Según inteligencia francesa, Israel utiliza a Marruecos como palanca para entrar en la UA como miembro observador.


Redacción ECSAHARAUI 

Israel vuelve a intentar su oportunidad de ingresar a la Unión Africana por la puerta trasera. 

Madrid (ECS). - El estado judío no quiere dejar el campo abierto a la autoridad palestina y quiere regresar con fuerza a la Unión Africana (UA), gracias a su gran avance en las relaciones con Sudán y Marruecos. Pero le resultará difícil obtener un asiento de observador en la Unión Africana, especialmente después de la reanudación de las hostilidades contra el pueblo palestino, según informa Africa Intelligence, un digital francés considerado como el portavoz oficioso de los servicios secretos de Francia.

La ex embajadora de Israel en Francia, Aliza Bin-Noun (2015-2020), actual directora de Asuntos Políticos de África del Ministerio de Relaciones Exteriores de Tel Aviv, visitó Addis Abeba en la última semana de abril. Según fuentes de la inteligencia francesa, su presencia en la capital etíope (sede de la UA) tenía como objetivo indagar sobre el equilibrio de poder dentro de los 55 miembros de la Unión Africana (UA) sobre una posible solicitud futura del estado hebreo de un estatus de observador en la organización.

Israel ha tenido este estatus en el pasado durante la época de la Organización de la Unidad Africana (OUA). En Etiopía, Aliza Bin-Noun ha intensificado las reuniones con embajadores y diplomáticos africanos. Licenciada en estudios africanos y regularmente a cargo de asuntos africanos desde que ingresó al Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel en 1986, fue la auténtica jefa de la oficina política de Avigdor Liberman cuando este último fue ministro de exteriores, de 2009 a 2012 y luego a partir de 2013. Libermann realizó varias giras por África cuando era el jefe de la diplomacia israelí, visitando Etiopía, Kenia, Uganda, Nigeria y Ghana en septiembre de 2009, la primera visita en veinte años de un jefe de la diplomacia israelí al continente africano, y la otra en 2014 (Ruanda, Costa de Marfil, Ghana, Kenia y Etiopía).

¿Qué equilibrio de poder?

Si casi todos los países africanos han establecido lazos diplomáticos con Israel, sin embargo, que un asiento de observador en la UA no es fácil de obtener. Esta situación actual molesta a Tel Aviv, sabiendo que la Autoridad Palestina y su presidente Mahmoud Abbas disfrutan de un asiento permanente durante todas las cumbres de la organización en Addis. La UA condenó, el 11 de mayo, los "ataques violentos" del ejército israelí contra la mezquita de Al-Aqsa y sus ataques contra los civiles en la Franja de Gaza.

Si en el aspecto comercial, especialmente en materia de seguridad, mantiene contactos con muchos países, esto no se traduce en apoyo político a Israel, especialmente cuando se trata de la cuestión palestina. Varios países del continente con embajadas en Tel Aviv, como Sudáfrica y Nigeria, permanecen en una línea muy pro palestina, lo que impide cualquier beneficio político real para Israel en la UA. En cuanto a los habituales partidarios de Israel como Togo, Ruanda, Costa de Marfil o Camerún, no tienen los medios suficientes para torcer el brazo a sus colegas sudafricanos y nigerianos, a lo que sumamos también el pedo pesado de África, Argelia, que no reconoce a Israel. - tanto más cuanto que la decisión de conceder la condición de observador es adoptada por unanimidad por los miembros.

Después de un intento fallido de celebrar una cumbre entre Israel y África en Lomé, Togo en 2017, el primer ministro Benjamin Netanyahu dejó de intentarlo más. El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha apoyado en gran medida la reanudación de las relaciones entre Israel y Marruecos, así como con Sudán y EAU, en las últimas semanas de su mandato en 2020.

Publicar un comentario

0 Comentarios