El Frente Polisario: "El rey de Marruecos intentó presentar su régimen agresivo y expansionista como aspirante a la paz."


Por Lehbib Abdelhay /ECS 

ECS. Bir Lehlu. | El gobierno de la RASD ha emitido un comunicado tras el discurso de Mohamed VI por el aniversario de su entronización. La República Sahara deja claro que lo dicho por el monarca son 'palabras muertas' que nadie que siga los eventos políticos del Norte de África puede alinear con la cruda realidad que contrasta de manera contundente con lo dicho por Mohamed VI.

Al hablar de la vecina Argelia, el rey de Marruecos mencionó de alguna manera el tema saharaui al pedir a Argelia que un "cuerpo extraño" no tiene lugar entre los pueblos del norte de África y que no puede estar detrás de la crisis entre los dos países. En su discurso, el monarca tampoco mencionó ni una sola vez a España, el otro país vecino con el que Rabat vive una profunda crisis diplomática desde hace meses por el mismo tema, el Sáhara Occidental.

Mohamed VI dedicó la mitad de su discurso a apelar a Argelia con mucha de la hipocresía habitual y un conjunto de falacias que anteriormente fueron rechazadas en varias ocasiones por el gobierno argelino y sus distintos órganos. El rey lamentó el cierre de las fronteras entre los dos países y pidió al presidente de Argelia abrir la frontera aludiendo pensar por el bien de los pueblos, ''Debemos de trabajar codo a codo por el bien de los dos pueblos hermanos", dijo el monarca al pedir a Argelia que tiende la mano hacia Marruecos.

El monarca intentó engatusar a Argelia con términos que hacen referencia al hermanamiento y vecindad. Un reflejo de la grave crisis que atraviesan los dos países, que han obligado a dedicar al menos dos hojas a Argelia para distender las tensiones socavadas por la causa saharaui, el espionaje revelado y el reino alauita exigiendo la autodeterminación de la Cabilia.

El Frente Polisario reaccionó rápidamente al discurso del tirano, y difundió un comunicado. La declaración fue emitida por el Ministerio de Información de la República, al que ECSAHARAUI ha tenido acceso, y se reproduce íntegramente a continuación:

Leer en árabe.

El discurso del Rey de Marruecos de este año con motivo de su ascenso al trono de su país, se caracterizó por una dulce y arriesgada charla con el objetivo de encubrir deliberadamente su culpa por devolver la guerra a la región a raíz de su rechazo al acuerdo de paz que firmó con la parte saharaui.

En efecto, en su discurso, el rey de Marruecos intentó presentar su régimen agresivo y expansionista como aspirante a la paz, la estabilidad, la cooperación y la hermandad en un momento en el que todo el mundo sabe que Marruecos, desde 1975, fecha de su invasión militar del territorio de la República Saharaui, se ha convertido en un estado que representa una amenaza para la seguridad y la estabilidad de la región. Toda la región y su guerra expansionista es el único motivo que obstaculiza la integración económica y política del Magreb.

Violar el alto el fuego, regresar a la guerra y obstruir los esfuerzos de la comunidad internacional encaminados a lograr la paz entre Marruecos y la República Saharaui, adhiriéndose a los requisitos de legitimidad internacional consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Acta Constitutiva de la Unión Africana y sus resoluciones, es lo que prueba que el discurso no es más que un encubrimiento.

La realidad existente advierte de una escalada de enfrentamientos militares y diplomáticos, siempre y cuando Marruecos insista en entablar todo tipo de negocios nefastos que traen elementos extranjeros a la región, tratando de buscar ayuda y utilizando el acoso contra todos los pueblos de la región.

La imprudente política seguida por el palacio real marroquí socava toda posibilidad de alcanzar una paz justa que solo ocurrirá con el fin de la ocupación para que el pueblo de la República Saharaui disfrute de su libertad y soberanía sobre su territorio nacional.

El discurso de Mohamed VI de esta noche contradice las acciones de Marruecos y solo apunta a ganar más tiempo para traer más equipamiento militar y preparar todas las conspiraciones e intrigas contra el pueblo saharaui, los pueblos de la región y el continente africano.

Marruecos no ha logrado construir relaciones de confianza con todos sus vecinos, por lo que el discurso de esta noche de Mohamed VI no engañará a quienes lo siguen por perder su credibilidad mientras las posiciones y la realidad son más realistas que las palabras. El Marruecos de Mohamed VI no es, lamentablemente, el Marruecos del que habló en su discurso de esta noche.

El mundo entero sigue las privaciones, la pobreza y la ignorancia del pueblo marroquí. La  miseria extrema es lo mínimo que puede describir las condiciones miserables de la mayoría de los marroquíes que mueren a diario en el mar para escapar de una realidad inhumana intolerable.

No hay duda de que 46 años de guerra y agresión contra el pueblo saharaui agotaron a Marruecos y llevaron al régimen alauí a vender la dignidad de los marroquíes y cargar con deudas a sus generaciones futuras. Al final, Marruecos no logró más que un completo fracaso porque el pueblo saharaui no renunciará a su soberanía y sus derechos a la libertad e independencia, cueste lo que cueste, y porque la comunidad internacional no reconocerá la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, por mucho que compre, cree lobbies y publique y difunda informes pagados.

La República Saharaui hace un llamamiento al Reino de Marruecos para que ponga fin a su ocupación y abra una página que permita y traiga la paz a todos sobre la base del respeto a la unidad nacional y la integridad territorial de cada país. Es mejor que continuar las aventuras y la guerra de agresión.

Bir Lehlu. - 31 de Julio.

Publicar un comentario

0 Comentarios