Marruecos traslada a las puertas de Europa el peligroso conflicto que padece Oriente Medio.

Marruecos firmó ayer un acuerdo de cooperación militar con Israel, y con esta decisión, Rabat convierte al Magreb (la puerta de Europa) en la nueva prolongación del conflicto más peligroso de Oriente Medio entre Israel y otras potencias como Irán y los estados árabes.

Lehbib Abdelhay.

ECS. Madrid. |  El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, ha formalizado este miércoles en su visita a Marruecos un acuerdo de cooperación en materia de defensa, inteligencia y ciberseguridad, el primero de estas características que Israel firma con un país árabe y con el que espera abrir una “etapa histórica” con el país magrebí, muy lejos de Oriente Medio.

Gantz y su homólogo marroquí, el ministro delegado de Defensa Abdellatif Ludiyi, firmaron ayer en Rabat el susodicho acuerdo en su primera visita a Rabat tras la normalización de relaciones entre los dos países el pasado Diciembre. El convenio está destinado a reforzar la cooperación entre ambos países en el ámbito de la inteligencia, la ciberseguridad, la industria de defensa, el entrenamiento militar y la transferencia de tecnología y formación.

“El acuerdo que firmamos nos permitirá cooperar con ejercicios (militares conjuntos) y con información”, señaló Zohar Palti, encargado del área político-militar del Ministerio de Defensa israelí y que acompañó a Gantz en su visita a Marruecos.

Según un extenso artículo de análisis firmado por Ignacio Cembrero y publicado en el diario EI Confidencial, ''con este acuerdo Tel Aviv emplea así a Marruecos para tratar de debilitar a Argelia'', aseguraba recientemente el politólogo jordano Walid Abdelhay en una entrevista la semana pasada con la agencia de prensa oficial argelina (APS). Al día siguiente respondía el politólogo marroquí Moustapha Tossa en Atlas-Info, una publicación francesa afín a Rabat, advirtiendo que ''El eje Argel-Teherán es cada vez más activo en la región.''

"En el último año, se han multiplicado las señales que muestran cómo Marruecos y Argelia están importando al Magreb la enemistad que enfrenta a Israel e Irán, trasladando el conflicto más grave que padece Oriente Próximo a las puertas de la Unión Europea", añade Cembrero en su artículo de El Confidencial.

La República de Irán y el Estado sionista de Israel libran desde hace décadas una guerra proxy en Oriente Medio, en Siria, Líbano y Yemen. Esta guerra, que ha dejado conflictos y heridas abiertas en varios países, todos ellos árabes, se trasladará al Magreb, donde ya hay una guerra entre el Ejército saharaui y la alianza israelí-marroquí, amenazando con una guerra total con implicaciones hacia la estabilidad y seguridad del Mediterráneo y el Atlántico, las puertas de la Unión Europea.

En su entrevista, Walid Abdelhay aseguró que "Israel está fortaleciendo su presencia en los países del Sahel africano y África del Norte con el fin de debilitar a Argelia, que Tel Aviv considera un obstáculo para profundizar su penetración en la región, y para ese fin utiliza a Rabat para debilitar a su vecino del este". Según el politólogo jordano, ''el plan consiste en aumentar los enfrentamientos directos e indirectos entre Argelia e Israel, especialmente en los aspectos de seguridad, cuestiones de minorías en los países vecinos y las relaciones con el resto de África."

El analista señaló además que "los estudios emitidos recientemente por instituciones israelíes, especialmente el Instituto Israelí de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) y otros, reflejan un seguimiento exhaustivo por parte del Estado hebreo a lo que está sucediendo en el Magreb", agregando que "Israel intervendrá- de una forma o otra- para apoyar a algunos actores en Libia y algunas fuerzas políticas en Túnez para rodear Argelia y agotarla en conflictos regionales."

En cuanto a la visita del ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, a Marruecos, Abdelhay la consideró como un paso importante dentro de un programa de cooperación entre Rabat y Tel Aviv que se remonta a los años sesenta del siglo pasado y en su historia contemporánea hasta diciembre de 2020 después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre las dos partes sobre la base del acuerdo Tripartito EE.UU-Israel-Marruecos.

"Israel empleará a Marruecos para recopilar tanta información como sea posible sobre la actividad iraní en la región de África Occidental en particular", añade Abdelhay.

En este contexto, el analista político no descartó que ''Mohamed VI renuncie posteriormente a la presidencia del Comité Al-Quds a pesar del pésimo trabajo de este comité, además de que Marruecos trabajará dentro de la Unión Africana para frustrar los intentos de Argelia de suspender la condición de estatuto de Israel como observador en la Unión Africana, sin olvidar el interés de Tel Aviv de vigilar la situación interna en Argelia, que es un asunto que Israel le da una gran importancia, para desestabilizar el país norteafricano.''

Publicar un comentario

0 Comentarios