El régimen de Mohamed VI y su alergia a la democracia.

Madrid, 12 Enero de 2021. - (ECSAHARAUI) 

Por Lehbib Abdelhay /ECS Traducción equipo de ECSAHARAUI. MEE

El rey de Marruecos Mohamed VI 


Los servicios de inteligencia marroquíes continúan a plena luz del día violando las libertades individuales de las personas. Los disidentes obstinados se ven atrapados en falsos escándalos sexuales. Aquí está el regreso del "estado policial", revivido por el estado de emergencia sanitaria impuesto en el país por la Covid-19. 

En estos tiempos de crisis global por la pandemia de la COVID-19, las autoridades de seguridad marroquíes no han encontrado nada mejor que disfrutar del espectáculo, convirtiendo al reino, por enésima vez, en el hazmerreír de la comunidad internacional. 

Las redes sociales en Marruecos se han encendido recientemente tras la difusión, por parte de un medio de comunicación cercano al poder, de extractos de un video grabado en una habitación donde se aprecia a una persona desnuda, parecida al Maestro Mohamed Ziane, abogado y líder del Partido Liberal Marroquí. (PML), en compañía de una mujer que sería, Wahiba Kharchich, ex policía, actualmente refugiada en Estados Unidos. 

Si bien el abogado acusó abiertamente a la Dirección General de Vigilancia Territorial (DGST) de estar detrás de este vídeo, Kharchich no dudó, y calificó como "ajuste de cuentas" la difusión del corte dirigido contra ella por parte de los servicios de inteligencia de Marruecos.

Y por una buena razón: en 2016, la ex policía presentó una denuncia por acoso sexual contra su superior jerárquico - hechos que datan de 2014 - el jefe de policía de El Jadida, Aziz Boumehdi, amigo íntimo de Abdellatif Hammouchi, jefe actual de la Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN) y la DGST. 

La autora estaba en ese momento a cargo de la unidad policial encargada de combatir la violencia contra la mujer. A pesar de su condición especial, su denuncia fue rechazada por la fiscalía, mientras que, como era de esperar, el juez de instrucción decidió no procesar al jefe de policía de El Jadida acusado. 

En este tipo de escándalos vinculados a asuntos morales, el Departamento de Justicia de Marruecos está en manos del Ministerio del Interior.

En este caso, la parte denunciante está expuesta a presiones, incluso represalias del régimen, especialmente cuando se trata de agentes de seguridad u hombres del entorno del poder.    

El régimen de Mohamed VI, que se presenta como un sistema liberal en cuestiones de moral y ética, lo utiliza para desestabilizar a sus opositores y desacreditarlos moralmente. Ya no podemos contar la cantidad de casos en los que el régimen acusa a los disidentes de adulterio, acoso o violación, que rápidamente se convierten en escándalos sexuales gracias a los relevos que ofrece una prensa de alcantarilla. 

Bouachrine y Raissouni

En 2011, por ejemplo, los servicios de inteligencia marroquíes difundieron fotos de Nadia Yacine, hija del líder de Al Adl Wal Ihsane (movimiento islamista), acusándola de traición marital en Grecia. 

En 2016, las autoridades arrestaron a dos líderes del Movimiento de Reforma y Singularidad (MUR) también por adulterio. 

En los últimos dos años, tres periodistas del diario Akhbar Al-Yaoum, que denuncia regularmente abusos de poder, han sido detenidos por los llamados casos de "moralidad": el director del periódico, Taoufik Bouachrine, fue condenado a quince años de prisión, Hajar Raissouni, sobrina de dos intelectuales críticos con el poder, acusada de aborto ilegal y finalmente indultada; y Soulaiman Raissouni, acusado de intentar violar a un homosexual en 2018 a través de una publicación difundida por un perfil falso de Facebook. 

En 2019, fue el turno de Omar Radi, periodista y activista de derechos humanos, detenido por cargos similares a los de sus colegas. 

El caso del ex policía y su abogado y líder del PML, Mohammed Ziane, demuestra, una vez más, la incapacidad del rey Mohamed VI para afrontar democráticamente las voces críticas que denunciar el autoritarismo y llaman a un estado de derecho y libertades. 

Con una policía aparentemente por encima de la ley, dirigida con mano de hierro por Abdellatif Hammouchi, Mohamed VI es tomado como rehén por las fuerzas de seguridad. Su régimen regeneró así el modelo de “estado policial” que su padre forjó durante una dictadura marcada por los “años de plomo”.
 
¿De qué manera se explica el silencio ensordecedor del fiscal, que no consideró útil abrir una investigación de inmediato, procedimiento habitual a seguir tras la difusión sospechosa de extractos de vídeo que vulneran gravemente los derechos y las libertades individuales de los ciudadanos?

Securócratas en el poder  

Molestos, los oficiales de seguridad decidieron dar un paso al frente para deshacerse de un caso que parece haberse salido de control.

Primer error en el caso Mohammed Ziane: Abdellatif Hammouchi ha comenzado a limpiar a su alrededor, con la esperanza de silenciar un caso que podría adquirir proporciones desproporcionadas. 

