El ministro de Exteriores de España visita Argelia para abordar temas relevantes.


Por Lehbib Abdelhay/ECS

Madrid (ECS).- El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, viajará este jueves a Argelia para tratar directamente con las autoridades de Argel las consecuencias del inminente corte del transporte de gas a través del gasoducto Magreb-Europa a finales del próximo mes. El 31 de octubre expirará el contrato de suministro de gas de Argelia a España a través de Marruecos y la tensa relación entre Argel y Rabat ha impedido renegociarlo hasta la fecha.

Marruecos, se perjudicará por el corte de gas argelino, planea pedir una prórroga excepcional.

Tras varios años de tensiones, Argelia ha decidido cortar las relaciones diplomáticas con el Reino de Marruecos a partir del martes 24 de agosto de 2021. El anuncio lo hizo el veterano Ramtane Lamamra, ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, que acusa al régimen de Rabat de llevar a cabo "acciones hostiles" contra su país.

  - Los gasoductos GME y Medgaz.

La situación actual sin duda pondrá en peligro el suministro del gas argelino a Marruecos. De hecho, el reino alberga una sección importante del gasoducto GME (Magreb - Europa) que transporta gas argelino al mercado europeo. Más del 30% del gas natural consumido en España pasa por Marruecos, a través del gasoducto GME y Medgaz que conecta directamente la ciudad argelina de Beni Saf y Almería en España. A cambio, Marruecos recibe sus derechos de tránsito de gas natural.

Decidida a no seguir cooperando con el régimen de Mohamed VI, Argelia se comprometió, dos días después del anuncio de la ruptura de relaciones, a asegurar que el suministro de gas continuará, pero sin pasar por Marruecos. Fue el ministro de Energía argelino, Mohamed Arkab, quien informó al embajador de España en Argelia, Fernando Moràn.

Esto significa claramente que Argelia ya no renovará su contrato de suministro de gas a España a través de Marruecos.

Hace unas semanas, Toufik Hakkar, CEO de Sonatrach, la empresa pública de hidrocarburos de Argelia, declaró que "la empresa está tomando todas las medidas necesarias para actuar. En caso de no -Renovación del contrato”. Y para asegurar que, aunque fuera necesario, "Argelia podría abastecer al mercado de España, pero también cubrir cualquier demanda adicional del mercado sin ningún problema".

En julio, Sonatrach y su socio español Naturgy, que controlan respectivamente el 51% y el 49% de Medgaz, firmaron un macro acuerdo para ampliar la capacidad de transporte del gasoducto. Según los términos del acuerdo, debe aumentar en 2 mil millones de metros cúbicos por año para alcanzar los 10 mil millones de m 3 / año. La ampliación, que debería costar cerca de 73 millones de dólares, debería realizarse "lo antes posible" para que el gasoducto esté disponible en el último trimestre de 2021. Así, el gasoducto Medgaz podrá garantizar el suministro de gas a España.

Cabe señalar que el gas argelino abastece en un 50% de las demandas marroquíes en energía. En 2020, el comercio de gas natural a través de GME ascendió a 3,67 mil millones de metros cúbicos, y el de Medgaz a 5,39 mil millones de metros cúbicos, según datos de S&P Global Platts.

Además, las autoridades argelinas han indicado que además de la creciente demanda de España, el Medgaz garantizará el suministro de gas para cubrir la demanda de los mercados europeos gracias a la flexibilidad de las capacidades de producción de sus plantas de GNL.

La semana anterior a la decisión de la ruptura entre Argelia y Marruecos, Amina Benkhadra, directora de la empresa pública marroquí de hidrocarburos, declaró que “el deseo de Marruecos de mantener esta ruta exportadora se ha expresado de forma clara y coherente a todos los niveles durante más de tres años. Lo hemos dicho de forma oral y escrita, en público y en discusiones privadas, siempre con la misma claridad y coherencia”. Argel afirma que Marruecos fue quien decidió no renovar el contrato.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Esto se suma a las tensiones gasísticas en Europa del Este. Si you fuera Argelia lo tendría muy claro: poned a Marruecos en su lugar, obligadle a aceptar las fronteras internacionalmente reconocidas, tanto con Argelia como con Sahara Occidental: si eso ocurre, entonces no habrá problema alguno con el suministro de gas.

    Un problemilla podría ser Francia, que exporta energía eléctrica de producción nuclear (en última instancia basada en el uranio nigereño), que en cierto grado se beneficia de las tensiones energéticas en los países vecinos, pero Macron acaba de ser humillado por EE.UU., así que igual después de la reunión de Argel, tendrían que ir juntos a París a ver si París cambia de lado.

    ResponderEliminar