La actual guerra en el Sáhara Occidental es decisiva para Europa.

Por Taleb Alisalem /ECS


Madrid (ECS).- Se le conoce como la última colonia de África, durante mas de 46 años este conflicto, uno de los mas antiguos del mundo, ha seguido sin resolverse dejando como consecuencia a miles de personas refugiadas, otras oprimidas y maltratadas y muchas otras repartidas por el mundo como apátridas. Hablamos del Sáhara Occidental, la que fue colonia y posteriormente provincia española y a la que España, en una jugada juancarlista, entregó a Marruecos a cambio de acuerdos económicos allá por el año 1975, esa entrega por parte de España de este territorio a Marruecos, supuso el inicio de este conflicto que hoy vive uno de sus capítulos mas alarmantes y decisivos. 

En estos últimos 46 años han pasado muchas cosas, España abandonó a su provincia y por consiguiente a sus provincianos saharauis, Marruecos ocupó este territorio de forma violenta, lo que supuso que miles de saharauis se viesen obligados a huir al país vecino y refugiarse allí esperando una solución, solución que todavía no ha llegado. Muchos otros saharauis se quedaron conviviendo con la ocupación marroquí, y no han corrido mejor suerte ya que la cárcel, el asesinato, la represión y las continuas violaciones forman parte de su día a día desde que Marruecos invadió el territorio.

Las Naciones Unidas ha sido incapaz de encontrar una solución a este conflicto, grandes potencias mundiales han cedido al chantaje del régimen marroquí y acabaron aceptando de una forma indirecta la ocupación ilegal de Marruecos al territorio del Sáhara Occidental aunque ésta ocupación no tenga ningún respaldo legal, sin embargo, en el campo de la realpolitik se ha validado.

En todo este tiempo los saharauis no dejaron de reclamar sus derechos, también ellos, hábiles y decididos, consiguieron el apoyo y reconocimiento de la Republica Saharaui que actualmente cuenta con un gran reconocimiento a nivel institucional en África y a nivel de estados en el mundo. 

La encrucijada de este conflicto y la imposibilidad de la ONU de encontrar una solución que permita que los saharauis puedan vivir dignamente sobre su tierra, y que por fin, finalice su calvario, es digna de estudio, ya que en estos 46 años no hubo a penas cambio o decisión seria que obligue a Marruecos a cumplir las resoluciones de la ONU o que respete los informes y dictámenes de los tribunales internacionales que califican su presencia en el Sáhara Occidental de un acto de ilegalidad. 

Bien, este conflicto volvió a saltar a la escena internacional el pasado 13 de noviembre de 2020 cuando el Frente Polisario, quien lidera la Republica saharaui, anunció la vuelta a la lucha armada después de que el Ejército marroquí violase el alto al fuego firmado entre las partes en el año 1991. 

Esta guerra, que actualmente se encuentra en su primera fase y que sin duda será una guerra decisiva, no solo para el destino y futuro de los saharauis, sino para todo el norte de África e incluso para Europa.

El hecho de que los saharauis hayan decidido volver a la lucha armada contra el Reino de Marruecos, para muchos analistas es un suicidio ya que los saharauis no cuentan con el mismo potencial económico, humano o militar que Marruecos, pero por otro lado y analizando la visión de los saharauis, tras 46 años de olvido, donde ven que su pueblo sufre en campos de refugiados, o en los territorios bajo ocupación marroquí, cuando ven que sus recursos son saqueados y que ni la ONU ni la comunidad internacional, ni siquiera España que sigue teniendo responsabilidades legales sobre el Sahara, nadie, hace nada, es comprensible que los saharauis hayan decidido volver a la lucha armada y arrebatar quizás, como decía un soldado saharaui, “arrebatar por la fuerza, lo que por la fuerza se nos arrebató”.

No hay que desestimar a los saharauis, actualmente la Republica Saharaui es miembro de la Unión africana, cuenta con el apoyo de casi todos los estados africanos que nunca han dudado en mostrar su rechazo a la ocupación marroquí al Sáhara Occidental, y también el gran aliado de los saharauis es Argelia, considerada la potencia económica y militar mas importante del Magreb, superando a Marruecos, por lo cual, no solo estamos hablando de una guerra de saharauis contra marroquíes, sino una guerra de intereses cruzados en la que tanto unos como otros tienen algo que decir y aportar.

La Unión Europea no es ajena a todo lo que sucede en el norte de África, No es ajena a la guerra en el Sáhara Occidental pero de momento observa en silencio, o al menos sus movimientos, no son muy visibles. Pero no deja de ser uno de los grandes afectados por los resultados de esta guerra que podría modificar completamente el mapa geopolítico y geoestratégico en el norte de África. 

El futuro de el Magreb, la seguridad en el Sahel y la consolidación de la Unión Africana, todos están relacionados con la guerra en el Sáhara occidental, los tratados europeos con Marruecos, Argelia o África como organismos también están relacionados con está guerra, por lo cual, creo que los próximos meses o años quizás, viviremos grandes cambios en los que sin duda, los saharauis tienen todas las de ganar.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. No es un "suicidio" ir a la guerra ahora: difícilmente podría haber mejor coyuntura con la crisis del covid y del turismo, que ahoga la economía marroquí, con la misma crisis de la OTAN que se está desatando ahora mismo (impredecible quizá hace un año pero es un desarrollo positivo que Francia y USA se peleen, ni que USA esté rebajando su interés en la región euro-mediterránea). El mayor problema es que el Majzén juega con todas las barajas a la vez. Sahara quizá pueda hacer poco al respecto pero la diplomacia argelina?

    ResponderEliminar