⭕ Comienza ante el TJUE la segunda vista oral sobre el recurso presentado por el Polisario contra la decisión del CE de aplicar su acuerdo con Marruecos al Sáhara Occidental.

⭕ Arranca en el TJUE la segunda sesión pública en los dos casos registrados con los números (T-334/10) y (T-356/19) relativos al recurso interpuesto por el Frente Polisario contra el acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos, que incluye el Sáhara Occidental.

Luxemburgo (Francia). El Tribunal de Justicia de la Unión Europea examinará a lo largo de hoy el recurso interpuesto por el Frente Polisario relativo a los acuerdos comerciales UE-Marruecos que incluye en sus protocolos a los territorios ocupados del Sáhara Occidental. En el recurso presentado por el Frente Polisario, se solicita la anulación de la decisión del Consejo de la UE respecto a las sentencias del Tribunal Europeo que dictaminó en 2016 que el territorio de la región del Sáhara Occidental estaba totalmente “excluido” del ámbito de aplicación de dicho acuerdo.

En el recurso, el Frente Polisario declara en que la modificación realizada por la Comisión Europea carece de fundamento jurídico y por la tanto el acuerdo es ilegal. 

El recurso contra la decisión del Consejo 2020/462 se suma a la presentada contra la decisión 2019/217 sobre la inclusión de productos originarios del Sáhara Occidental en el acuerdo con Marruecos.

En el texto presentado por parte del Frente Polisario, se remarca la vulneración que supone la decisión de la UE en el marco de la legalidad internacional, entre otras cuestiones:

• "Una violación del derecho de los pueblos respeto a su unidad nacional negando el estatuto separado y diferenciado del territorio y admite su división ilegal por el «Muro».

• La vulneración del derecho de los pueblos a disponer libremente de sus recursos naturales, permitiendo el etiquetado de los productos como de origen marroquí, ocultando su país de origen.

• La vulneración al derecho de autodeterminación, tratando a los sujetos de la zona como “población afectada”, lo que niega la existencia del pueblo saharaui, despojándolo como parte involucrada en la región imponiéndole obligaciones internacionales relativas a su territorio nacional y sus recursos naturales sin su consentimiento.

• La utilización de la expresión “población afectada” tiene por efecto incluir a los colonos marroquíes asentados en el Sáhara Occidental, avalando los traslados ilegales de población a la zona realizados por el Reino de Marruecos.

• La violación del Derecho internacional humanitario y del Derecho penal internacional, puesto que, la Decisión 2019/217 celebra un Acuerdo internacional aplicable al Sáhara Occidental pese a que las fuerzas marroquíes de ocupación no disponen de ius tractatus sobre el territorio y tienen prohibido explotar sus recursos naturales.

• Avalar la vulneración y violación de los DD.HH. en el Sáhara Occidental cometida por la fuerza ocupante". 

Las exportaciones marroquíes del territorio ocupado del Sáhara Occidental equivalen, según el Derecho Internacional y el propio TJUE, a un saqueo de los recursos naturales del pueblo saharaui, en particular productos agrícolas, fosfatos y pescado.

Sobre el terreno, las tensiones aumentaron drásticamente en noviembre cuando Marruecos envió tropas a una zona de amortiguación para reabrir la única carretera que va desde el territorio ocupado a Mauritania y al resto de África occidental.

Desde entonces, las dos partes han intercambiado fuego y libran batallas a lo largo de una línea de demarcación supervisada por la ONU (el muro de la vergüenza).

El Frente Polisario, que libró una guerra por la independencia entre 1975 y 1991, ha mostrado recientemente que todavía está dispuesto a entablar discusiones lideradas por la ONU sobre el futuro del territorio, pero que no depondrá las armas.

Las conversaciones diplomáticas se detuvieron en marzo de 2019.

- 'Lucha económica' -

El abogado del Frente Polisario, Gille Devers, dijo que el Frente Polisario también está librando una "lucha económica" para defender los intereses del territorio.

El acceso al mercado europeo se estaba utilizando "para prolongar la ocupación (marroquí)", según el abogado francés.

Las cifras comerciales son significativas.

En 2019, Marruecos exportó pescado, tomates y melones del Sáhara Occidental a Europa por valor de 434 millones de euros (524 millones de dólares), según dijo la Comisión Europea en diciembre pasado, sin dar una cifra detallada sobre el fosfato.

En 2016, el Frente Polisario ganó un fallo de la Corte Europea en el sentido de que un acuerdo comercial entre Marruecos y la UE no se aplicaba al Sáhara Occidental.

Pero el Parlamento Europeo en 2019 extendió las preferencias comerciales a los productos del territorio, que es el último en el continente africano cuyo estatus poscolonial no se ha resuelto.

La ampliación de los aranceles preferenciales "contribuyó a la normalización y relanzamiento de las relaciones UE-Marruecos y, como tal, a mantener su diálogo y cooperación constructiva sobre la protección de los derechos humanos", según la Comisión Europea.

En el frente político, Rabat ha ganado, aunque de forma simbólica y simplista, el reconocimiento de su reclamo de soberanía sobre el territorio que ocupa de un número creciente de países africanos y árabes que han abierto consulados recientemente en el Sáhara Occidental.

En enero, la administración saliente del presidente Donald Trump rompió décadas de política de EE.UU al anunciar el reconocimiento de Estados Unidos a la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental a cambio de la normalización entre Marruecos e Israel.

Otros países africanos y algunos países del antiguo bloque del Este reconocen a la República Árabe Saharaui Democrática que el Frente Polisario proclamó en febrero de 1976 tras la salida de España del territorio. 

Publicar un comentario

0 Comentarios