La actual guerra del Sáhara Occidental es entre el Ejército saharaui y la alianza Israelí-marroquí.


Por Lehbib Abdelhay/ECS

Birlehlu - Sáhara Occidental (ECS).- Las graves tensiones en el norte de África entre Marruecos y Argelia, por un lado, por el cierre permanente de las fronteras y la ruptura de la relaciones, y por otro lado, entre Marruecos y el Frente Polisario por la soberanía sobre el Sáhara Occidental, un territorio inscrito en la agenda de la Cuarta Comisión de Naciones Unidas como una región no autónoma pendiente de descolonización, están llegando a su punto más delicado.

Ayer se difundió una copia preliminar del informe del Secretario General de la ONU sobre el Sáhara Occidental, en él, fue reportada por primera vez la presencia de los drones. Según ese informe, que todavía no se ha hecho público, Marruecos se quejó de al menos 700 operaciones de reconocimiento con drones. EL informe elude la presencia de drones marroquíes, pero este medio ya había informado a principios de este año la presencia de UAV israelíes tipo Heron en una nave del aeropuerto de la ciudad saharaui de Dajla. En su momento, varios activistas saharauis denunciaron en sus cuentas de Facebook la presencia de este tipo de aviones no tripulados de fabricación israelí. 

Nadie puede negar la existencia de un conflicto en la región del Sáhara Occidental y menos a una guerra abierta en curso entre el régimen marroquí y el pueblo saharaui representado por el Frente Polisario, y cada parte está aferrada a sus reivindicaciones sobre la antigua colonia española a pesar de todos los intentos de encontrar soluciones de compromiso como cualquier conflicto en cualquier región del mundo.

El Frente Polisario está respaldado por Argelia y varios otros países de África y América Latina, mientras que Rabat cuenta con el apoyo total e incondicional de Francia, las monarquías del golfo y el Estado sionista, "Israel".

Se sabe que las relaciones marroquí-israelíes son excelentes, y es la relación más antigua entre Israel y un país árabe, y todos conocen la famosa historia aquella cuando Marruecos permitió al servicio de inteligencia israelí el MOSAD espiar la cumbre de la Liga Árabe en el año 1967, que se celebró en Marruecos durante la guerra árabo-israelí ... etc.

En medio de la preparación para cualquier emergencia a la luz del aferramiento de las dos partes del conflicto en el Sáhara Occidental a sus demandas y el fracaso del plan de Arreglo, Rabat continúa buscando apoyo militar adicional al otorgado por Francia, por ello y para este propósito, Israel proporcionó equipos militares avanzados, incluidos drones de fabricación israelí (Heron), a pesar de que este tipo de aviones no tripulados no se utilizarán contra el ejército saharaui, ya que Marruecos es completamente incapaz de utilizar este tipo de aviones militares que requieren un sistema integrado de comunicaciones y mando, especialmente un satélite de comunicaciones en órbita (GEO) a una altitud de 36 mil kilómetros y que Marruecos no tiene, de ahí la imposibilidad. Pero Israel puede proporcionar el sistema necesario para su funcionamiento en el muro en el Sáhara Occidental.

La capacidad del ejército marroquí para operar y dirigir drones en el campo de batalla por medio de GPS, es una guía de aficionados insuficiente en el campo militar por lo que la capacidad de entregar y recibir información entre el dron y el centro de mando en el mismo momento no es posible.

Por lo tanto, en el tema relacionado con drones, Marruecos no tiene más remedio que aumentar el costo del acuerdo. Como Israel ha hecho recientemente con Azerbaiyán, Marruecos también tendrá que permitir que Israel supervise personalmente el sistema de gestión de drones por parte de oficiales israelíes desde el interior del territorio saharaui ocupado por Marruecos.

En cuanto al apoyo otorgado por Francia, los próximos años serán testigos de una gran insuficiencia de este respaldo, debido a la cantidad de frentes que Francia abrió en “Libia, Mali, Siria, Irak, Líbano y últimamente en el Mediterráneo con Italia, Turquía y Argelia, unos de los países cuyas hegemonías y presencia en la región preocupa a París.

