Discurso íntegro del presidente de la República Saharaui, Brahim Ghali, con motivo de Eid Al Adha 2021.


Versión en árabe.

Querido pueblo saharaui;

El bendito Eid al-Adha está con nosotros y, una vez más, las circunstancias me impiden estar con ustedes, para compartir esta solemne ocasión religiosa, llena de significados y referencias a la fe, el sacrificio, la entrega, la lealtad y la tolerancia.

Aprovecho la oportunidad de esta festividad para extender a todos los ciudadanos saharauis, estén donde estén, en los territorios ocupados y el sur de Marruecos, en los territorios liberados y en los campamentos del orgullo y la dignidad o en la Diáspora, expresando mi más calurosa felicitación y sinceros deseos, rogando al Todopoderoso que bendiga el bien a nuestro pueblo para la culminación de la soberanía de la República Saharaui en todo su territorio nacional.

El Eid de este año ha llegado sobre nuestro orgulloso pueblo, que marca nuevos y majestuosos capítulos de firmeza y desafío, especialmente después de la reanudación de la lucha armada desde el 13 de noviembre de 2020, en el marco de su guerra de liberación por la libertad y la independencia nacionales.

A la vanguardia, como es su costumbre, está el Ejército Popular de Liberación Saharaui, combatiente y garante de la independencia, en primera línea haciendo epopeyas de heroísmo, honor y orgullo.

Ahí está luchando contra el enemigo con todo coraje, valor y audacia, derrocando sus fortalezas día y noche, y presentando las lecciones más maravillosas de patriotismo, sinceridad y constante disposición al sacrificio y generosidad con todo lo más valioso y por el bien de una sola cosa: la libertad y dignidad.

En este bendecido día, felicitamos a cada una de nuestras unidades militares al mando, y les expresamos nuestro más cordial saludo mientras realizan sus esforzadas tareas con convicción y entusiasmo. Felicitamos a los valientes jóvenes saharauis, que llegaron a tiempo y se apresuraron a ser voluntarios y sin dudarlo para unirse al Ejército Popular de Liberación Saharaui. Hacemos un llamamiento a todos para que apoyen y animen a nuestro ejército, el protector, la fuente de nuestro orgullo y la punta de lanza en nuestra marcha hacia la inevitable victoria.

En los territorios ocupados y el sur de Marruecos, la fiesta recae sobre nuestras masas que sufren bajo el yugo de la represión y la intimidación, ante una peligrosa escalada de violaciones de derechos humanos a través de una serie de prácticas brutales. El estado de ocupación marroquí no ha detenido los arrestos, torturas y acoso contra prisioneros civiles saharauis en las cárceles marroquíes, sino que se centró en hogares y familias, incluidas mujeres, niños y ancianos.

Quizás una de las más horrendas de esas despreciables intervenciones marroquíes fue el asedio, la represión y el abuso al que fueron sometidas las mujeres saharauis, uno de los más recientes fue el cobarde ataque contra la militante Sultana Jaya y su familia en la ciudad ocupada de Bojador. 

Condenamos en los términos más enérgicos estas flagrantes violaciones contra civiles indefensos y preguntamos a la comunidad internacional por el silencio y la vergonzosa inacción.

Sin embargo, afirmamos que esos comportamientos delictivos, así como otras prácticas coloniales, como los asentamientos, el saqueo de los recursos naturales y la organización de actividades políticas, económicas, culturales y deportivas al margen de la legitimidad internacional, no disuadirán a nuestro pueblo de sus objetivos legítimos. No aterrorizará a nuestras firmes masas en los territorios ocupados, que continuarán su valiente resistencia contra la ocupación marroquí, sino que solo alimentará nuevos capítulos del levantamiento independentista, el desarrollo de sus métodos y su expansión, su fuerza y escalada hasta la victoria y la liberación.

El Eid llega a las masas de nuestro pueblo en los campamentos del orgullo y la dignidad mientras siguen con firmeza, acompañando consciente y entusiastamente los acontecimientos sobre el terreno después de la reanudación de la lucha armada.

Al mismo tiempo, profundizan su notable experiencia en la construcción institucional del joven Estado saharaui en medio de la guerra de liberación nacional, donde las mujeres saharauis desempeñan un papel central en la gestión de los asuntos públicos y en todas las esferas. 

Eid al-Adha este año también llega a la comunidad saharaui en la diáspora, que ha fortalecido y desarrollado sus luchas en el contexto de nuestra causa, registrando una clara presencia en diversos ámbitos.

El Eid también se está celebrando a cabo este año cuando el mundo entero todavía está lidiando con la pandemia de Coronavirus, donde, a pesar de los continuos esfuerzos, los resultados positivos y las numerosas vacunas, sigue representando una grave amenaza para la vida humana. Desafortunadamente, esta situación persiste y no se ha detenido ante la continuación de los brotes epidémicos y la alarmante situación epidemiológica resultante del desarrollo de cepas peligrosas de este virus, lo que está haciéndolo cada vez más poderoso. Como todos los pueblos del mundo, nuestro pueblo está preocupado por este desafío global.

Si sabemos que una de las mayores causas de exacerbación de la pandemia en el mundo es la complacencia y la imprudencia, eso significa que se nos exige hoy, más que nunca, el estricto cumplimiento de todos los procedimientos y medidas prescritas por las autoridades competentes, incluso durante los días del Eid, ya que el medio más eficaz es la prevención.

No cabe duda de que es una cuestión que requiere que todos los ciudadanos y ciudadanas, en todos los lugares donde se encuentren, demuestren toda conciencia, responsabilidad y prudencia. Estamos seguros de que nuestra gente posee todas estas cualidades y más, especialmente a la luz de la capacidad de organizar y gestionar distintamente. Estamos absolutamente seguros de que esta capacidad se verá reforzada por los elementos del éxito, como la voluntad, la determinación, la confianza y la disciplina, y el interés nacional supremo.

Querido pueblo;

En esta bendita ocasión, debemos recordar con aprecio y gratitud a todos nuestros hermanos, aliados y amigos de todo el mundo, que estuvieron al lado del pueblo saharaui en su justa lucha por la libertad y la independencia. 

En particular, expresamos nuestras cálidas y sinceras felicitaciones por Eid al-Adha a nuestra hermana Argelia, al pueblo y al Gobierno. Son fuentes del orgullo, de los principios arraigados, los valores nobles y las posiciones firmes sobre las que pedimos al Todopoderoso que repita la fiesta con mayor progreso, bienestar y prosperidad. Dirigida por el Presidente Abdelmajid Tebboune, para lograr su búsqueda y las aspiraciones de su pueblo paterno, en la construcción de una Argelia fuerte y majestuosa, que está tomando su posición de liderazgo en la región, en el continente africano y en la escena internacional.

También extendemos a la hermana República Islámica de Mauritania nuestras más sinceras felicitaciones y bendiciones, ya que preservamos para su pueblo los más altos signos de hermandad y amistad.

En tal ocasión, debemos recordar con aprecio y reverencia a todas las heroínas y héroes de nuestro pueblo que se sacrificaron por esta causa sagrada y se martirizaron.

Fuerza, determinación y voluntad para imponer la independencia y la soberanía.

Feliz Eid Al Adha, y que la paz, la misericordia y las bendiciones estén con ustedes.

Publicar un comentario

0 Comentarios