La oferta de "reconciliación" realizada por Mohamed VI es un «No Evento» para Argelia.


Por Sidi Maatala /ECS 

Argelia (ECS). - Ni la presidencia argelina ni el Ministerio de Asuntos Exteriores habían respondido o comentado, ni lo harán, la oferta del rey de Marruecos Mohamed VI, que se produjo en medio de una intensión diplomática después de que Marruecos anuncia oficialmente su apoyo al Movimiento terrorista de MAK (Movimiento de la Cabilia). 

Sin embargo, periodistas y escritores argelinos han advertido a las autoridades argelinas de que no acepten la propuesta *falsa" del rey marroquí.

El diario argelino Echorouk Online publicó recientemente una columna en el que rechazaba la propuesta marroquí y advertía contra el acercamiento a Rabat.

El rotativo argelino estableció una serie de condiciones que, según él, deben cumplirse antes de que los dos vecinos puedan reconciliarse, entre ellas el cese inmediato de la guerra mediática, cibernética y diplomática emprendida contra Argelia, el cese del flujo de drogas desde Marruecos a Argelia y el respeto de la posición argelina respecto al Sáhara Occidental.

Los partidos políticos marroquíes acogieron la propuesta con tibieza, y los usuarios de las redes sociales cuestionaron los motivos de la misma.

El pasado 30 de julio zel rey de Marruecos Mohamed VI ha ofrecido a su pueblo un discurso por los 22 años de su ascenso en al Trono. Como curiosidad, es la primera vez que Mohamed VI ignora en su discurso del Trono la cuestión saharaui y no menciona directamente el Sáhara Occidental, a pesar de ser la mal-llamada 'primera causa nacional' y que vive momentos excepcionales dada la ruptura del alto el fuego y la internacionalización del conflicto que ha sumergido a Marruecos en un rechazo internacional sin precedentes.

Al hablar de la vecina Argelia, el rey de Marruecos mencionó de alguna manera el tema saharaui al pedir a Argelia que un "cuerpo extraño" no tiene lugar entre los pueblos del norte de África y que no puede estar detrás de la crisis entre los dos países. En su discurso, el monarca tampoco mencionó ni una sola vez a España, el otro país vecino con el que Rabat vive una profunda crisis diplomática desde hace meses por el mismo tema, el Sáhara Occidental.

Había expectación por ver si el monarca se refería de algún modo a la cuestión saharaui, sobre todo tras los repetidos llamamiento a Argelia, pero el rey solo hizo una alusión indirecta al pueblo [saharaui] con el que mantiene una guerra desde el pasado 13 de noviembre de 2020.

Más delgado y pálido que en sus anteriores apariciones y visiblemente cansado, Mohamed VI dedicó la mayor parte de su discurso a lanzar mensajes conciliadores hacia Argelia y reclamar la apertura de las fronteras terrestres, cerradas por decisión argelina desde 1994.

El monarca lamentó "las tensiones mediáticas y diplomáticas que agitan las relaciones entre Marruecos y Argelia, que perjudican a la imagen de los dos países y dejan una impresión negativa", un discurso que contradice los ataques recurrentes de los políticos y medios marroquíes, oficiales o privados, hacia el país vecino.

Hoy Mohamed VI quiso mostrar su cara más conciliadora y dijo estar convencido de que "la seguridad y estabilidad de Argelia y la quietud de su pueblo están íntimamente ligados a las de Marruecos" y ambos países "se enfrentan a los problemas de la inmigración, el contrabando, el narcotráfico y la trata de seres humanos". Actualmente, no existe ni el menor intercambio de información entre ambos países sobre estas cuestiones, como repiten con frecuencia los responsables marroquíes.

Curiosamente, la crisis desatada con España tuvo también como protagonista a Argelia, pues el presidente saharaui Brahim Ghali salió de España a bordo de un avión fletado por la Presidencia argelina el 1 de junio e ingresado de inmediato en un hospital de ese país, donde recibió la visita del mismo presidente Abdelmajid Tebboun y el jefe del Estado Mayor del Ejército de Argelia.

El discurso de Mohamed VI de este año se produce con un día de retraso con respecto a la Fiesta del Trono -que conmemora en este 2021 los 22 años de la coronación de Mohamed VI-, sin que se haya ofrecido ninguna explicación a esta inaudita circunstancia.

Publicar un comentario

0 Comentarios