Francia, único país de los 28 que ha presentado un memorando al TJUE apoyando a Marruecos en el acuerdo comercial que incluye el Sáhara Occidental.



Redacción

En 1975, la España franquista, que hasta entonces había sido un ocupante colonial, sentó las bases para la toma de posesión, tras su retirada del Sáhara Occidental, de la ocupación marroquí, a través de los acuerdos de Madrid. Desde entonces, el Reino de Marruecos ha podido explotar los recursos naturales de los territorios ocupados. El Sáhara Occidental tiene una de las minas de fosfato más grandes del planeta, así como reservas de petróleo, gas, hierro, cobre y uranio. 

En 1974, el Banco Mundial lo colocó a la cabeza de la lista de países del Magreb en términos de abundancia de peces, una de las zonas de pesca más importantes del mundo. 

En 2018, la Unión Europea concluyó el último de una serie de acuerdos pesqueros con Marruecos que incluye las aguas del Sahara Occidental, respaldado en 2019 por el Parlamento Europeo. Esto a pesar de las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE.




En enero de 2020, el parlamento marroquí estableció unilateralmente los límites de su frontera marítima, incluyendo las aguas adyacentes al Sáhara Occidental. 
Solo en el año 2019, el Reino de Marruecos exportó 1.928,00 toneladas de fosfatos extraídos del Sáhara Occidental, por un valor de 163,9 millones de dólares.

Empresas europeas, americanas, chinas, canadienses y australianas saquean los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Estos incluyen las empresas italianas Enel, Italgen, Italcementi, GE Oil & Gas. A la cabeza de esta lista están las empresas francesas, en los sectores de crédito, petróleo / gas, minería, pesca, energías renovables, construcción y transporte aéreo. Quizás no sea casualidad que, el pasado mes de marzo, ante el Tribunal de Justicia de la UE "el único país de los veintisiete Estados miembros de la Unión Europea que ha presentado un memorando en apoyo de las posiciones de Rabat sea Francia, de legalidad internacional y también de derecho europeo".

La participación de empresas extranjeras en la explotación de los recursos del Sáhara Occidental fue analizada por el informe del Centro de Estudios y Documentación Ahmed Baba MISKE, que se puede descargar gratuitamente.



Por segundo año consecutivo, el Centro de Estudios y Documentación Ahmed Baba MISKE desea arrojar luz sobre el conflicto entre el Reino de Marruecos - ambos miembros de la organización regional de la Unión Africana - contra la República Saharaui por actividades en los territorios aún ocupados del Sáhara Occidental de Marruecos.

El informe del centro de estudios enumera las empresas que se han establecido o aún tienen operaciones en la parte ocupada del Sáhara Occidental.

Estas actividades constituyen una flagrante violación del derecho internacional, así como "crímenes de colonización", ya que no han obtenido el consentimiento ni de la población indígena del Sáhara Occidental, ni de su único representante, definido por la ONU como tal, el Frente Polisario (Frente de Liberación Popular de Saguia el Hamra y Rio de Oro).

Desde el final de la dominación colonial española en 1976, el Sáhara Occidental ha sido clasificado por las Naciones Unidas como un "territorio no autónomo y no administrativo".

Hans Correl, asesor legal de Naciones Unidas, en su dictamen de 2002, afirmó que “El 14 de noviembre de 1975, España, Marruecos y Mauritania firmaron una declaración de principios sobre el Sáhara Occidental en Madrid (Arreglo de Madrid). En virtud de esta declaración, los poderes y responsabilidades de España, como poder administrativo del territorio, fueron transferidos a una administración tripartita temporal.

El acuerdo de Madrid no preveía una transferencia de soberanía sobre el territorio, ni otorgó a ninguno de los signatarios el estatus de poder administrativo, estatus que España no podía transferir unilateralmente. La transferencia de poderes administrativos a Marruecos y Mauritania en 1975 no tiene ningún impacto en el estatus del Sáhara Occidental como territorio no autónomo”.

Además, las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE, y en particular la de 27 de febrero de 2018, afirmaron y recordaron el "estatus separado y distinto" del Sáhara Occidental reconocido por la ONU (del Reino de Marruecos).

Todas estas sentencias y consejos legales están en consonancia con el dictamen jurídico de la Unión Africana publicado ya en 2015, que aclara el estatus legal de la República Saharaui y el Reino de Marruecos, recordando que la presencia marroquí es una ocupación militar ilegal y que, por tanto, todas las actividades económicas, realizadas por el Reino de Marruecos o por terceros, constituyen una violación del derecho internacional .

Siguiendo los dictámenes del Tribunal de Justicia de la UE, un buen número de empresas han decidido cumplir con el derecho internacional y han cesado sus actividades en la parte del Sáhara Occidental que aún ocupa Marruecos.

Finalmente, cabe señalar que tras la violación por Marruecos del alto el fuego el 13 de noviembre de 2020 y la reanudación de la guerra, el Frente Polisario y la RASD declararon todo el territorio del Sáhara Occidental como zona de guerra (en tierra, en el mar, como en el aire). Esto debería impulsar a más empresas a reconsiderar sus actividades ilegales en el Sáhara Occidental.

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. lo unico que manda es el kalasnikov lo demas es perder el tiempo cuando dos paises musulmanes no se quieren entender

    ResponderEliminar
  2. ¿La España franquista? Los que permanecieron leales a Franco siempre se opusieron a la entrega traidora del Sáhara a Marruecos. Diga usted la España de la Transición

    ResponderEliminar