Embrollo diplomático: Alemania acusa a la Unión Europea de promover la hegemonía de Marruecos sobre los países del Magreb.


Por Sidi Maatala /ECS 

Madrid (ECS) - En una nota no oficial del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad, Berlín acusa abiertamente a la Unión Europea de promover la hegemonía de Marruecos sobre el resto de los países del Magreb. La nota confidencial surge en un momento en que las relaciones entre Alemania y Marruecos pasan por momentos difíciles, sumado a la controversia por el uso indebido del software Pegasus, que obliga a Francia a reaccionar.

Vista desde Alemania, esta nota de carácter analítico aconseja a la UE detener a Marruecos en sus tentaciones hegemónicas sobre los países del Magreb y, en particular, dejar de otorgarle ayuda económica para el crecimiento y el desarrollo económico en el país.

La nota titulada “Rivalidades magrebíes en el África subsahariana: Argelia y Túnez buscan seguir los pasos de Marruecos", fue publicada por Isabelle Werenfels, personaje influyente en la división de Medio Oriente y África del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad.

Cabe señalar que el Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad es una institución fundada en 1962 que asesora al Bundestag, por lo tanto al Parlamento de Alemania. Pero más allá de eso, podemos decir que su trabajo al menos refleja la visión de muchos círculos políticos y de seguridad de las autoridades germanas.

Este instituto de investigación primero hace algunas observaciones sobre los países del norte de África, y su relación con la región del Sahel y, por lo tanto, presenta recomendaciones a Alemania y la Unión Europea sobre pautas de acción con los países del Magreb.

En definitiva, esta nota considera que Marruecos, apoyado por países de la UE, avanza a un ritmo que deja atrás a sus dos vecinos, Argelia y Túnez. Mientras Túnez cae en el olvido y la insignificancia, Argelia, poder indiscutible del norte de África, intenta superar sus dificultades y alcanzar a Marruecos invertiendo más en el África subsahariana. Según el análisis de Isabelle Werenfels, esta situación representa un desequilibrio, especialmente porque los países europeos están tratando con los países del Magreb de forma desigual.

Por lo tanto, recomienda la cooperación triangular con todos los países del Magreb para equilibrar las rivalidades, lo que equivaldría a "respaldar a Argelia, fortalecer la economía tunecina y poner en perspectiva las ambiciones hegemónicas de Marruecos", y mitigar así la dinámica negativa de la rivalidad en esta región sensible de África del Norte."

La confianza de Marruecos, la superioridad en defensa de Argelia y el despertar del interés de Túnez también se reflejan en las instituciones y organizaciones africanas. 

La desaparición del líder libio Gadafi en 2011 convirtió a Argelia en el peso pesado indiscutible del Magreb dentro de la UA. Pero Marruecos ahora contribuye al menos económicamente y espera cosechar posiciones e influencia en los órganos de la UA. Durante casi dos décadas, un argelino ha ocupado el cargo de Comisionado de Paz y Seguridad de la UA, que también se encarga del Consejo de Paz y Seguridad (PSC) de la UA.

Marruecos se unió al PSC en 2018 y ocupó su presidencia rotatorio en 2019. Cuando Rabat está representado en los órganos de la UA, a menudo hay conflictos sobre formulaciones que (podrían potencialmente) estar relacionadas con el conflicto del Sáhara Occidental y sobre la presencia de la República Saharaui como miembro de la UA. Aunque Marruecos hasta la fecha no ha logrado excluir al Frente Polisario de la UA, los frentes se han endurecido. Países influyentes como Sudáfrica mantienen su respaldo inequívoco al Frente Polisario, pero trece miembros de la UA apoyan explícitamente el reclamo de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, habiendo abierto ya consulados en la parte ocupada por Marruecos desde 2019.

