La teatralizada formalización de relaciones entre Israel y Marruecos: un espadazo en el agua.


Por Mah Iahdih Nan /ECS 

Madrid (ECS). - Marruecos e Israel continúan su montaje teatral, la última escenificación la llamaron convenio de defensa bilateral. Otra de las invenciones a la que nos han acostumbrado en el último año, como parte de su guerra artificial y psicológica contra el pueblo Saharaui y la Republuca de Argelia. 

Aunque el engaño ya ha quedado al descubierto, ellos persisten en la reafirmación y consolidación del gran embuste. Para nadie es un secreto que la ayuda militar de Israel a Marruecos data de muchos años atrás, sin embargo la información y propaganda dimensionada sobre su carácter novedoso y útil para ambas partes, no deja de ser un mecanismo para jugar al despiste y tapar otros acontecimientos paralelos o vinculados con dichas relaciones.

La visita del canciller marroquí, Nasser Bourita, a los EE.UU y su enésimo intento de que el Gobierno norteamericano confirme la trasnochada decisión de Donald Trump de reconocer su soberanía sobre el Sáhara Occidental y ante la reiterada negativa de EEUU de reafirmar el citado reconocimiento, es el causante del montaje teatral de la visita del Ministro de Defensa Israelí y la consiguiente firma del memorándum de defensa entre ambos países.

Con estos anuncios propagandisticos  Israel y Marruecos a parte de intimidar a los enemigos y salir del aislamiento, también intentan presionar a los norteamericanos a través del poderoso Lobby judío para que de pasos claros encaminados a reafirmar el ilegal reconocimiento trumpista.

Es cierto que los norteamericano llevan casi un año haciendo un doble juego algo perverso, rehuyendo de la realidad imperante y de la legalidad internacional. Intentando por un lado ceder a las presiones del citado Lobby Judío y por otro lado cumplir con la premisa que trajo a Joe Biden a la Casa Blanca, que no es otra que reintegrar a los EE.UU a la política del multilateralismo y el respeto a las leyes y normas internacionales.

Aunque el Lobby Judio y la legalidad internacional son terminos totalmente antagónicos e incompatible, Washington intenta jugar al despiste para agradar a todas las partes y vender una imagen lejos del unilateralismo y la política personalista y desfasada de Donald Trump.

Es imposible entender y menos explicar que un país como Marruecos con una economía al borde de la ruina, con una deuda que supera siete veces el PIB y una situación social a punto de explotar,  pueda estar en condiciones de establecer convenios de defensa bilaterales con una potencia como Israel. 

La descompensación de la situación, tanto económica, social, política y militar entre Marruecos e Israel hace que el citado memorándum de defensa sea sencillamente una cuestión surrealista y fantasiosa.

Marruecos con un ejército moralmente derrotado, preso del pánico y en desbandada incapaz de resistir los ataques de los guerrilleros del ejército saharaui, no está en condiciones de establecer convenios de protección en materia de defensa.

Por lo que tanto la visita del ministro Israelí, como el memorándum y todos los actos propagandisticos del último año,  son meros fuegos artificiales para ocultar la debilidad y la catastrófica y desastrosa situación que vive el régimen marroquí inmerso en una crisis social, política y económica de incalculables dimensiones.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. El Marroquí es musulmán y Judío y esta en nuestra sangre y nuestra historia, vosotros sois los árabes del desierto que limpiaban y limpian los camellos de los marroquíes que viven en el desierto, así de fácil.
    Sois inferiores en todo, una panda de beduinos controlados por los generales argelinos que han sido conquistados, humillados por otomanos y franceses. Tanto que les matan 2-3 millones en la guerra de Argelia y aún así siguen emigrando al país que mató a sus abuelos, hay que caer muy bajo y comer mierda para hacer eso.

    Viva Marruecos, Viva Israel y Viva los Estados Unidos ! Siadkoum !

    ResponderEliminar