El Gobierno progres PSOE-UP, el Frente Polisario y la diplomacia vegana

● Acompaña la exclusividad política a la diplomacia. La diplomacia vegana.




Madrid, 21 Junio de 2020. -(ECSAHARAUI)

Por Salem Mohamed /ECS 




¿Por qué partido hay que votar? es la pregunta habitual que formulan ciudadanos y ciudadanas saharauis y Solidarios con la causa saharaui en España. Muchos de los políticos cercanos, de todos los partidos, han participado en caravanas de paz, han sido familias de acogida de niños saharauis, han visitado los campamentos de refugiados y quieren una solución para sus amigos y amigas en el Sáhara Occidental. Se sienten cercanos a un movimiento de solidaridad estructurado e inclusivo para todas las opciones políticas desde hace muchos años, mediante las Asociaciones de Amistad con el pueblo saharaui.




El nuevo gobierno de coalición de PSOE-UP marcará el inicio de un nuevo ciclo político, que concluyó por primera vez en un gobierno de coalición de izquierda y acabó con el bipartidismo. Unidas Podemos se ofreció para un pacto "de izquierdas".

Durante las campañas electorales en España, la cuestión saharaui, apenas ha tenido referencias marginales, en los programas de algunos partidos políticos. Desde las asociaciones, se recuerda que el Sáhara Occidental puede ser asunto relevante y entusiasta para los votantes que creen que la actitud desde España puede hacer algo más por los saharauis.

Unidas Podemos como Izquierda Unida en otro tiempo increpa al bipartidismo pero con capacidad de acción limitada. El partido de la agrupación de Pablo Iglesias ha perdido todos sus bastiones y sus ayuntamientos del cambio forman ya parte de la hemeroteca. Sólo el Ayuntamiento de Cádiz, aliado "inalienable" del Frente Polisario, ha logrado resistir el envite, y lo ha hecho renunciando a la marca morada. ‘Kichi’, de Adelante Andalucía, ganó con la mayoría absoluta.

Elevar los niveles de compromiso de la clase política andaluza con el Sáhara Occidental, ya no es la tarea, tanto Adelante Andalucía como IU continúan adheridos a sus principios de apoyo al Sáhara Occidental. Superar dificultades con el movimiento de solidaridad y ampliar opciones para que se vea la labor de la diplomacia saharaui durante el mandato del gobierno de coalición, es un reto. No todos se comprometen es cierto, pero ahí es la tarea de la diplomacia saharaui, que no consigue el acercamiento con el nuevo gobierno de la Izquierda. 

Siempre estamos a tiempo.




Las entidades de voluntariado lo intentan todos los días. Este año en la 44 edición de la Conferencia Europea de Solidaridad con el Sahara (EUCOCO), en noviembre de 2019, en la ciudad vasca de Vitoria, se habían puesto de manifiesto los difíciles equilibrios de los Altos cargos de las dos entidades políticas PSOE/UP en este conflicto. Ningún líder de izquierdas, socialista o de otra agrupación política ha participado en el evento, a diferencia de años anteriores.

Por un lado, a principios del años 2019, la mesa del Congreso, con los votos de PP y PSOE, impidió la celebración en una de sus salas, la Sala Constitucional, de la reunión del Inter Grupo parlamentario del Sáhara (actualmente en el gobierno), con presencia de parlamentarios nacionales, europeos y autonómicos, previamente a la celebración de la 44 edición de la EUCOCO.

Hay que recordar que en las dos cámaras legislativas españolas se han mantenido reuniones sobre el Sahara, la última se remonta al mes de febrero de 2018, cuando se celebró una jornada titulada ‘Sahara Occidental: de la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo a la responsabilidad internacional’.

Es más, parlamentarios del PSOE miembros del Inter Grupo del Sahara, participaron en actos, en el Congreso, cuando estaban en la oposición. Hay que citar además a parlamentarios socialistas implicados con los saharauis como Odón Elorza o la portavoz de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo, Iratxe García, miembro de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui.

Diríase que, queriéndolo o sin quererlo, se ha optado por una línea de exclusión de algunos de aquellos que simpatizan con la causa saharaui. En estos tiempos, limitarse a unos, en lugar de acudir a todos, no es el mejor camino. El equilibrio y diálogo con todas las opciones es nuestra fortaleza y responde también a la amplitud política de los movimientos solidarios.

Publicar un comentario

0 Comentarios