Biden no revertirá el reconocimiento de Trump de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, según la prensa israelí.


ECS- Washington | El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el viernes al ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, que la administración Biden mantendrá el reconocimiento del presidente Trump de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, a pesar de la oposición de los senadores, según informa Axios.

Según la misma fuente, Biden no tiene planes de revertir la posición tomada por su antecesor sobre el Sáhara Occidental en la recta final de la Administración Trump. El 10 diciembre pasado, poco después de su derrota en las elecciones presidenciales de diciembre y a un mes de abandonar la Casa Blanca, Trump anunció que EE.UU. reconocía la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental a cambio de la normalización de lazos entre Marruecos e Israel. El acuerdo se enmarcaba dentro de los progresos diplomáticos en Oriente Medio de la Administración Trump para el reconocimiento de Israel por parte de países de la región: Marruecos restablecía relaciones diplomáticas con Israel y, a cambio, EE.UU. reconocía al Sahara Occidental como territorio soberano marroquí.

Según Axios, en la llamada telefónica celebrada este viernes entre el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, y el ministro de Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita se concretó que Washington no revertirá por el momento la decisión de Trump. En el contenido de la conversación compartido por la Casa Blanca no hay ninguna mención al Sáhara Occidental. Solo se reconocen los «pasos» dados por Marruecos para «mejorar la relación con Israel» y que la relación Marruecos-Israel «traerá beneficios a largo plazo para ambos países».

Por otra parte, dos fuentes del Departamento de Estado de EE.UU, sin embargo, aseguraron a Axiso que sí se habló de la antigua colonia española y que Blinken dijo que la Administración Biden no revertirá la decisión de la Administración Trump, al menos por el momento. Diez días antes, el enviado de Biden para Oriente Medio, Brett McGurk, habló con Bourita y compartió la idea de que no habría cambios.

El Sáhara Occidental es un territorio del noroeste de África que se extiende sobre 266.000 kilómetros cuadrados, estuvo bajo ocupación española hasta 1975.

Después de la retirada española, tanto Marruecos como Mauritania reclamaron el territorio, mientras que los nacionalistas saharianos liderados por el Frente Polisario exigieron la independencia. 

En 1979, Mauritania puso fin a su participación en la ocupadión del territorio, que en su mayoría estaba bajo ocupación marroquí. Pero el Frente Polisario siguió presionando y proclamó su propia República Árabe Saharaui Democrática (RASD), reconocida por más de 80 países y es un miembro fundador de la OUA (anitgua Unión Africana).

El conflicto ha provocado el desplazamiento de más de 150.000 saharauis, que en su mayoría viven en campamentos en Argelia.

A Israel le preocupaba que si Biden revertía la decisión de Trump, su proceso de normalización con Marruecos podría desviarse, según el artículo de Axios. Según la lectura del Departamento de Estado de la llamada entre Bourita y el Secretario de Estado de Estados Unidos, la nota decía que Blinken "elogió los pasos de Marruecos para mejorar las relaciones con Israel y señaló que la relación Marruecos-Israel traerá beneficios a largo plazo para ambos países".

Altos funcionarios estadounidenses habían discutido el tema durante semanas, continuó Axios, y concluyeron que trabajarían con Marruecos para nombrar un nuevo enviado de la ONU para el Sáhara Occidental para reiniciar las conversaciones sobre una posible solución política.

Rechazo en el Senado de EE.UU

Más de dos docenas de senadores estadounidenses de ambos partidos principales pidieron en febrero al presidente Biden que revocara la decisión de Trump.

En una carta dirigida por el republicano Jim Inhofe y el demócrata Patrick Leahy, 25 legisladores calificaron el reclamo de Marruecos sobre el Sáhara Occidental como "ilegítimo", instando a Biden a deshacer lo que llamaron una "decisión equivocada".

"La abrupta decisión de la administración anterior el 10 de diciembre de 2020 de reconocer oficialmente los reclamos ilegítimos de soberanía del Reino de Marruecos sobre el Sáhara Occidental fue miope, socavó décadas de política estadounidense coherente y alienó a un número significativo de naciones africanas", escribieron los senadores.

Hasta fines del año pasado, la postura oficial de la mayor parte de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, ha sido celebrar un referéndum en el Sáhara Occidental para determinar el destino de la zona, ya sea para otorgarle autonomía, independencia o integrarla en Marruecos.

Pero como parte de su impulso para formalizar las relaciones diplomáticas entre Israel y los estados árabes, Trump rompió esta tradición para reconocer la soberanía de Marruecos sobre la región y abrir un consulado de Estados Unidos en el territorio en disputa.

En diciembre pasado, Jared Kushner, yerno y asesor principal de Trump, confirmó que el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental está vinculado a la normalización del reino con Israel.

La carta de febrero de los senadores no mencionó a Israel ni a la normalización. Entre sus signatarios se encuentran algunos de los más acérrimos partidarios de Israel en el Congreso, incluido el demócrata de Nueva Jersey Cory Booker.

"Estados Unidos le debe al pueblo saharaui honrar nuestro compromiso, ayudar a garantizar que los marroquíes cumplan con el suyo y llevar a cabo este referéndum", decía la carta. 

"El pueblo saharaui se merece el derecho a elegir libremente su propio destino. Esperamos poder contar con usted como socio en este esfuerzo".

Publicar un comentario

0 Comentarios