Marruecos usa en el Sáhara Occidental los mismos drones con los que Israel bombardeó Gaza.


ECS | Haaretz. 
Jonathan Hempel.

En diciembre pasado, Israel firmó un acuerdo de "normalización" con Marruecos, bajo los auspicios y la iniciativa estadounidense. Sin embargo, muchos israelíes creen que las relaciones diplomáticas israelo-marroquíes no son nuevas, y que ni siquiera fueron más allá de los viajes búsqueda de las raíces de las familias israelíes en Rabat y Casablanca. Sin embargo, la realidad es completamente diferente, ya que los dos países tienen fuertes relaciones económicas, diplomáticas y militares que se remontan a muchos años atrás. Durante los años 70, Israel vendió tanques a Marruecos, e incluso realizó durante el periodo 2000-2020, varias visitas secretas y otras visitas menos secretas de altos funcionarios marroquíes e israelíes (por ejemplo, Silvan Shalom, Ministro de Relaciones Exteriores en ese momento, visitó Marruecos en 2003), y se planificó una visita del primer ministro Benjamin Netanyahu durante marzo de 2019 a Marruecos. No obstante, esa visita fue cancelada tras las presiones ejercidas por Argelia.

La exportación militar israelí también se mantuvo en secreto. Según informes extranjeros, las relaciones militares israelíes incluyen principalmente la cooperación en el campo de la inteligencia y el comercio de armas. Por ejemplo, Gran Bretaña declaró que Israel vendió a Marruecos equipos militares, dispositivos de comunicación y control a través de un tercero (esto es, dispositivos de detección y seguimiento en aviones de guerra). Además, la Fuerza Aérea de Marruecos compró en 2013 tres drones israelíes "Heron", por 50 millones de dólares a cargo del presupuesto estatal. Los aviones, que llegaron a Marruecos a través de Francia, se utilizaron en el Sáhara Occidental, una región rica en recursos naturales considerada por muchas organizaciones e instituciones, ocupada por Marruecos. Casi 350.000 personas viven en el Sahara Occidental, la mayoría niños, y según informes de organizaciones de derechos humanos durante los últimos años, Marruecos está cometiendo graves violaciones contra los residentes del Sáhara Occidental, incluidos enjuiciamientos y asesinatos. Ya en 1975, Israel había proporcionado a Marruecos ayuda militar contra los "rebeldes del Sáhara Occidental" y, como tales, los drones constituyen una parte muy pequeña del extenso historial de comercio de armas con Marruecos.

También en el campo del ciberespionaje hay una controvertida injerencia de Israel en Marruecos. Considerando que Amnistía Internacional" anunció que Marruecos comenzó en 2017 adoptando un programa de software espía israelí llamado NSO Group, para monitorear y recopilar información sobre periodistas y activistas de derechos humanos. Uno de ellos era el periodista marroquí, Rady Al-Maghribi, a quien las autoridades habían espiado durante todo un año y habían penetrado su teléfono móvil con la tecnología de NSO. Radi, es un periodista que se oponía a las políticas del gobierno marroquí, exponiendo en el pasado casos de violaciones de derechos humanos y corrupción, y desde entonces ha sido objeto de seguimiento por parte de las autoridades. Radi fue arrestado en marzo del año pasado y fue encarcelado durante cuatro meses, luego de publicar contenido crítico en las redes sociales.

Marruecos utilizará los mismos drones que volaron en el pasado en los cielos de Gaza y bombardearon a civiles y sus hogares contra los ciudadanos del Sáhara Occidental que se oponen al régimen de anexión y ocupación de la zona que habitan. 

Por otro lado, todo ciudadano marroquí que se atreva, según varios informes, a criticar las políticas y prácticas gubernamentales, estará sujeto a vigilancia y espionaje gubernamentales con la ayuda de tecnología israelí involucrada en violaciones de derechos humanos.

Durante muchos años, Israel ha estado involucrado en muchos acuerdos de comercio de armas, incluido Marruecos. En consecuencia, ¿por qué firmó acuerdos de normalización con el en 2020? La respuesta a esta pregunta no está en el núcleo de las relaciones israelíes, sino en la declaración de Donald Trump que coincidió con el acuerdo de normalización, mediante el cual reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, rico en recursos naturales y petróleo. Este fue un acuerdo en el que Marruecos normalizó sus relaciones con Israel y también con la ocupación israelí y, a cambio, Estados Unidos normalizó también la ocupación marroquí. Esto permitirá que los traficantes de armas sigan obteniendo beneficios a expensas de los civiles. Por supuesto, Israel no puede ser el único responsable de la agresión marroquí contra ciudadanos y activistas de derechos humanos, ya que no es el único país que coopera con estos crímenes.

Por lo tanto, los israelíes deben saber qué se está cometiendo en su nombre. Más bien, deberían criticar la política israelí del comercio de armas descontrolado, enfrentar la industria cibernética y los dispositivos electrónicos que se utilizan para enjuiciar a activistas y defensores de derechos humanos, así como revelar las relaciones diplomáticas y económicas de Israel con países que violan sistemáticamente los derechos humanos.

Publicar un comentario

0 Comentarios