A quien le guste ser presentado como el "superpolicía del reino" ha sido, como recordatorio, acusado de estar involucrado en la tortura del ex campeón mundial de boxeo Zakaria Moumni en el centro secreto de detención de Témara. La denuncia presentada por el boxeador fue rechazada también.

No dudó en destituir a Abdelhak Al Khayam de su cargo al frente de la Oficina Central de Investigaciones Judiciales (BCIJ), el brazo armado de la DGST, unas semanas antes de la jubilación de este último. 

Temiendo, muy probablemente, ser objeto de una investigación judicial perjudicial, Abdellatif Hammouchi prefirió nombrar a Al Khayam como representante en su propio departamento dentro de la DGST. 

Segundo error: la salida arriesgada del Ministerio del Interior que toma el lugar de la fiscalía, mientras le toca a la fiscalía comentar la difusión del comprometedor video. 

Sin citar Mohammed Ziane, ni Wahiba Kharchich, ni sus puntos de enlace en las redes sociales, un artículo publicado el 4 de diciembre por la agencia oficial MAP, critica la difusión en las redes sociales y varios sitios de "alguna personas ”que atacan la institución policial. 

Así, el ministerio condena las “denuncias maliciosas y declaraciones irresponsables” realizadas contra las instituciones de seguridad nacional y declara reservarse el derecho a recurrir a la justicia.

Sin dignarse a consultar realmente con el jefe de gobierno, como cuando propuso enérgicamente la extensión del estado de emergencia sanitaria, el ministro del Interior, Abdelouahad Laftit, prefirió apoyar a Hammouchi defendiendo a la policía incluso antes que se abra una investigación judicial por parte de la Fiscalía sobre la distribución sospechosa del video en cuestión. 

Tercer error: dos días después de esta peligrosa nota de prensa, el 6 de diciembre, fue el director central de la Policía Judicial en persona, Mohamed Dkhissi, quien fue invitado por M24, el canal oficial de la MAP, para dar una entrevista en que trató en vano de curar la imagen empañada de la policía y la inteligencia en Marruecos. 

Muchas falsedades puntuaron la intervención, inteligentemente orquestada, del jefe de Interpol en Marruecos. En particular, trató de desacreditar a Wahiba Kharchich, mientras que los informes sobre sus habilidades profesionales dan fe de su carrera ejemplar desde que se unió a la institución policial en 2003. 

Con la esperanza de liberar al jefe de policía de El Jadida de las acusaciones de acoso sexual contra el agente de policía, Mohamed Dkhissi también trató de arrojar sospechas sobre la integridad de los testigos mientras se firmaba y legalizaba un documento que testifica que los agentes de seguridad presuntamente le ofrecieron sobornos para que no testificara a favor del denunciante. 

En el colmo de este fiasco, el director general de la policía judicial llega incluso a calumniar a Wahiba Kharchich al evocar, sin escrúpulos y sin ninguna obligación de reserva, ¡la implicación de su hermano en una historia de aborto ilegal! 

Cuarto error: las fuerzas de seguridad tratan de encubrir el asunto “Wahiba-Ziane” trabajando laboriosamente para liberar a Abdellatif Hammouchi de toda responsabilidad en actos de espionaje, intimidación o violencia. 

En una entrevista una influencer marroquí el 5 de diciembre, desde su residencia en Estados Unidos, Wahiba Kharchich asegura haber sido filmada por los servicios de inteligencia de Hammouchi, mientras se duchaba con su hija de 7 años en una habitación de un hotel en Marruecos. 

Si alguna vez esto se confirma, constituiría un grave ataque a las libertades de las personas en un país donde la impunidad de los funcionarios estatales se ha convertido en algo común. 

Quinto y último error: para avalar las volátiles tesis del régimen, los servicios de inteligencia siguen apelando vilmente a una prensa de alcantarilla y a los medios de comunicación bajo sus órdenes. 

Así, estos mediadores del Majzén (Palacio Real) se benefician de subvenciones públicas para realizar prácticas de linchamiento de opositores, a menudo incluso antes de que estos últimos sean juzgados por sus presuntos delitos. 

Los simpatizantes de este servicio de prensa están organizados e incluso apoyados por "profesionales" de la prensa, como Younes Moujahid, secretario general de la Unión Nacional de Prensa Marroquí (SNPM) y miembro del buró político de la Unión Fuerzas Populares Socialistas (USFP). 

En un comunicado de prensa publicado el 4 de diciembre, el SNPM se puso del lado de los agentes de seguridad protestando enérgicamente contra "los degradantes insultos de Mohammed Ziane contra los medios de comunicación y los periodistas".          

Un "estado policial" en movimiento  

Visto más de cerca, no es exagerado decir que el régimen de Mohammed VI está en proceso de caer en manos de las fuerzas de seguridad y la mafia. 

El margen de maniobra, Abdellatif Hammouchi y sus secuaces se permiten así anular sus prerrogativas con el pretexto de preservar la estabilidad y sostenibilidad del régimen.  

