El Sáhara Occidental centra las relaciones entre Marruecos y España.


Agencias 

Madrid (ECS). - España y Marruecos ven difícil, por el momento, restablecer las relaciones diplomáticas después de las diferencias que se hicieron tras la declaración de Trump sobre el Sáhara Occidental y la posterior acogida en un hospital de Logroño al Secretario General del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Todo apunta a que Rabat no está dispuesto a abrir caminos en sus relaciones con Madrid, y señala como exigencia capital que España modifique sustancialmente su postura en relación con la cuestión del Sáhara Occidental, una ex colonia española ocupada por Marruecos en 1975.

Pese a que Rabat conoce perfectamente que Madrid no va a cambiar su posición sobre el tema, el Sáhara Occidental está en la agenda cotidiana de las relaciones entre los dos países. Para el periódico La Razón, la cuestión saharaui no debería centrar las relaciones privilegiadas entre los dos Estados vecinos, y añade, en un breve análisis, que tanto España como Marruecos deben ocuparse de aquellas materias que realmente preocupan a los ciudadanos de los dos países y las que hacen que, cada vez más, se profundice en los vínculos entre los dos países.

El Sáhara Occidental se ha convertido en un factor determinante en la relación entre España y Marruecos.

Las relaciones entre Marruecos y España son tensas hasta el punto de un distanciamiento técnico. Hay una ruptura política que podría durar años, el Sáhara Occidental en le centro de esta crisis diplomática.

Esto hace que se cuestionen las posiciones políticas predominantes entre los políticos e intelectuales, y el Estado profundo en España, hacia el Sáhara Occidental, una cuestión que ha vuelto a ser determinante en la relación entre Madrid y Rabat. Por extensión, esto también afecta a la relación de Marruecos con la Unión Europea.

El tratado de 1992 entre España y Marruecos sobre la circulación de personas no ha servido de marco para la cuestión, ni ha establecido mecanismos para avanzar en dichas relaciones. Las declaraciones de alabanza emitidas por Rabat siguen siendo infundadas, provocando el ridículo ante el primer contratiempo real en la relación, que estamos viendo ahora.

El Sáhara Occidental desencadenó la actual crisis el pasado mes de diciembre de 2020 tras la decisión de Trump, y también afecta a asuntos relacionados como la inmigración, el narcotráfico y el terrorismo. Se hace hincapié en la recepción por parte de España de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, que lucha por la independencia del Sáhara Occidental. Este es uno de los factores que contribuyen a la tensión, pero el Estado profundo de Madrid y Rabat tienen otra visión de esta disputa más allá de la antigua colonia española.

Las declaraciones oficiales y los comentarios de los medios de comunicación cercanos a las autoridades de Rabat han planteado la nueva postura de España respecto al Sáhara Occidental como una preocupación. La visión profunda también se pregunta si España es o no un vecino "fiable". ¿Está interesada en la estabilidad de Marruecos y contribuye a ella? ¿O es Rabat simplemente un guardia de seguridad de la frontera española contra el terrorismo y la inmigración?

Tras el reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental por parte del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el pasado 10 de diciembre, Rabat se sorprendió de la rapidez con la que Madrid se opuso a dicho reconocimiento. España incluso se coordinó con los países europeos, entre ellos Alemania, para evitar que la UE siguiera el paso de EE.UU.

Esto dejó a Francia sin poder tomar ninguna iniciativa, aunque siempre había trabajado para apoyar la propuesta de autonomía. Marruecos cree que el fin del conflicto del Sáhara Occidental, a través de la autonomía, es el fin de los problemas no sólo dentro de sus propias fronteras, sino también en todo el norte de África. La visión de Marruecos se refleja en la opinión de que España es un país que obstaculiza el desarrollo de su vecino del sur, debido a su papel en la perpetuación de este conflicto. Este discurso se ha desarrollado cultural, política e históricamente en los círculos marroquíes, lo que hará más difícil la mejora de las relaciones con Madrid, y más volátil.

