Marruecos cierra el grifo a su lobby en EE.UU por discrepancias con la administración Biden respecto al Sáhara Occidental.

Por Lehbib Abdelhay/ECS


Durante los primeros seis meses de 2020, Marruecos gastó hasta 250.000 de dólares en lobby en EE.UU, que son gastos pagados directamente por el régimen marroquí para defender sus intereses, especialmente en el tema de su persistente disputa por el Sáhara Occidental con el Frente Polisario, único y legítimo representante del pueblo saharaui. También pagó al gobierno de Trump tres mil millones en armamento.

Los datos emitidos por un instituto el estadounidense especializado en lobby “opensecrets”, que se actualizan anualmente, reveló que los gastos de Marruecos en el lobby estadounidense ascendieron a más de 100 mil dólares en lo que va de año para influir en la posición oficial de los Demócratas en el tema del Sáhara Occidental tras el reconocimiento de Trump de su soberanía sobre el territorio. Fuentes de la prensa francesa señalaron que en la capital estadounidense, Washington, hay un tipo específico de asesores, formando grupos de presión que operan legalmente, que es un lucrativo negocio en el país más poderoso del mundo.

Marruecos es considerado uno de los principales clientes de la consultora de presión JPC Strategies  en Wahsington, donde Marruecos ha recurrido a defender su pseudo soberanía sobre el Sáhara Occidental frente a miembros del Congreso y de la administración de Joe Biden.

Este miércoles, el digital francés Africa Intelligence, cercano a los circulos de poder en París, el nuevo presidente de EE.UU Joe Biden ha sido muy discreto en el tema del Sáhara Occidental y la "inauguración" en enero de un consulado estadounidense en Dajla por parte de la administración Trump no condujo a ninguna instalación de diplomáticos estadounidenses, ni siquiera a ningún trabajo encomendado. El rotativo francés afirmó que Biden no tiene prisa por abrir el consulado prometido en la ciudad saharaui de Villacisneros.

Frente a esta decisión de la nueva administración, Marruecos ha dejado de pagar los contratos de los Grupos de presión (lobby) en Washington dirigidos por JPC Strategies, cercanas a los círculos republicanos. Rabat, según la misma fuente aún no ha designado nuevos lobbies, más compatibles con la administración Biden.

Biden no tiene intención de abrir el consulado prometido por Trump a Mohamed VI en Dajla, y Rabat deja de pagar a su Lobby en Washington
Según la base de datos del Departamento de Justicia de Estados Unidos hay 85 contratos registrados a nombre de personalidades e instituciones en Marruecos, con empresas de presión, y que el más antiguo de estos contratos data del año 1947, firmado por el Partido de la Independencia en representación del Movimiento de Independencia del Norte de África.

Con la ocupación del Sáhara Occidental, Marruecos intensificó su uso de grupos de presión en Washington, y uno de los más antiguos de estos contratos se firmó en 1978 y su duración se limitó a cuatro años. El contrato fue firmdo por el consejero real Ahmed Reda Kadirah, para defender en su momento la posición de Marruecos en la cuestión del Sáhara Occidental. DGA International Inc se comprometió en ese momento a ayudar a Marruecos a obtener la aprobación del gobierno de Estados Unidos para comprar armas para defender lo que llama "los intereses territoriales y las fronteras de Marruecos y proteger su territorio contra las amenazas externas".

Publicar un comentario

0 Comentarios