INVESTIGACIÓN: Así espía Marruecos a funcionarios y ministros Argelinos a través del Software israelí Pegasus.


INVESTIGACIÓN | ECS 

Paris (ECS). - Según datos consultados por Forbidden Stories y "Le Monde", Rabat es uno de los mayores usuarios del software espía Pegasus, en detrimento de las autoridades argelinas.

El 30 de marzo de 2019 habrá sido fatal para Saïd Bouteflika. Ese sábado, el hermano del jefe de Estado argelino lucha por salvar lo que aún se puede salvar. La presidencia de Abdelaziz Bouteflika está a punto de ser barrida por las manifestaciones masivas que exigen su salida. Y su poder, que se había fortalecido en paralelo con el debilitamiento de Abdelaziz, enfermo, también está bien amenazado.

Habiéndose convertido en cuasi-regente, tiene todo que perder. Así que intenta ese día una última partida de póquer para intentar despedir al siniestro y todopoderoso jefe de Estado Mayor del ejército, Ahmed Gaïd Salah.

Este evento, como muchos otros en 2019, es seguido de cerca por los hombres de Gaïd Salah. Pero estos últimos no son los únicos que miran de cerca lo que está sucediendo en el país. Un operador de los servicios de inteligencia marroquíes también está interesado en el clima político en Argelia.

Más de 6.000 números seleccionados por Marruecos para esperarlos.

En este país, más de 6.000 números de teléfono pertenecientes a políticos, militares, jefes de servicios de inteligencia, altos funcionarios, diplomáticos extranjeros en ejercicio o activistas políticos han sido seleccionados como posibles objetivos del software espía por el cliente marroquí de la empresa israelí NSO, Pegasus. 

Según los datos compartidos por la organización Forbidden Stories y Amnistía Internacional, Marruecos es un gran usuario del software y estos 6.000 números constituyen una gran cohorte, a la vista de los 50.000 números de teléfono seleccionados en todo el mundo, entre 2017 y 2019.

En esta operación de vigilancia, Marruecos no se limitó al territorio argelino. El presunto número de ciudadanos argelinos, en su mayoría diplomáticos, ha sido blanco de ataques al menos en Sudáfrica, Angola, Bélgica, Burkina Faso, Canadá, Costa de Marfil, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, España, Etiopía, Finlandia, Indonesia, Irán, Kenia, Mauritania, Marruecos, Namibia, Níger, Nigeria, Uganda, República Checa, Ruanda, Senegal, Suecia, Suiza, Siria, Túnez, Turquía y Zimbabwe.

En Francia, el operador de Pegasus estaba naturalmente interesado en la embajada de Argelia y el número del embajador argelino, Abdelkader Mesdoua, o el asignado al coronel Karim Hadj Sadok, el agregado militar. Al otro lado del Mediterráneo, es el número del entonces embajador francés, Xavier Driencourt, y el atribuido al agregado militar francés los que fueron atacados. Además de otro que habría pertenecido al embajador de la Unión Europea en Argel.

En la cima de la pirámide diplomática argelina, fueron atacados dos ministros de Relaciones Exteriores sucesivos: Abdelkader Messahel y Ramtane Lamamra. Según información cotejada por el diario Le Monde, dos números activos del Sr. Lamamra fueron atacados. Sin embargo, éste jugó un papel sensible en un momento en que, por admisión incluso de un observador marroquí, el reino alauí parecía paralizado por la incertidumbre política reinante en Argelia.

Cambios de método. 

El 11 de marzo de 2019, tras la creación, por decreto del presidente Bouteflika, del cargo de viceprimer ministro, y luego el nombramiento de Noureddine Bedoui como primer ministro, el Sr. Lamamra se convierte en viceprimer ministro además de ministro de Asuntos Exteriores. En este último puesto, fue finalmente reemplazado el 31 de marzo por Sabri Boukadoum (cuyo número le fue asignado). Al mismo tiempo, el Primer Ministro, Noureddine Bedoui, cuyo número también ha verificado le “Monde”, es víctima de una operación de desestabilización a través de una oficina de “prensa” cercana a Marruecos. Noureddine Ayadi, que ocupó sucesivamente los delicados puestos de Secretario General del Ministerio de Asuntos Exteriores y luego de Jefe de Gabinete de la Presidencia de la República, también se incluye en la lista de posibles objetivos.