Argelia es el hogar de una importante institución de la UA, el Centro Africano para el Estudio e Investigación del Terrorismo (ACSRT). Marruecos y Túnez ahora también tienen el suyo: el Observatorio Africano de las Migraciones, fundado en 2018, tiene su sede en RABAT y el Instituto de Estadística de la UA tiene su sede en Túnez. En 2020, Marruecos también logró una pequeña victoria en relación con la representación africana en las Naciones Unidas, presidiendo la Misión Independiente de Investigación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre Libia. El candidato de Argelia para el puesto de Representante Especial de la ONU en Libia, aparentemente, fue rechazado por Washington. Este ejemplo ilustra cómo la influencia de los estados del Magreb en África a veces funciona de forma indirecta y/o dependiendo del respaldo de una potencia extranjera.

La seguridad y defensa.

Los efectos negativos de la rivalidad argelino-marroquí son especialmente evidentes en el ámbito de la seguridad. 

Argelia fue una de las fuerzas impulsoras detrás de la Arquitectura Africana de Paz y Seguridad (APSA) a través de su participación en el Consejo de Paz y Seguridad de la UA y el ACSRT. Pero a pesar de los apremiantes desafíos de seguridad en la región del Sahel/Sáhara, ninguna de las iniciativas multilaterales de seguridad incluye a los tres estados del Magreb, aparte de una participación poco activa en la Asociación Contra el Terrorismo Trans-Sahara de Washington. En cambio, Argelia y Marruecos cada uno por su cuenta intenta dejar su propia huella en estos conflictos.

En 2010, Argel creó un Comité Conjunto de Estado Mayor (CEMOC) en Tamanrasset para luchar contra el terrorismo en el Sahel con Mali, Mauritania y Níger y desarrollar sus capacidades de seguridad. Marruecos y Túnez participan en la Comunidad de Estados Sahel-Saharianos (CEN-SAD), que fue fundada por Gadafi y también tiene una dimensión de seguridad. Pero ni CEN-SAD ni CEMOC juegan un papel significativo en el Sahel. Las alianzas que involucran a actores internacionales, como el G5-Sahel, son más visibles en la región.

Aunque Argelia ha logrado éxitos en el campo de la resolución de los conflictos, por ejemplo con el Acuerdo de Argelia para Malí en 2015, Marruecos ha sido un desafío para ese papel. Por ejemplo, el acuerdo político libio por el que se establece un gobierno apoyado por la ONU se firmó en Skhirat, Marruecos, en 2015. En otoño de 2020, las partes en conflicto libias negociaron nuevamente en Marruecos y más tarde en Túnez, a pesar de que Argelia ofreció repetidamente sus servicios como mediador y disfrutó de la confianza de las partes en conflicto importantes. Lo que vemos aquí una vez más es la fuerte capacidad estratégica y de ejecución de la monarquía marroquí. En Malí, donde Argelia esperaba posicionarse como mediador después del golpe de Estado de agosto de 2020, llegó entonces Marruecos para ofrecer los mismos servicios.

Túnez busca prominencia principalmente en el mantenimiento de la paz. En 2019, la nación más pequeña del Magreb participó en cinco misiones de la ONU en África subsahariana, incluida la MINUSMA en Malí. Marruecos participó en tres misiones en 2019, en dos conflictos con grandes contingentes. En noviembre de 2020, Argelia adoptó una enmienda constitucional que permite a sus fuerzas armadas participar en operaciones internacionales de mantenimiento de la paz, la mayoría de las cuales tienen lugar en África. Esto podría desencadenar una carrera por el mantenimiento de la paz en el Magreb, con efectos potencialmente positivos.

Para muchos observadores, la nota del instituto germano no se hizo pública por casualidad. Coincide en un clima de tensiones políticas y diplomáticas entre Alemania y Marruecos en el contexto de la situación en el Sáhara Occidental, pero también viene en un momento en el que se sospecha que Marruecos ha utilizado el famoso software israelí que le habría permitido poner escuchas a los teléfonos móviles de muchas personalidades europeas y especialmente francesas, incluido el propio presidente Emmanuel Macron.

Este contexto obligará a Francia y al conjunto de la Unión Europea a clarificar sus relaciones con los países del norte de África y repensar las relaciones económicas y migratorias. Un expediente que encontrará Francia cuando asuma la presidencia de la Unión Europea a principios del próximo año, cuando la campaña presidencial ya esté en marcha y Alemania ya habrá cambiado de gobierno. 

Publicar un comentario

0 Comentarios