Mohamed VI ignora por primera vez al Sáhara Occidental en su Discurso del Trono marcado por halagos hacia Argelia.


Sidi Maatala.

ECS. Rabat. |
Un poco después de las 22:00 de la noche, el rey de Marruecos, Mohamed VI, se dirigió a sus súbditos y ofreció su discurso anual por el 22 aniversario de la ascensión al trono, que coincide en el 30 de julio de cada año. Debido a la pandemia, de nuevo y por segunda vez, se ha visto obligado a cancelar los fastuosos festejos que acompañaban a la ceremonia. Como curiosidad, es la primera vez que ignora la cuestión saharaui y no menciona el Sáhara Occidental, a pesar de ser la mal-llamada 'primera causa nacional' y que vive momentos excepcionales dada la ruptura del alto el fuego y la internacionalización del conflicto que ha sumergido a Marruecos en un rechazo internacional sin precedentes.

Al iniciar su alocución, el monarca dedicó la primera parte a la situación epidemiológica, la coyuntura económica que atraviesa el país y las subsecuentes crisis derivadas de pandemia de la Covid-19.

El rey alauita aseguró que su gabinete ideó un plan para el desarrollo económico del país y enfrentarse a las consecuencias generadas por la Covid-19, lamentando en este sentido que miles de marroquíes hayan perdido sus puestos de trabajo. 

Mohamed VI, aseguró que ''la misma atención médica que le ofrezco a mi familia es la misma que intento ofrecer a mi pueblo.'' El soberano lamentó la situación y la crisis que asola el país, y anunció que Marruecos creó en 2020 la caja de ahorro de "Mohamed VI" destinada a amortiguar, en la medida de lo posible, los devastadores efectos económicos. El fondo ofrecerá una ayuda económica para el pueblo para paliar la situación actual.  

Mohamed VI dedicó la mitad de su discurso a apelar a Argelia con mucha de la hipocresía habitual y un conjunto de falacias que anteriormente fueron rechazadas en varias ocasiones por el gobierno argelino y sus distintos órganos. El rey lamentó el cierre de las fronteras entre los dos países y pidió al presidente de Argelia abrir la frontera aludiendo pensar por el bien de los pueblos, ''Debemos de trabajar codo a codo por el bien de los dos pueblos hermanos", dijo el monarca al pedir a Argelia que tiende la mano hacia Marruecos.

Seguidamente a quejarse por el cierre de fronteras, el tirano niega que exista ninguna crisis entre Argelia y Marruecos, y por otro lado aseguró que la situación actual no beneficia a nadie, ni a los dos pueblos ni a los países de la región, haciendo hincapié de que dicha situación es también rechazada por las potencias extranjeras. El monarca intentó engatusar a Argelia con términos que hacen referencia al hermanamiento y vecindad. Un reflejo de la grave crisis que atraviesan los dos países, que han obligado a dedicar al menos dos hojas a Argelia para distender las tensiones socavadas por la causa saharaui, el espionaje revelado y el reino alauita exigiendo la autodeterminación de la Cabilia. 

Mohamed VI asegura demás en su discurso, que duró 17 minutos, que la desestabilización de Argelia afecta a Marruecos y viceversa. La estabilidad de uno de los dos países afectará a los dos pueblos hermanos, "Por lo tanto pedimos a su excelencia el presidente Abdelmadjid Tabboune que trabaje para la apertura de las fronteras entre Marruecos y Argelia por el bienestar de los dos pueblos hermanos", concluyó Mohamed VI. 

Publicar un comentario

0 Comentarios