Relatora de la ONU condena la represión marroquí contra los defensores de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental.




La relatora especial de la ONU que examina la situación de los defensores de los Derechos Humanos, Mary Lawlor, ha acusado a las autoridades de Marruecos de hostigar y castigar de forma "desproporcionada" a los activistas y periodistas que reclaman una mejora de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental.

Por Ali Brahim Mohamed/ECS

Ginebra (ECS).- La relatora especial de las Naciones Unidas, Mary Lawlor, ha pedido hoy a Marruecos que deje de reprimir a los activistas, periodistas y defensores de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. La relatora ha instado a las autoridades de ocupación que permitan a los activistas saharaui a trabajar sin represalias.

"Insto al gobierno marroquí a que deje de atacar a los defensores de los derechos humanos, y cree un entorno en el que puedan llevar a cabo ese trabajo sin temor a represalias", dijo la funcionaria de la ONU en un comunicado difundido hoy recogido por ECSAHARAUI.

La relatora especial de las Naciones Unidas sobre la situación de personas defensoras de Derechos Humanos destacó los casos de los dos presos políticos saharauis de Gdeim Izik, Naama Asfari y Jatri Dada, quienes han sido arrestados en 2010 y 2019, respectivamente, y están cumpliendo injustamente condenas de 30 y 20 años de prisión. “No solo los defensores de los derechos humanos que trabajan en materia de derechos humanos en Marruecos y el Sáhara Occidental continúan siendo criminalizados por sus actividades legítimas, sino que también enfrentan largas penas de prisión impuestas ilegalmente por el régimen y son sometidos a penas crueles, inhumanas y degradantes en las cárceles", denunció Mary Lawlor en su declaración.

También denunció ataques sistemáticos contra defensores de los derechos humanos y organizaciones independientes para evitar que ejerzan su derecho a la libertad de asociación y expresión para promover la grave situaciónd de los derechos humanos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

La relatora indicó además que ha recibido informes de que los defensores de los derechos humanos que trabajaban en cuestiones de DD.HH en el Sáhara Occidental son objeto de "intimidación, hostigamiento, amenazas de muerte, criminalización, agresión física y sexual, amenazas de violación y vigilancia domiciliaria", y explicó que si esos informes se confirman, estos actos equivalen a violaciones del derecho y las normas internacionales de los derechos fundamentales, y son incompatibles con el compromiso del gobierno marroquí con las Naciones Unidas en su conjunto".

En este sentido, la declaración de la relatora abordó el tema de la defensora de derechos humanos Sultana Jaya y su familia, quienes se encuentran encerrados en su casa en la ciudad de Bojdor desde el 19 de noviembre de 2020. "La familia está expuesta a agresión y amenaza física y sexual por parte de Policías marroquíes que aún asedian su casa", añade Mary Lawlor.

Por otro lado, la relatora se refirió también a lo que han sufrido los miembros de la organización saharaui contra la Ocupación, "ASACOM", desde su fundación, como la agresión física a Mina Abaali, Saleha Boutengiza, Lahcen Dalil, Hasna Aba y Hmad Hammad, así como a los activistas Babuzid Mohamed Said Lebihi, Salek Baber y Jaled Boufriwa, que fueron torturados y amenazados por las fuerzas de ocupación marroquíes.

La Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los derechos humanos concluyó su declaración expresando su profunda preocupación por el aparente uso y la amenaza de la violencia para impedir a los defensores de derechos humanos ejercer sus actividades pacíficas en el campo de los derechos humanos.

Publicar un comentario

0 Comentarios