Terminos que Clinton introdujo en las Resoluciones de ONU sobre el Sáhara Occidental para crear ambigüedad y bloquear cualquier solución.

Nueva York, 18 Octubre de 2020. - (ECSAHARAUI) 

Por R, H y Lehbib Abdelhay /ECS 


Después de las filtraciones de los correos electrónicos enviados a la exsecretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, exponiendo el papel de ésta en la consagración de nuevos "términos" en las diferentes resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU para perpetuar el conflicto, el propio Consejo de Seguridad y después de estas filtraciones sigue empleando estos términos en flagrante violaciones del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. 

Clinton logró introducir en las resoluciones del Consejo de Seguridad algunos términos que viola el derecho a decidir como "una solución política realista, creíble viable, duradera y mutuamente aceptable" a la cuestión del Sáhara Occidental basada. Conceptos que se han incluido en las resoluciones del Consejo de Seguridad desde 2010 en un intento de dar prioridad a una de las partes en conflicto (a saber Marruecos), es el asunto asignado a la exrepresentante de los Estados Unidos de América, Samantha Power, en ese momento en el Consejo de Seguridad de la ONU, y Jeffrey Feltman, Secretario General Adjunto de Naciones Unidas encargado de asuntos políticos.

Según la lectura de los documentos de Hillary Clinton filtrados sugiere que Marruecos "gastó enormes cantidades de energía y recursos para hacer valer sus pretensiones en el Sáhara Occidental". 

El artículo relaciona este estrecho contacto entre Marruecos y Clinton con su posición con respecto al conflicto del Sáhara Occidental. 

En 2009, el ex presidente Barack Obama expresó su apoyo a las negociaciones lideradas por la ONU para alcanzar una solución: sin embargo, la Secretaria de Estado afirmó en 2011 que el plan de autonomía del país norteafricano para abordar la cuestión era "serio, realista y creíble", situándose de lado del Gobierno marroquí. 

Las Naciones Unidas considera al Sáhara Occidental un territorio no autónomo pendiente de su descolonización, pero ya han pasado 40 años desde la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) sin ningún avance significativo.

El contexto de estas relaciones Marruecos-Estados Unidos, explicados por The Intercept, apuntalan esta interpretación. 

En abril de 2015, la prensa norteamericana publicó que la Fundación Clinton aceptó "una importante donación" de una empresa propiedad del rey de Marruecos para celebrar una conferencia en Marrakech con la presencia del monarca Mohamed VI. El rotativo estadounidense The Intercept asegura que la compañía encargada de ingresar el dinero, OCP, es la mayor fuente de ingresos en el Sáhara Occidental actual de Marruecos, ya que en ese territorio extraen fosfato. 

Parece que Hillary Clinton ya ha establecido este agujero negro en las decisiones, que perpetúa mucha ambigüedad y no facilita encontrar una solución al tema del Sáhara Occidental, y esta decisión de introducir nuevos términos en las resoluciones de la ONU convirtió a la mayoría de los enviados frente a un misterio irresoluble.

Publicar un comentario

0 Comentarios