“Esto no es nada nuevo. Marruecos siempre ha apuntado a Argelia en términos de inteligencia. Estos son los métodos que parecen cambiar”, informa un alto funcionario argelino, él mismo objetivo del software espía. “Siempre se han beneficiado de la ayuda de buenos ingenieros”, añade irónicamente, refiriéndose a la cooperación de larga data entre Israel y Marruecos. Pero con Pegasus, estos "métodos" llevaron a la focalización industrial.

Además del séquito familiar del expresidente, los hermanos y hermana Saïd, Nacer y Zhor Bouteflika, el operador marroquí apuntó a la cúspide del aparato estatal, con los números de los jefes de los servicios de inteligencia de la época, como generales. Ali Bendaoud, Wassini Bouazza y Bachir Tartag, o los comandantes de las fuerzas terrestres y aéreas. Un número atribuido a Saïd Chengriha, el actual jefe de estado mayor del ejército, también fue blanco de ataques.

En diciembre de 2019, sucedió a Ahmed Gaïd Salah, uno de cuyos hijos, Mourad, también atrajo la atención del operador de Pegasus. Al igual que Lotfi Nezzar, hijo del exjefe del ejército a principios de la década de 1990, y ex hombre fuerte del país Khaled Nezzar. No se han olvidado los eslabones imprescindibles del ecosistema de Bouteflika, los que llamábamos “oligarcas”, jefes de empresas privadas, que hicieron fortuna gracias a los pedidos públicos. Empezando por Ali Haddad, el exjefe de empleadores locales.

Igualmente intrigante es la vigilancia del asunto del suboficial Guermit Bounouira, ex ayudante de campo del general Gaïd Salah, líder de facto del país, de abril a diciembre de 2019. La “saga” de este suboficial es una de el más turbulento que ha conocido el país. Después de huir de Argelia hacia Turquía tras la muerte de su líder, el ayudante de campo, poseedor de información sumamente confidencial, fue objeto de una orden de arresto y luego fue entregado por Estambul a Argel, donde fue acusado y detenido por "alta traición".

En su frenesí de vigilancia, Marruecos no se limitó a los representantes del estado argelino. El reino también ha espiado a periodistas, figuras de la oposición y la sociedad civil. El número de teléfono de Lounes Guemache, director del medio online Tout sur l'Algerie (TSA), fue así blanco en la primera parte de 2019: “No entendemos por qué nos espían. Somos periodistas. En un momento, nos asociamos con el periódico marroquí Le Desk y el periodista español Ignacio Cembrero [él mismo atacado]… Pero escribimos objetivamente sobre Marruecos. Este país no es en absoluto una obsesión. "TSA planea presentar una denuncia en Francia.

Fue al mismo tiempo que el número del exministro y diplomático Abdelaziz Rahabi, quien encabezó, en julio de 2019, los trabajos de la Conferencia de Diálogo Nacional que reunió a toda la oposición argelina. “Esto es parte de la cadena de actos de hostilidad de Marruecos a Argelia. Esta hostilidad permanente se dirige, por tanto, a las instituciones, pero ahora también a las personalidades independientes”, observa.

Zoubida Assoul, abogada, defensora de los presos de conciencia y presidenta de la Unión por el Cambio y el Progreso (UCP), también podría haber sido atacada por su trabajo de coordinación dentro de la oposición democrática en Argelia. "Dos países, incluido Israel, proveedor de este software que se nos presenta como un referente en materia de democracia, están cometiendo graves ataques contra las libertades individuales y colectivas", denuncia. Esto es inaceptable. ¿En nombre de qué derecho se permite un país extranjero venir a escucharme, espiar mi trabajo? La comunidad internacional debe reaccionar. Contra el agresor, pero también contra quien diseña este material para que otros espíen a la sociedad civil y opositores." Le Monde. 

Publicar un comentario

0 Comentarios