La visita de Francisco Franco al Sahara Occidental en el año del "Viento Rojo"

Madrid, 09 Julio de 2020. - (ECSAHARAUI)







Por Abderrahman Budda/ECS 


GAGOMILITARIA: "OPERACIÓN GOLONDRINA" LA EVACUACIÓN DE TODO EL ...


Despues del descubrimiento de los yacimientos de fosfatos del Sahara Occidental (1947), por el geologo Manuel Alias, el generalisimo Francisco Franco, decidió visitar al territorio saharaui; que en aquel tiempo formaba parte del Africa Occidental Española (AOE), atraido por los ricos minerales recién descubiertos y las grandes reservas de riquezas marinas. El máximo jefe del Estado español no se preocupaba por el sistema educativo ni de salud de los habitantes del Sahara, solo les interesaba las ganancias multimillonarias de las empresas españolas que operaban en la zona.







La visita presidencial se realizó en el año 1950, al que llaman los saharauis: año del Viento Rojo; ya que para los habitantes autóctonos del Saguia el Hamra y Rio de Oro, cada año lleva el nombre del acontecimiento más relevante ocurrido en dicho período, por ejemplo: 1913 es Um Leglaib, durante el cual fue derrotada una tropa invasora francesa en Glaib Ajchach. 1970 es el año de Zemla, en memoria a la gran manifestacion ocurrida en aquella era en el barrio de Zemla y asi sucesivamente (...).







Franco arribó a El Aaiún, capital del territorio, fundada por Antonio de Oro 1938 y habitada entonces por unos tres mil habitantes. Les acompañaban en este viaje: su esposa, Maria del Carmen Polo, como obsequio en el cincuenta aniversario de su nacimiento. Ademas, viajaban con el Caudillo los ministros del Aire, Transporte, Comercio y otros altos funcionarios militares y civiles.

El Generalisimo y su grupo fueron recibidos por el capitan general del AOE, Rivas y un desfile del Tercer Tabor de Tiradores, tropas de Maharistas vestidos de paisanos y montados en camellos, después desflaron las Tropas Nomadas del Saguia El Hamra, valerosos guerreros del desierto, montados del mismo modo, además de una gran multitud de ciudadanos saharauis que rompieron en vitores de viva España y Franco, mientras las Baterias de Montaña disparaban las salvas de ordenanzas. Las mujeres bailaban sin descanso demostrando su habilidad y la dulce armonia de sus movimientos.







Francisco Franco pronunció un discurso en el acto, en el cual aseguraba su gran disposicion de ayudar al pueblo saharaui y no pedirle más que una sonrisa y agregó, "España aporta el progreso de la ciencia en la construcción y la salud para aliviar el dolor".

Al culminar su visita a la capital, el Generalisimo viajó en el avión presidencial a la plaza de la ciudad sureña de Villa Cisneros (actualmente Dajla), donde tropas Nomadas a camellos, una cuadra de pescadores y una concentración de civiles les rindió una calurosa bienvenida, donde disfrutó, otra vez, de danzas populares al son de los tambores y miltiples cantos tradicionales.

Franco visitó un centro de enseñanza, luego la factoria de pescados, donde escuchó los detalles de planes futuros para la ampliación de dichas instalaciones y otros centros de interés, luego finalizó su visita al territorio africano.

Sin duda alguna, Francisco Franco no deseaba para los saharauis una nación libre y soberana, sus eternos deseos y sueños eran mantener al territorio sometido al yugo colonialista formando parte del ya descompuesto Imperio Español.

Todos los países limítrofes que formaban la llamada Africa Occidental Francesa fueron independizados: Marruecos 1956, Mauritania 1960 y Argelia 1962.

Franco continuó aferrado al territorio saharaui ignorando totalmente los sectores de salud, educación y defensa.







En el Sahara, durante 98 años de colonizacion, no se habia fundado ninguna universidad y los estudiantes saharauis, con becas en España, solo llegaron a acceder a la universidad unos 22 alumnos de los cuales, solo dos o tres culminaron sus estudios. España no dejó para los saharauis un solo médico y en el ámbito militar solo alcanzaron al grado de teniente dos militares saharauis.

De esta manera las naciones vecinas desarollaron sus ejércitos adiestrados y finaciados por sus ex colonizadores quedándose el Sahara Occidental el eslabón más debil de la cadena. Estos países gobernados por dictadores sedientos de poder y sumisos a potencias occidentales, empezaron a mirar al territorio saharaui como chacales ambrientos a una gacela indefensa.

En 1970 una multitud de ciudadanos saharauis concentrados en el barrio capitalino de Zemla y liderados por Sidi Brahim Basiri presentaron un manifiesto, donde reclamaban el inicio de la descolonización de una manera pacífica. El gobierno franquista les negó tal derecho y reprimió a la manifestacion con sangre y fuego.

Después de la muerte de Franco, sus colegas de administracion traicionaron al pueblo saharaui con el asesoramiento de la CIA, el dinero de Arabia Saudi y la complicidad del rey Juan Carlos, dando luz verde a la Marcha Verde y posteriormente firmando los vergonzosos acuerdos de Madrid el 14 de noviembre de 1975 a cambio de garantizar la hispañolidad de Ceuta y Melilla, acceder al rico banco de pesca saharaui y la obtención de una parte de las ganancias de la empresa de Fosfatos de BuCraa.

El gobierno de Navarro Arias colaboró estrechamente con las tropas de Marruecos para emprender una matanza horrorifica con el fin del exterminio total de los habitantes del Sahara Occidental; los cuales enfrentaron estos invasores con gran valentia y ferocidad.

Franco que yace en su tumba, ignora que aquel pequeño y noble pueblo que le recibió en 1950 con dátiles y leche de camella, aplaudes, desfiles, vitores, sonrisas y muestras de lealtad fue agredido y expulsado de su tierra a causa de los planes expansionistas de algunas naciones vecinas y fruto de la política cobarde y errónea del regimen colonial que condujo al pueblo saharaui a un sinfín triste y tenebroso.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Cuando Franco enfermø de muerte estaba en marcha el proceso de descolonización del Sáhara y se preparaba el referéndum de autodeterminación, para el cual ya se había realizado el censo. Se opuso enérgicamente a las pretensiones de Marruecos acudiendo a organismos internacionales. Estaba dispuesto incluso a llegar a la guerra por defender el derecho de los saharauis. El no fue el que traicionó el Sáhara. Jamás se lo hubiera entregado a Hassan.

    ResponderEliminar