Jatri, el héroe de bata blanca que sostiene la salud de los refugiados saharauis en Tinduf, galardonado por el gobierno saharaui.


Por Ahmed M. Fadel. 

Campamentos Saharauis (ECS). - Jatri Mohamed Ali Mohamed Embarek, conocido por Jatri El Aarwa, nació hace 50 años en el Sáhara Occidental, era un niño cuando comenzó la tragedia humana de su pueblo. Su familia llegó con el éxodo, en la avalancha de saharauis que huían despavoridos del genocidio cometido por las tropas invasoras de Marruecos. Creció en los campamentos de refugiados saharauis, donde aprendió el arte de servir a sus compatriotas.

Desde los años noventa, es el coordinador de los pacientes saharauis en el hospital argelino de Tinduf. Cuando llega cualquier paciente saharaui, en coche, a pie o en camilla, ahí está Jatri sonriente para solucionar todos sus problemas y que pueda ser admitido y tratado en dicho hospital.

Nadie sabe de donde saca fuerzas Jatri, siempre en pie de guerra, sin coche y sin condiciones, haga lluvia o tormentas de arena, con sofocante calor o intenso frío; nuestro hombre cumple siempre su trabajo, muchas veces de madrugada o a hora punta con un calor abrasador, sobre todo cuando vienen urgencias.

Todos los saharauis lo conocen, lo respetan y lo admiran. Está casado y tiene 3 hijos, su familia vive de las ayudas que muchas veces no le alcanza para concluir el mes, pero pocos saharauis se detienen un momento a pensar o conocer el verdadero estado familiar de este héroe de capa blanca que tan noble trabajo hace. No tiene tiempo para buscar ayuda para su familia, su tiempo es servir a los enfermos que continuamente van llegando al hospital.

También comparte su tristeza con los saharauis cuando hay algún fallecimiento, organizando el traslado y preparando el acta de defunción que entrega el hospital. Ningún paciente saharaui, enfermo que viene a consultas o ingresado, puede permanecer tranquilo si no aparece Jatri, gran baluarte para todos los refugiados saharauis y un gran sostén psicológico en los momentos más difíciles. 

Hoy, en reconocimiento a su ejemplar trayectoria, marcada por una integridad y dignidad absolutas, Jatri ha sido galardonado por la ministra de Salud Pública de la República Saharaui, Jira Bulahi, por su nobleza, serenidad e impagable trabajo humanitario. Hay que destacar también que la época en la que estuvo el actual ministro de Educación y Enseñanza, Mansur Omar, de ministro de Salud Pública, cambió la situación de su humilde familia y comenzó a recibir ayudas para paliar su complicada situación. Ojalá se pueda conseguir generar las condiciones necesarias para que este Ángel de la Guarda pueda seguir ejerciendo su noble trabajo en cuidar y proteger a los más necesitados, nuestros enfermos.

Un héroe que trabaja en silencio y a menudo pasa desapercibido desde otros contornos, pero que es la única esperanza para cualquier refugiado que anda mal de salud. Un pequeño presupuesto, un sencillo coche y un poco de dedicación son suficientes para mantener la continuidad de la gesta de esta gran e irrepetible persona. 

Publicar un comentario

0 Comentarios