El Acuerdo militar con Israel: los falsos cálculos de Marruecos.


Por TSA 

Argel (ECS). - El Estado de Israel y Marruecos firmaron ayer 24 de noviembre un memorando de entendimiento que abre de par en par las puertas a una mayor cooperación militar entre el Estado sionista y la monarquía del Magreb.

El esquema parece haberse inmovilizado tan pronto como se concluyeron los acuerdos de normalización en el otoño de 2020, y quizás incluso antes. Los dos países no tardaron en completar los pasos del proceso de acercamiento en menos de un año hasta que llegaron a la visita del ministro de Defensa israelí Benny Gantz a Rabat y la firma de un acuerdo militar calificado como un pacto "sin precedentes".

Fue Egipto el primer país árabe que comenzó a rodar la bola hacia la normalización después de la Guerra de Yom Kippur. En 1978, los acuerdos de Camp David se firmaron bajo la égida de Estados Unidos y Egipto se convirtió en el primer país árabe en reconocer oficialmente al Estado de Israel, después de 30 años de existencia de este último.

El segundo país en hacerlo fue Jordania, en 1994. Estos dos países árabes han intensificado sus relaciones con el Estado hebreo, con el que comparten fronteras, y han cooperado con él en el ámbito de la seguridad, pero nunca se ha planteado un acuerdo en materia de defensa, al menos no públicamente.

Lo que no ha hecho con Egipto y Jordania en 43 años y 27 años de relaciones respectivamente, Israel lo está haciendo con Marruecos después de solo 11 meses de reconocimiento mutuo.

Es cierto que, como las dos partes vienen repitiendo desde hace casi un año, sus relaciones se remontan a décadas y ahora solo están formalizando las cosas, pero esta celeridad que ya no perdona ni siquiera el complejo y delicado tema de la cooperación militar, plantea legítimas interrogantes.

Por qué un protocolo, que se asemeja a un pacto de defensa, con el lejano reino de Marruecos y no con sus vecinos con los que podría compartir las mismas preocupaciones de seguridad frente a los grupos yihadistas en Oriente Medio, ni con otros Estados que han formalizado sus lazos con Tel Aviv como los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán?

En las relaciones internacionales, estos acuerdos presuponen la existencia de una amenaza o un enemigo común. Es innegable que Argelia es percibida como tal en este caso y ni Marruecos ni Israel han tratado de ocultarlo.

"Queremos enviar un mensaje a Argelia"

En su primera visita al reino desde la normalización, en agosto pasado, el canciller israelí, Yair Lapid, dijo que comparte con sus homólogos marroquíes las mismas "preocupaciones" sobre un supuesto "acercamiento" de Argelia con Irán, el enemigo eterno del Estado hebreo.

Esta amenaza lanzada desde territorio marroquí fue una de las “acciones hostiles” denunciadas por Argelia y que provocó la ruptura de las relaciones diplomáticas entre los dos vecinos el pasado mes de agosto.

En Argel, voces extraoficiales, principalmente analistas, afirman que el acercamiento militar israelí-marroquí está dirigido directamente a Argelia, una de las mayores defensoras de las causas palestinas y saharauis.

Y si aún quedan dudas, un alto funcionario israelí que comenta desde Tel Aviv sobre la firma del memorando de Entendimiento, ha revelado el motivo de este Acuerdo: “Los marroquíes querían darle a la visita de Gantz un perfil público muy alto para enviar una señal tanto a Estados Unidos como a Argelia”.

"Nuestro mensaje en esta visita fortalece los acuerdos abrahámicos y construye un frente unificado en la región contra Irán", insiste el funcionario israelí, cuyas declaraciones fueron difundidas también por el digital marroquí Le Desk.

Aunque todo se hizo bajo la administración de Donald Trump, Estados Unidos sigue siendo el padrino de los Acuerdos de Abraham. El nuevo presidente Joe Biden hasta el momento no ha revocado el reconocimiento por parte de su antecesor de la soberanía marroquí sobre los territorios saharauis ocupados y su administración acaba de reiterar en un comunicado oficial su apoyo al plan de autonomía marroquí.

Entonces, ¿qué mensaje quería transmitir Marruecos con este acuerdo? La pregunta también se aplica a Argelia. Si los dos nuevos aliados esperan un debilitamiento de Argel en su posición de principios sobre la cuestión del Sáhara Occidental, o buscan disuadirlo, sigue siendo un cálculo falso y de mala fe.

Los marroquíes saben mejor que nadie que Argelia, a pesar de la superioridad de su ejército, no puede tener tal intención. Cabe preguntarse si no nos enfrentamos a un grave error que ha llevado a Marruecos a arrojarse en manos de Tel Aviv sin verse obligado a hacerlo.

Si algunos en Marruecos se regocijan con la llegada de un protector como Israel para mantener a raya a su vecino del este, deben estar bastante avergonzados de sí mismos. Israel sigue siendo un Estado terrorista aislado que raras veces recibe visitas de presidentes a nivel internacional, comete regularmente masacres en Gaza y mantiene una tensión bélica con sus vecinos libaneses y sirios.

Publicar un comentario

0 Comentarios