Marruecos lanza otra amenaza a España: "¿Desean sacrificar nuestra relación por los saharauis?".


ECS. Agencias. | La hospitalización del presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y Secretario General del Frente Polisario, Brahim Ghali, es un tema de chantaje utilizado por Marruecos en medio de una crisis diplomática silenciosa entre Rabat y Madrid después de la declaración de Trump el pasado 10 de diciembre de 2020 en la que reconocía ilegalmente la soberanía marroquí de territorios saharauis. 

La agencia española EFE ha entrevistado hoy al ministro marroquí de Exteriores, Nasser Bourita. En la conversación que mantuvieron, el canciller marroquí ha preguntado a España si "desea renunciar a las relaciones bilaterales entre ambos países" por el Frente Polisario y asegura que su país todavía espera una respuesta "satisfactoria y convincente" de las autoridades españolas sobre esta cuestión. 

El pasado día 22 de abril, el digital marroquí del núcleo duro del Majzén, Le 360 y la revista Jeune Afrique, publicaron que el presidente de la República Saharaui y líder del Frente Polisario estaba hospitalizado en España tras contraer la COVID-19. Además, aseguraban que habría llegado al estado español en un avión medicalizado desde Argelia. Un día después el delegado del Frente Polisario en España, Abdulah Arabi, confirmó que Ghali se encontraba en el país y su salud era estable, al contrario a lo que habían difundido los medios que filtraron la noticia.

Por su parte, el Gobierno de Pedro Sánchez ha justificado su decisión remarcando que se ha aceptado el traslado por "razones humanitarias". En este sentido, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, aseguró que esta cuestión "ni impide, ni perturba" las relaciones entre ambos países, recalcando que Marruecos no es solo un "vecino y amigo, sino también un socio privilegiado."

Unas afirmaciones que han parecido insuficientes a las autoridades marroquíes, que piden explicaciones al ejecutivo español. "¿Por qué las autoridades españolas consideraron que no había que informar a Marruecos de la llegada de Ghali a España?, ¿por qué prefirieron coordinarse con los adversarios de Marruecos? (en alusión a Argelia), es normal que nos hayamos enterado por la prensa?", ha reclamado el ministro de Exteriores marroquí en la entrevista concedida a Javier Otazu de EFE.

En este sentido, Bourita ha destacado que eso pone a prueba las relaciones entre los dos países y lo ha comparado con la reacción marroquí ante el independentismo catalán. "Cuando España se enfrentaba al separatismo, Marruecos fue muy claro, y al más alto nivel: rechazamos todo contacto e interacción con ellos e informamos a nuestros socios españoles de sus movimientos. Cuando los catalanes nos pedían que los recibiéramos en el ministerio, exigíamos que alguien de la Embajada de España estuviera presente", ha recalcado. 

Bourita sigue empeñado en comparar el independentismo catalán con los derechos del pueblo saharaui, ratificados por el Consejo de Seguridad de la ONU y la Asamblea General, tratando de hacer entender a España un trueque político.

En este sentido, Marruecos sigue sobredimensionando negativamente el gesto humanitario de España con Ghali, mostrando un enojo artificial en línea con su actitud ante España desde que inició la guerra. También es usado como ''cortina de humo'' ya que en estos últimos días, el Secretario de Estado de EE.UU, Anthony Blinken, reprendió a Marruecos por sus violaciones de derechos humanos y la falta de libertades individuales en el país. No solo eso, sino que EE.UU reconoció hoy que está en contacto con las partes en conflicto para detener las hostilidades armadas. En la misma línea, los relatores de la ONU avisaron a Marruecos por la represión violenta que comete en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. 


Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. lo sigo diciendo el kalasknikov es la unica solucion esta muy claro

    ResponderEliminar