Marruecos despliega en Figuig (frontera con Argelia) un contingente de la Gendarmería Real.

Sidi Maatala /ECS 


Las autoridades marroquíes han ordenado el despliegue inmediato de un contingente de la Gendarmería Real marroquí en la localidad de Figuig, en su frontera este con Argelia. Varios militares marroquíes se encuentran en la zona en la víspera de la entrada en vigor hoy 18 de marzo de la decisión de Argelia de cerrar la zona de Aarja a los Agricultores marroquíes. 

La escalada de tensiones se acerca a su punto máximo, la imprudencia marroquí que emana de las intenciones que se encuentran detrás de desplegar fuerzas en primera línea es para impedir que sus ciudadanos crucen la frontera a partir de hoy. Por su parte Argelia se mantiene expectante y dispuesta a cualquier movimiento de ficha del ejecutivo marroquí en esa zona.

Argelia ha dado hasta este jueves 18 de marzo a los Agricultores marroquíes para abandonar la localidad de Aarja, cercana a la frontera argelina-marroquí. El Ejército argelino ha establecido ahí un puesto de control y sus cazas bombarderos sobrevuelan durante todo el día el lugar.

La zona se encuentran en una localidad llamada Aarja (legalmente territorio argelino), que forma parte de la región de Figuig (Marruecos), que limita con el sureste de Marruecos y el suroeste de Argelia. Las autoridades argelinas entraron en la zona en febrero y realizaron una investigación. Un comité político y militar de alto nivel regresó a la zona de Aarja hace unos días y ordenó a los marroquíes que abandonan la zona antes del jueves. La zona es infestado por organizaciones de narcotráfico y crimen organizado procedentes de Marruecos. 

¿Pero que sucedió realmente? 

Según el diario argelino El Khabar, todo lo que han informado los medios de comunicación marroquíes desde mediados de febrero hasta ahora es completamente infundado y los marroquíes no han sido amenazados por el ejército argelino. El Khabar ha desmentido la prensa de Rabat y explicó que tras los acuerdos de demarcación fronteriza entre los dos países, Argelia, por motivos humanitarios, dejó a los agricultores marroquíes continuar con sus actividades agrícolas en la franja fronteriza cercana a la localidad de El Arja, en la wilaya de Bechar (Argelia), informa TSA.

No se reportaron incidentes en la región hasta el pasado 20 de febrero, cuando se escucharon fuertes  explosiones. Más tarde se supo que fueron las autoridades marroquíes las que emprendieron las detonaciones en la zona con el objetivo de ampliar las explotaciones agrícolas en territorio nacional argelino.

Según fuentes de El Khabar, las autoridades argelinas han optado por afrontar el problema alejándose del bombo mediático, prefiriendo arreglar el asunto con las autoridades locales de la ciudad de Figuig, del lado marroquí, para acabar con esta situación, pero ante la falta de reacción de las autoridades marroquíes, las autoridades civiles y militares argelinas acudieron de nuevo al lugar y pidieron a los campesinos marroquíes abandonar inmediatamente la zona y recojan su material, dándoles un plazo máximo hasta el 18 de marzo.

Según la prensa argelina, los campesinos afectados no mostraron resistencia ni negativa a la medida cautelar de las autoridades argelinas. Más tarde, los agricultores marroquíes afectados organizaron una marcha el sábado en la localidad de Figuig para exigir indemnizaciones a las autoridades de su país.


Rabat no dio ninguna explicación a sus ciudadanos, ni comentó sobre el asunto.

En la protesta de los agricultores en Figuig el sábado, se pidió una explicación. "Las autoridades argelinas nos han dicho que la región de Laarja es territorio argelino y que las autoridades marroquíes nos van a compensar por la propiedad que estamos a punto de perder", dijo un portavoz de los agricultores.

Según el Partido Socialista en la región de Figuig, “el estado marroquí no fue claro con los habitantes de Figuig y para la población en general sobre la demarcación de la frontera entre Marruecos y Argelia. Esto sigue sujeto a fluctuaciones políticas entre los dos países. "El acuerdo de 1972 entre Rabat y Argel no es nada claro en lo que respecta a la frontera", explicó el partido. Marruecos engañó a los habitantes y agricultores de Figuig para que invirtieran durante años en tierras que les podían quitar en cualquier momento, como está sucediendo ahora”, dijo.

También exigió un debate directo y objetivo con los habitantes de Figuig, quienes son directamente afectados por la medida legítima de las autoridades de Argelia“Se necesitan soluciones adecuadas y tranquilizadoras para las personas involucradas de acuerdo con las convenciones internacionales sobre la propiedad de los ciudadanos ubicados en ambos lados de la frontera. El problema debe resolverse de una vez por todas con la vecina Argelia a fin de preservar la tierra para el futuro de las generaciones, de modo que no vuelva a ocurrir la misma tragedia”, suplica el partido marroquí.

Publicar un comentario

0 Comentarios