Tomás Bárbulo: hay medios de comunicación que falsean el conflicto del Sáhara Occidental.


El periodista y escritor actualizada “La historia prohibida del Sáhara Español”, en la que analiza las claves del conflicto que condiciona las relaciones entre España y el Magreb.

Afirma que hay medios de comunicación ligados a políticos que falsean la realidad.

Alfonso Lafarga.- Contramutis 

Madrid (ECS). - Sobre el conflicto del Sáhara Occidental hay medios de comunicación que hacen política y falsean la realidad, según el periodista y escritor Tomás Bárbulo, autor de “La historia prohibida del Sáhara Español”.

Bárbulo presentó en Madrid una nueva edición actualizada de su obra, en la que analiza “las claves del conflicto que condiciona las relaciones entre España y el Magreb”.

En opinión del periodista hay medios de comunicación que están “ligados a determinados mandos políticos” y hacen política con un tema que afecta a la vida, a la supervivencia de cientos de miles de personas, “y falsean la realidad”.

Puso como ejemplo el caso del secretario general del Frente Polisario, Brahim Gali, que estuvo en un hospital de Logroño tratándose de la COVID-19, del que llegaron a decir que era un terrorista, “y eso salió en la portada de un periódico de tirada nacional”.

Tras recordar que finalmente Gali compareció ante la Audiencia Nacional y se desmontaron las acusaciones, señaló que hay medios que siguen insistiendo y no hacen información sobre lo que ocurre: “hacen campaña para el partido político que les surte de dinero”.


Tomás Bárbulo, que mantuvo un dialogo con el actor Pepe Viyuela, que se declaró activista de la causa saharaui, dijo que el Sáhara siempre ha sido un tema transversal en la sociedad española, se fuese de izquierdas, de derechas o de centro: “todo el mundo estaba de acuerdo, más o menos, en que aquello había sido una tropelía y que había que había que presionar y hacer llamadas a los gobiernos para que ayudaran a los saharauis”.

Agregó que ese consenso, esa visión general, se está rompiendo en los últimos tiempos “porque algunos partidos políticos han utilizado esta crisis para posicionarse del lado de Marruecos”. Dijo que es como si en el caso de Perejil (la isla que militares marroquíes ocuparon en julio de 2002) unos partidos políticos se hubiesen pronunciado en contra del Gobierno de Madrid y a favor de Marruecos: “Estamos ante una cuestión de Estado en la que todos los partidos políticos, por lo menos los constitucionalistas, deberían estar de acuerdo y eso no ha ocurrido”, afirmó.

Para Bárbulo “es misión de todos los que nos dedicamos de alguna forma a la información” hacer pedagogía sobre en qué consiste el problema, al margen de quien esté en el gobierno, sea de izquierdas o de derechas”.

Preguntado por Pepe Viyuela sobre las presiones de Marruecos para que determinados periodistas dejen de informar, Barbulo puso el ejemplo de Ignacio Cembrero, que llevaba en El País la corresponsalía del Magreb desde Madrid, lo que en opinión de Bárbulo era la mejor manera de mantener la independencia y evitar las presiones del Majzén.

Aún así, Cembrero fue apartado de la información sobre el Magreb; al cambiar la dirección del periódico, y pensando que su desplazamiento se debió al capricho de un director, pidió volver a la corresponsalía, pero el nuevo responsable de la publicación dijo que no podía hacer nada, que se trataba de “un asunto de empresa: era la empresa la que había dicho “Cembrero fuera”.

Sobre el papel de los medios de comunicación opinó también el delegado del Frente Polisario en España Abdulah Arabi, quien denunció la campaña mediática que intentó Marruecos con unas querellas (contra Gali) que no tenían ningún recorrido ni fundamento jurídico, “con la complicidad de muchos medios de comunicación y, lo más lamentable y triste, de algunos profesionales de estos medios”.

“Los medios de comunicación responden también a intereses económicos y sus editoriales tienen intereses con Marruecos, a quien agradan para garantizarlos”, afirmó.

El delegado del Polisario dijo que tienen un Estado, la República Árabe Saharaui Democrática, por mucho que algunos periodistas la nombren como “la autoproclamada” RASD. “Todos los estados son autoproclamados, no hay ningún Estado que proclame a otro y los saharauis hemos proclamado nuestro Estado, reconocido por 84 países, y formamos parte de pleno derecho de la Unión Africana. En los países que no nos reconocen como Estado funcionamos como Frente Polisario y tenemos representaciones en toda Europa”, concretó.

Publicar un comentario

0 Comentarios