Marruecos moviliza tropas anticipando una posible protesta popular de civiles saharauis en El Guerguerat.

Rabat se está preparando para una posible crisis con el Frente Polisario al aumentar sus defensas a lo largo del muro militar conocido como la Berma o la línea de separación. El general Louarak, jefe del Estado Mayor del ejército de Marruecos, ha visitado en los últimos días la zona.







El Guerguerat, 25 Septiembre de 2020. - (ECSAHARAUI)

Por Lehbib Abdelhay/ECS


Western Sahara conflict - Wikiwand


Marruecos lleva reforzando sus defensas a lo largo del muro militar que tiene construido en el Sáhara Occidental conocido desde principios de esta semana, incluyendo la visita de Abdelfattah Louarak, inspector general de las Fuerzas Armadas de Marruecos.







Rabat también ha reorientado a las fuerzas militares en el sur del Sáhara Occidental, según la prensa marroquí, que cita sitios de internet del Ejército de Marruecos.







Por su parte, el ministro de asuntos exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, voló a París para una posible reunión con su homólogo francés para mediar en el conflicto. Una fuente cercana al asunto señaló en declaraciones a ECSAHARAUI que Marruecos busca involucrar a Mauritania en el problema. Rabat tambiém busca en el Consejo de Seguridad condenar al Frente Polisario por el posible cierre de El Guerguerat aunque la iniciativa de cerrar la brecha ilegal la lideran activistas saharauis y la sociedad civil.

El Principal objetivo de la apertura del paso del Guerguerat, es para redondear toda esta operación de mezcla de negocio legal con el contrabando ilegal, y así dar otra salida a la droga marroquí, muy vigilada y controlada su entrada en Europa. De cara a la galería, se presenta la operación como la aportación filantrópica de Marruecos a la colaboración y ayuda al desarrollo de los Países de la Francofonía, cuando la realidad es bien distinta.

A Marruecos le preocupa desde hace tiempo la posibilidad de clausurar la brecha en El Guerguerat, y había intensificado las defensas en el muro en otras áreas, como las que lindan con las unidades saharauis.







La Línea de separación (o la Berma) que transcurre a lo largo del muro marroquí construido en el Sáhara Occidental, fue demarcada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tras la firma del acuerdo de paz en el año 1991, pero dicha demarcación ha sido violada en cientos de ocasiones por el régimen de Rabat ante la mirada impasible de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas que poco o nada puede hacer para prevenir dichas violaciones.







Hace aproximadamente unos 18 años el paso de El Guerguerat , era un paso prácticamente inexistente, por el que circulaba un número limitado de personas y vehículos . Hasta que Marruecos violando todas las leyes internacionales y el acuerdo marco de paz del año 1991, firmado con el Frente Polisario, se le ocurrió convertirlo en el paso ilegal mas frecuentado del mundo, por donde pasan personas, vehículos y mercancías de todo tipo; legales, semilegales e ilegales.

De ser asi, las Naciones Unidas, como garante de la paz y la seguridad mundial no puede ser cómplice, de una violación flagrante de sus propias normas y cartas fundacionales, contribuyendo a la creación de pasos fronterizos ilegales que no cumplen ninguna ley ni norma internacional y que además sirven para el trafico de sustancias prohibidas, que son el ingrediente básico que alimenta el Terrorismo internacional, el crimen organizado y la condena de la juventud Africana a la adicción a las drogas y a su perpetuación en la marginación y la pobreza.


Desde hace cuatro años, desde el estallio del primer conflicto en la zona cuando Marruecos intentó construir un acondicionamiento hasta la frontera mauritana en flagrante violación del alto el fuego, la sociedad civil saharaui ve que bloqeuar esa brecha ilegal es la única opción para descongelar el estancamiento actual en el proceso de paz de la ONU.

Publicar un comentario

0 Comentarios