Por otro lado, estas transformaciones obligan al Frente Polisario y a los altos dirigentes del ejército saharaui a tomar en consideración un estudio en profundidad del estilo y táctica del ejército israelí en sus batallas en Gaza, Líbano, Azerbaiyán y Siria, porque la batalla en el futuro será directamente con los oficiales israelíes, no con los marroquíes.

LA GUERRA ESCALA EN EL SÁHARA OCCIDENTAL TRAS LA DESTRUCCIÓN DE BASES MILITARES, BLINDADOS Y RADARES MARROQUÍES A LO LARGO DEL MURO DE LA VERGÜENZA.

El ejército saharaui ha prometido responder con firmeza a la ofensiva llevada a cabo por el régimen de Marruecos en el Sáhara Occidental. 

Tras 10 meses de intensos enfrentamientos bélicos, abiertos desde el pasado 13 de Noviembre, los combates se han vuelto a intensificar después de que la pasada semana las fuerzas de ocupación marroquíes bombardearan posiciones de civiles saharauis en el área de Mahbes. 

En respuesta a este acto, el Ejército de Liberación Saharaui, a través del Sexto Regimiento Militar, coordinó una contraofensiva en Mahbes dirigida hacia las posiciones marroquíes, desencadenando una batalla contra el cuartel general del cuadragésimo tercer cuerpo enemigo situado en la zona de Umaytir El Mukjanza en el sector de Mahbes.

Desde Noviembre de 2020, tras la violación marroquí del alto el fuego, se reanudó la guerra en el Sáhara Occidental. Las dos partes en conflicto: Marruecos y la RASD mantienen hostilidades armadas desde entonces.

Según el Parte de guerra (...), las unidades del Ejército de Liberación Popular Saharaui destruyeron una base militar en la zona de Umaytir El Mukjanza en el subsector norte de Mahbes, donde se observaron columnas de humo denso que se elevaban desde la base objetivo.

El Parte de guerra agregó que las unidades del Ejército de Liberación Popular Saharaui bombardearon en la madrugada de este lunes posiciones de las fuerzas invasoras marroquíes en el área de Um Edeguen en el sector de Bagari, Tigrit en el sector de Smara y Zmul Um Jamla en el sector de Um Draiga.

La guerra prosigue ininterrumpidamente por 328 día consecutivo, extendiéndose a un total de 200 áreas, la mayoría de ellas en el norte, donde las operaciones armadas son más numerosas y las pérdidas también. Por estas zonas el ELPS perdió varios de sus soldados y Marruecos sufrió ataques sorpresa y pérdidas humanas y materiales, ya que esta área colinda con el sur de Marruecos, lo que obligó a Marruecos a construir ilegalmente un nuevo muro militar en Touizgui el pasado Marzo.

Mahbes, especialmente en las zonas de Rus Sebti, Chadimiya, Tinushad, Güerat Uld Blal, Graret Farsik, Laagad y Um Rukba han sido las que más bombardeos han albergado desde el inicio de la guerra, aquí se encuentran localizadas las bases marroquíes Nº19, Nº20 y Nº23, estando atrincherado en la última el 40º Cuerpo de Infantería de la FAR, además de varios puntos de observación y puestos de mando que han sido blanco favorito del ELPS. En las últimas horas, el Ejército de Liberación Saharaui dirigió dos rondas de bombardeos hacia Rus Sebti.

Más allá de Mahbes y Guelta, las fuerzas saharauis también dirigieron sus misiles hacia la región de Hauza, en el extremo norte del Sáhara Occidental. En dicha región están establecidas las bases militares marroquíes Nº4, Nº7, Nº8 y Nº13, el cuerpo 70º del ejército marroquí así como el Centro de Alerta Nº71. Hauza, al igual que Mahbes y Guelta, comparten cercanía con el ''Triángulo rico del Sáhara Occidental'', protegido fuertemente por las fuerzas de ocupación marroquíes por aunar la riqueza pesquera y de fosfatos.

Publicar un comentario

0 Comentarios