En su sórdida institución, los "policías de Su Majestad" no dudan en poner de rodillas al Departamento de Justicia. De hecho, termina la mayor parte del tiempo adoptando el sesgo de la administración o sus representantes, en detrimento de la ciudadanía, especialmente entre los opositores.

Y si a esto le sumamos el compromiso de periodistas indignos, podríamos avanzar, sin mucho riesgo de equivocarnos, que el régimen de Mohamed VI acaba de confirmar, de una vez por todas, su inclinación por "toda la seguridad", donde la ley está engullido por sórdidos informes de inteligencia, acusaciones difamatorias, intimidación y violencia contra los opositores y disidentes, tanto en Marruecos como en el extranjero. 

Los ingredientes, al fin y al cabo, de un "estado policíaco" con el que Mohamed VI parece estar volviendo después de poco más de dos décadas de reinado marcado por una notable opresión de las libertades y un agravamiento de la crisis socioeconómica. 

Reforzados por las medidas excepcionales vinculadas al estado de emergencia sanitaria de al COVID-19, los agentes de seguridad del servicio están jugando a aprendices de brujo al pisotear los derechos y libertades individuales con impunidad. 

Mientras el dominio sobre los oponentes internos se intensifica, muchos están refugiándose en el exilio para poder denunciar libremente el autoritarismo del régimen. Con el pretexto de luchar contra el terrorismo, alimentado por la precariedad y el adoctrinamiento religioso que prevalecen en el reino, Abdellatif Hammouchi expone al régimen de Mohamed VI a un peligro inminente: el descrédito de la policía.    

Con el “asunto Wahiba-Ziane” y la desconcertante fragilidad de la tesis de seguridad, las filas de la oposición podrían fortalecerse en el exterior, en particular en Estados Unidos. 

Después del exoficial marroquí de las Fuerzas Armadas Reales (FAR) Mustapha Adib, ferviente opositor al régimen de Mohamed VI, que también vive en EE.UU, ahora le toca a un ex policía buscar refugio allí para defender libremente su causa. 

Con base en Estados Unidos, los opositores marroquíes probablemente tendrán más posibilidades de hacer oír su voz, especialmente con la llegada del presidente Joe Biden a la Casa Blanca. 

El actual jefe de la administración estadounidense es considerado, no sin razón, como un ferviente defensor de los derechos humanos y las libertades individuales, al igual que su vicepresidenta, Kamala Harris, que ya ha sido informada del expediente de Wahiba Kharchich a través de su cónyuge. 

Una afrenta política a Mohamed VI, quien probablemente tendrá más dificultades para convencer a la administración Biden, a diferencia de la de su predecesor, de que continúe haciendo la vista gorda ante los deslizamientos de los securócratas marroquíes, algunos de los cuales están cerca de los servicios secretos estadounidenses. 

Es cierto que esta no es una tarea fácil dado el anclaje de la monarquía en los círculos políticos estadounidenses. La mayoría de los políticos no prestan especial atención a la situación en la región. Pero algún día, se darán cuenta de que una de las razones del auge del extremismo violento en Marruecos, que amenaza primero al mundo occidental y a Europa, es precisamente la represión de las libertades individuales por parte de regímenes autocráticos. 

Con todo, uno podría, a pesar de todo, esperar que los "aprendices de espías de Su Majestad", los que se han acostumbrado tanto a operar a la sombra del príncipe, se encuentren más en el centro de atención del tío Sam y los países democráticos de Occidente. Lamentablemente, sin embargo, la realidad parece dar fe de lo contrario. 

El martes 29 de diciembre de 2020, una fuente de la DGSN informó de la detención del historiador y defensor de derechos humanos Maâti Monjib. Tras años de persecución y un atroz linchamiento mediático, este último fue presentado directamente a la fiscalía de delitos económicos de Rabat por un presunto blanqueo de capitales. 

Aparte de la veracidad o no de esta acusación, calificada además de "obscena y falsa" por Monjib, nos hubiera gustado que el Estado mostrara tal "celeridad" en querer respetar la ley en los casos probados de blanqueo de capitales, que empiece por la casa real, que según las revelaciones de los Papeles de Panama, Mohamed VI tiene empresas opacas en el extranjero. 

Mucho peor, mientras periodistas y activistas de derechos humanos languidecen en prisión, es difícil entender cómo el régimen sigue tolerando la justicia de dos niveles, como en el caso de este exministro socialista, Khalid Alioua, procesado por despilfarro de fondos públicos y que, tras solo nueve meses detenido, fue puesto en libertad bajo fianza en 2013 para asistir al funeral de su madre. 

Mientras su juicio sigue abierto, el hombre sigue en libertad en la medida en que nunca ha sido amenazado por el aparato judicial-policial, que parece haber tomado como rehén al régimen de Mohamed VI.

Vía: https://www.middleeasteye.net/fr/opinion-fr/maroc-mohammed-6-hammouchi-liberte-presse-opposition

Publicar un comentario

0 Comentarios