España también se pregunta más allá de la visita de Ghali. ¿Quiere Marruecos una solución al conflicto del Sáhara Occidental sin involucrar a España en la búsqueda? ¿Desea Marruecos aprovechar la situación actual para exigir la restauración de [los enclaves españoles de] Ceuta y Melilla? Esto se plantea en declaraciones ministeriales, de la ministra de Defensa Margarita Robles, por ejemplo, o de ex ministros e incluso de ex oficiales del ejército que transmiten a la opinión pública las intenciones del gobierno. "El envío de inmigrantes por parte de Marruecos a Ceuta no es una protesta por la acogida de Ghali", dijo recientemente el ex ministro de Defensa Federico Trillo, "sino el preludio de la ocupación marroquí de Ceuta y Melilla [a Marruecos]".

Hay tres percepciones que prevalecen en España sobre el futuro del Sáhara Occidental y la posición del establishment español, representado en todas las ramas del ejército, el cuerpo diplomático, los partidos políticos, las agencias de inteligencia y la comunidad empresarial. Se enmarcan en propuestas intelectuales y políticas que se remontan a siglos atrás, y lo único que cambia son los temas; hoy es el Sáhara Occidental, mañana serán Ceuta y Melilla, y en el pasado fue todo el norte de Marruecos, etc.

La primera percepción es un planteamiento franco y serio que pide que se excluya a Marruecos del Sáhara Occidental, Ceuta y Melilla. Se trata de un enfoque histórico que parte de la idea de que Marruecos es el enemigo histórico de España y que, por tanto, debe ser debilitado. Sus raíces intelectuales se encuentran en la historia del pensamiento político español, a través de la reina Isabel y desarrollado por el fundador del pensamiento nacional español moderno, especialmente en lo que respecta a Marruecos, el primer ministro Antonio Cánovas del Castillo en la segunda mitad del siglo XIX. El ex presidente del Gobierno José María Aznar (1996-2004) es partidario de esta corriente.

Por otro lado, existe un enfoque central que considera a Marruecos como un socio al que hay que ayudar a controlar definitivamente la soberanía del Sáhara Occidental, siempre que guarde silencio sobre Ceuta y Melilla para siempre. Este enfoque cree que hay que apoyar el autogobierno convirtiendo al Sáhara Occidental en un Estado dentro del Reino de Marruecos, lo que contribuirá a democratizar a Marruecos y a impulsar las relaciones. Las raíces intelectuales de este enfoque se remontan a la segunda mitad del siglo XIX. Su partidario más destacado fue Ángel Ganivet (1865-98), que defendió la necesidad de ayudar a Marruecos, siempre que se mantenga bajo control.

El otro enfoque aboga por ayudar a Marruecos a extender su soberanía sobre el Sáhara Occidental y reconocerlo internacionalmente a condición de que se posponga la exigencia de restaurar Ceuta y Melilla hasta que España y Gran Bretaña lleguen también a un acuerdo sobre Gibraltar. Este planteamiento considera a Marruecos como un socio importante, y parte de la idea de que un Marruecos avanzado, fuerte y conectado estrechamente con Europa ayudará a dar prioridad al diálogo. España seguirá siendo siempre su principal socio político y comercial, como lo era antes de la batalla de Tetuán de 1959. Esta posición se desarrolló a mediados de los años 70 en medio de las tendencias derechistas del estamento militar, especialmente cuando España se retiró del Sáhara Occidental en 1975, y Marruecos se comprometió a no sacar a relucir el expediente de Ceuta y Melilla durante una década, hasta que España terminara su transición democrática.

Por eso, en 1987, el rey Hassan II puso en marcha un grupo de reflexión sobre el futuro de Ceuta y Melilla, tras el éxito de esa transición democrática. Madrid respondió indirectamente creando el Centro Ibn Rushd a principios de los años 90, y la derecha española lo minó por completo. Las raíces intelectuales de los partidarios de este planteamiento se remontan al siglo XIX, con personajes como Joaquín Costa, y durante el siglo XX con personas como Blas Infante, que abogaban por la unidad entre Marruecos y España, especialmente Andalucía y el norte de Marruecos. En cuanto a los políticos que adoptaron este enfoque en el siglo XXI, encontramos al ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y al ex ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos. En 2006, Zapatero intentó encontrar una solución regional al conflicto del Sáhara Occidental, al margen de la ONU, por lo que presionó a Marruecos para que desarrollara la autonomía.

Publicar un comentario

0 Comentarios