COLUMNA | Una aspirina para Marlaska.

Madrid, 21 Noviembre de 2020. - (ECSAHARAUI)



Por Mah Iahdih Nan /ECS




Es realmente una soberana estupidez y una necedad pensar que Marruecos dejará algún día de enviar inmigrantes o controlar de forma definitiva la inmigración. Por ello es inútil, que cada tres o cuatro meses un ministro español o un Comisario Europeo tenga que desplazarse a Rabat a negociar el enésimo freno de la inmigración y volver con el rabo entre las piernas y tener que acudir a las arcas europeas y extender un nuevo cheque. Marruecos jamás de los jamases dejará de utilizar la inmigración, sencillamente, porque es de manual y de lógica natural y razonable que utilice una de las principales fuentes de ingresos de la monarquía. Para comprender este razonamiento, sigan conmigo la secuencia de la historia:



La verdadera y masiva emigración marroquí hacia Europa comenzó en los años noventa, que es cuando se acabó la guerra del Sáhara y Hassan II, que ya no los necesitaba y le sobraban los que el llamaba “cabezas redondas” refiriéndose a sus súbditos, propicio una emigración masiva hacia Europa, similar en número, a la emigración anual de las aves. Muchos recordaran aquella expresión suya, cuando amenazó a la Unión Europea, por dejar de comprar los tomates marroquíes: “o compráis los tomates o os mando los obreros”, al final los europeos acabaron con el pack 2X1; comprando los tomates y llevándose los obreros. Desde ese instante arranco el calvario de la inmigración, primero de España y después de Europa. Y Hassan II descubrió su mina de oro, desde entonces y hasta hoy, los europeos han tenido que desplazarse con asiduidad a Rabat a negociar los infinitos frenos de la inmigración, al principio la frecuencia era casi anual, después se redujo a seis meses y ahora los viajes se hacen cada tres meses. Estos procesos migratorios, tuvieron una pequeña interrupción a mediados de la primera década del siglo XXI, cuando el gobierno del nefasto y peor presidente de un Gobierno de España, Zapatero se le ocurrió la genial idea de intercambiar pateras por visados, algo que propicio que los marroquíes puedan entrar en España sin necesidad de hacerlo en pateras, barra libre en los consulados para la obtención de visado. Pero claro, el Majzen se percato de la jugada rápidamente, al dejar de recibir fondos para frenar la inmigración y perder un arma letal para presionar a Europa por cualquier asunto político. Aquí comienza la segunda etapa del interminable chantaje Marroquí a cuenta de la inmigración. El Majzen, se remango y sus genios se estrujaron el cerebro e idearon la nueva versión de la extorsión, que es la de traer desde África candidatos a emigrar hacia Europa, fue entonces cuando abrieron más de 20 conexiones de las líneas aéreas de su compañía con capitales africanas, es algo fuera de lo normal, inusual, Royal Air Marroc se convertía en la única compañía del mundo que volaba a casi todos los países de África, sin prácticamente mercado para ello, y además ofreciendo billetes muy económicos. Los primeros años los vuelos de ida iban casi vacíos, la mayoría portaban entre 6 y 10 pasajeros, más adelante transformarían eso vuelos en un negocio redondo; vuelos de Ida cargados de resina de Cannabis y vuelos de vuelta cargados de candidatos a emigrar, para presionar a Europa y recuperar los fondos que les daba para frenar la inmigración.



Esto era lo que sucedía hasta la llegada de la pandemia que limito los vuelos y la circulación en general. Pero la maquinaria de la coacción del Majzen no se puede detener y esta vez han vuelto a recuperar a los súbditos marroquíes, para la operación inmigración, ya que los africanos o no llegan o llegan muy pocos. Es por este motivo, que ahora volvemos a ver llegar a Canarias a jóvenes marroquíes. El otro detalle nuevo, es la ruta elegida, el estrecho esta bastante controlado y además hace muy pocos meses entre la Unión Europea y el Gobierno de España han dado la friolera de 208 millones de euros, para neutralizar a los inmigrantes y cantaría demasiado si la invasión viniese del estrecho, es por lo que han elegido la ruta de Canarias.



Los viajes del ministro a Marruecos son como tomar un analgésico para calmar el dolor, a su vuelta, pueden estar seguros que volverá con dos cosas: la promesa de que el Majzen controlará la inmigración y la concesión de una cantidad muy importante de dinero a Marruecos.

Esta es la realidad de la perenne extorsión que práctica el Majzen, a las autoridades Europeas, pero que no se lleven a engaños, esto seguirá y lo vivirán las generaciones que aún no han nacido, porque el estado marroquí esta cimentado sobre el engaño, el timo, las trampas, la falsedad y la estafa.

Y cuando un estado se ha consolidado sobre la base de la coerción, imposición, presión y amenaza, solo entiende ese lenguaje, nada ni nadie lo hará cambiar. Tan solo una respuesta reciproca basada en su propia estrategia de amenaza, podría propiciar algún resultado positivo. Es por ello, que los Europeos, no tienen otro remedio que seguir pagando el eterno peaje al estado Marroquí. A no ser que se armen de valor y se planten y decidan sancionarlo con medidas estrictas, tales como si llegan inmigrantes se suspenden las ayudas, si llega droga se suspenden las ayudas, y no lo que se esta haciendo ahora, que es justo lo contrario, premiarlos por sus chantajes. Este tipo de medidas sancionadoras, se pueden hacer extensivas a todos los países emisores y de transito de emigrantes, porque el problema ahora reside en que otros países de África han decidido seguir el ejemplo de Marruecos y también pedir su parte del generoso pastel Europeo de ayudas a la inmigración.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Estas exagerando mucho, tomate un café o algo,vaya imaginación tio.o cuentas algo con sentido o cállate y ahorra energía

    ResponderEliminar