarios