Rabat trata, sin éxito, de ocultar la posición de la RASD en el escenario mundial



Argel, 22 Julio de 2020. -(ECSAHARAUI)

Por Lehbib Abdelhay/ECS




En una entrevista reciente con el diario francés l'Opinion, el presidentede Argelia, Abdelmadjid Tabboun, aseguró que Marruecos está tratando, sin éxito, de ocultar la posición global de la República Saharaui en el escenario internacional. Tabboun alentó a Rabat entablar un diálogo con el Frente Polisario para encontrar una salida política al conflicto, informa l'Opinion.




El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tabboun, dijo también que solo el pueblo saharaui tiene la última palabra para determinar el futuro del Sáhara Occidental.

El reconocimiento internacional establece el Estado; La soberanía sin el reconocimiento es incompleta. Sabiendo esto, el Frente Polisario ha realizado considerables esfuerzos para garantizar que los gobiernos de todo el mundo lo noten. Está desempeñando el papel de un Estado para una audiencia internacional, tal como lo hace en los campamentos de refugiados saharauis y los territorios liberados del Sahara Occidental que ha gobernado y administrado independientemente desde 1976.

La brillante estructura diplomática del movimiento saharaui y la RASD, que conmemoró sus 46 años de existencia hace semanas, la conducido a la consolidación democrática de un auténtico Estado que libra incansablemente batallas en África, Europa y América Latina contra un Marruecos agresivo apoyado por los países occidentales y con un presupuesto de miles de millones, como gastos en lobbie.




Si bien muchos países mantienen solo unas pocas embajadas en el extranjero, el Frente Polisario tiene un representante permanente en casi todas las capitales de la Unión Europea, Rusia, los Estados Unidos, Australia y muchos otros países, así como representantes en los EE. UU., La Unión Europea y la Unión Africana. Hay representantes de la República Saharaui en casi todos los países que reconocen su condición de Estado: el número de dichos países fluctúa, pero actualmente es de 84.

Además, el apoyo oficial a la posición del Frente Polisario en muchos países sigue creciendo. Un reciente resumen de la política de la Unión Europea sobre el Sáhara Occidental afirmó que está "bajo ocupación", un término que Marruecos rechaza.

El empuje diplomático del Polisario ha obligado a Marruecos a agudizar su contraofensiva.





El empuje diplomático del Frente Polisario ha obligado al Marruecos a agudizar su contraofensiva. Australia ofrece un estudio de caso útil. El movimiento saharaui estableció una presencia diplomática permanente en Canberra desde 1999. En ese momento, el gobierno marroquí empleó a su embajador indonesio como representante en Australia, como lo había hecho desde que se establecieron las relaciones diplomáticas en 1976. Cinco años después de la apertura de la oficina del Frente Polisario, finalmente Marruecos estableció una embajada independiente en Australia y Nueva Zelanda.

Marruecos también emplea medidas más extremas. Muchos de los aproximadamente 40 retiros de reconocimiento de la República Saharaui desde 1991 se produjeron después de un cabildeo muy agresivo por parte de Marruecos. Por ejemplo, los cables diplomáticos filtrados por hris Coleman revelaron varios de estos tratos: el gobierno marroquí aprovechó la dependencia de India de las importaciones de fosfatos para congelar el reconocimiento de la República Saharaui en 2000; Kenia suspendió las relaciones con la República Saharaui entre 2006 y 2014 para acceder al "mercado" de Marruecos; Marruecos se negó a desplegar tropas como fuerzas de paz de la ONU en Haití en 2010 porque el gobierno haitiano reconoce a la República Saharaui. Recientemente y de forma muy continua, Rabat chantajea a España con droga y terrorismo a cambio de su posición favorable en el contencioso.




En general, Marruecos es conocido por represalias agresivas contra países que toman posiciones que no le favorecen, o incluso que usan un lenguaje contra sus reivindicaciones en el Sáhara Occidental. Cuando, en 2015, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia revisó la votación parlamentaria de 2012 sobre el reconocimiento de la RASD, el gobierno marroquí amenazó de inmediato con boicotear todos los productos suecos si se seguía en esa política; Suecia mantuvo cierta neutralidad, respaldando los esfuerzos de la ONU pero acabó cediendo al chantaje marroquí.

En 2016, Marruecos expulsó a docenas de miembros del personal de la MINURSO y casi retiró a todos sus 2,300 soldados involucrados en varias misiones de paz de la ONU después de que el ex Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, utilizara el término "ocupación" en referencia al territorio.

En estas circunstancias, es improbable que se mantenga el statu quo, y cada parte en este conflicto ha renovado las razones para buscar una solución, ya sea para detener las nuevas arenas movedizas o para anticiparse a la política exterior de los prominentes gobiernos occidentales.

Publicar un comentario

0 Comentarios