Abdalahi Lehbib, nuevo ministro de Seguridad y Documentación (Servicios secretos saharauis)

Chahid Alhafed, 14 Septiembre de 2020. -(ECSAHARAUI)



Por Salem Mohamed/ECS





El nuevo ministro
 de la Seguridad y Documentación de la República Saharaui es nada más y nada menos que el ex ministro de defensa nacional saharaui, Abdalahi Lehbib Ballal, que hasta ahora no ejercía ningún cargo desde hace 8 meses tras ser nombrado a principios de este año para sustituir a Brahim Mohamed Mahmud, quien finalizó su mandato al frente del Centro de Inteligencia el pasado mes de enero, según acaba de anunciar la RASD TV.




Su nombramiento ha sido supervisado por el presidente de la República, Brahim Gali, funcionarios del organismo y jefes de divisiones. Lehbib asumió en 2015 el cargo de ministro de defensa, función que ejerció durante cinco años hasta principios de este año.




De manera provisional, Sidi Ouagal, actual SG del organismo, asumió recientemente el cargo como nuevo jefe de la Seguridad y Documentación (Servicios de Inteligencia de la República Saharaui, RASD) al cual ha sido designado el ex ministro de defensa Abdalahi Lehbib como ministro.

En un acto llevado a cabo en su sede en Chahid Alhafed, Ouagal entregó la cartera al nuevo inquilino.




Ouagal fue comandante de la segunda región militar saharaui (la mayor de todas) y, en lo que respecta a la tarea, fue un veterano muy experimentado en el campo. El nuevo jefe de los Servicios de Inteligencia de la República Saharaui sustituyó así y de manera oficial al veterano Brahim Mohamed Mahmud, quien estaba en el cargo durante ocho años.

La eficiencia, demostrada con el transcurso del tiempo, los Servicios de Inteligencia Saharauis en los últimos diez años,
 y gracias al nacionalismo de nuestro pueblo, hicieron fracasar las intenciones del enemigo para desestabilizar la zona y crear el caos.

La política exterior del Frente Polisario emerge desde las sombras armadas de espionaje efectivo y, por el momento, ya ha logrado hasta interferir en planes de grandes potencias en la región. Su éxito no es nuevo.

Los servicios secretos saharauis lograron su liderazgo gracias a un cambio de casting impulsado por su ex director, que asumió el cargo como Secretario General de la presidencia. Daba igual si se recurría al soborno y al chantaje, había que captar a los mejores para espiar en las cloacas del Sahel, Marruecos y en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. También cuentan con un dispositivo en el extranjero.

La Guerra del Sáhara Occidental (1976-1991) fue la mejor escuela posible para los servicios secretos. Estas unidades, tradicionalmente equipadas, lograron, no sólo nivelar su lucha contra todas las fuerzas occidentales que apoyaban a Marruecos en su guerra, sino decantarla a su favor. Hoy el puente de los espías vuelve a ser ruta de paseo noctámbulo, aunque el internet ha sustituido gran parte de sus trabajos.

Publicar un comentario

0 Comentarios