¿Y donde está el presidente del Comité Al-Quds, el rey de Marruecos?.


El presidente del Comité de Al Quds, el rey de Marruecos Mohamed VI, se ha mantenido en silencio total tras las cartas policiales israelíes con los palestinos. Las cargas policiales y represión respecto en Jerusalén (Al Quads) están lejos de ser unánimemente rechazadas por el Palacio Real marroquí.

Por Lehbib Abdelhay /ECS 

A raíz de los dramáticos acontecimientos en Jerusalén, las manifestaciones celebradas en Marruecos el 10 de mayo en apoyo al pueblo palestino fueron prohibidas y violentamente reprimidas en Rabat y Casablanca. Sin embargo, el rey Mohamed VI es el presidente del comité Al-Quds, responsable de velar por los lugares sagrados musulmanes de la ciudad.

A medida que continúa la violencia contra los palestinos en Jerusalén, surgen preguntas amargas e indignadas en las redes sociales marroquíes, el único medio para que los marroquíes se expresen con cierto margen de libertad. ¿Dónde está el presidente del comité de Al-Quds? ¿Qué está haciendo?. Se preguntan con un toque de ironía los usuarios en Facebook y Twitter.

¿El presidente del comité de Al-Quds ? Nada menos que el rey Mohamed  
VI. 

Este cargo, lo heredó de su padre Hassan  II (1929-1999) quien creó en 1975 este organismo, cuya sede está en Rabat, para denunciar la voluntad de Israel de ocupar, judaizar y alterar los monumentos de musulmanes y cristianos en la ciudad de Al-Quds, una parte integral de los territorios palestinos ocupados y capital del estado palestino”. 

El objetivo de Hassan II era doble: por un lado, consolidar su condición de Comandante de los creyentes frente a las corrientes islamistas cada vez más significativas monopolizando el campo religioso o la “causa palestina”, considerada como un importante factor de movilización tan sagrado como el asunto del Sáhara Occidental; por otro, desempeñar dentro del mundo árabe-musulmán un papel de equilibrio casi acrobático, tanto diplomático como humanitario, con el objetivo de preservar las “buenas relaciones” con Israel.

Pero hoy, frente al aumento de la violencia israelí ampliamente divulgada por los medios de comunicación (internacionales) y las redes sociales, ante la indiferencia de la comunidad internacional, el presidente del comité Al-Quds se ha convertido en un verdadero lastre para el reinado de Mohamed VI. Los dramáticos acontecimientos por los que han estado pasando los palestinos durante los últimos días no podrían haber sido peores para el rey, cuya popularidad e imagen siguen deteriorándose.

El Marruecos de Mohamed VI apoya un Estado judío con Al Quds su capital. 

Los incidentes en Jerusalén se producen cinco meses después del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Marruecos y el Estado de Israel, y al día siguiente de un encuentro el 5 de mayo entre Nasser Bourita, el jefe de la diplomacia marroquí, con el poderoso lobby sionista en Estados Unidos, el Comité de Asuntos Públicos de Israel Estadounidense (AIPAC). 

“Marruecos, declaró Bourita por videoconferencia durante su intervención, está en contra de quienes cuestionan la existencia de Israel. Marruecos se ha opuesto a esto desde los años 80 y el rey Hassan II lo tenía claro” . Y añade a modo de precisión bastante asumida: "Desde hace varias décadas, nuestros países (Marruecos e Israel) siempre han tenido contactos directos que realmente se formalizaron en 1994, es decir, al día siguiente de la firma de los acuerdos de paz de Oslo. Posteriormente hubo una ruptura de relaciones, pero en realidad los contactos se mantuvieron", aseveró. 

Ante la gravedad de la situación en Jerusalén, un comunicado de la Cancillería marroquí, tan lacónico como breve (tres pequeños párrafos) y fechado el 9 de mayo, anunciaba de todos modos que “Marruecos, incluido el soberano de Su Majestad el Rey Mohamed VI, Que Dios le glorifique, presidente del comité Al-Quds, considera que estas violaciones son un acto inadmisible y que pueden generar tensiones". ¿Qué es la violencia? No se hace alusión, en el comunicado de prensa, al Estado de Israel como autor y responsable directo de la mencionada violencia contra los palestinos indefensos”.

“El Reino”, prosigue el comunicado de Bourita, “considera que las acciones unilaterales no son la solución, así como exige fomentar el diálogo y el respeto de los derechos fundamentales". Una vez más, la misma pregunta: ¿Qué acción unilateral? Sin alusión a Israel. Esta acción fue descrita unos días antes por la ONG Human Rights Watch como crímenes contra palestinos: "Las autoridades israelíes están cometiendo los crímenes de lesa humanidad del apartheid y la persecución. Esta conclusión se basa en una política integral del gobierno israelí destinada a mantener el dominio de los judíos israelíes sobre los palestinos y en los graves abusos cometidos contra los palestinos que viven en el territorio ocupado, incluida Jerusalén Oriental", reza el comunicado de HRW.

La insoportable ligereza de la prensa. 

Humillado en diciembre de 2020 por el presidente del Comité Al-Quds, que lo había obligado a firmar frente a las cámaras de todo el mundo el acta oficial que establece relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel, el jefe de gobierno Saad Dine El Othmani (islamista del PJD) ha encontrado la mejor oportunidad para intentar borrar, hoy, lo que incluso los partidarios de su Partido Justicia y Desarrollo (PJD) en ese momento llamaron "una verdadera vergüenza". En su cuenta de Facebook, El Othmani se apresuró, el 10 de mayo de 2021, a expresar su más profunda preocupación y condena a las violaciones por las fuerzas de ocupación israelíes contra el pueblo palestino en Jerusalén, una forma para ganar votos de los marroquíes para las próximas elecciones de junio. 

Igualmente sorprendente es la forma en que los acontecimientos en Jerusalén son ignorados por la mayoría de la prensa marroquí. Al igual que el presidente del comité de Al-Quds, es la discreción y una ligereza a veces insoportable lo que prevalece sobre el análisis, la independencia editorial en el país. La desproporcionada proliferación de medios de comunicación” (más de 4.000 según cifras extraoficiales) corresponde a una línea editorial y un tratamiento casi tímido de los hechos y acontecimientos. Después de haber sido durante mucho tiempo un tema sin tabúes, un tema donde periodistas y analistas dieron rienda suelta a sus bolígrafos", la cuestión palestina está en proceso de convertirse, tras el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel, en una línea roja que se suma a otros temas “intocables” como la monarquía, el asunto del Sáhara Occidental y la religión.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Eso es una broma, poner a ese de Mohamed 6 yonky y maricon LoL!

    ResponderEliminar