El Frente Polisario decidido a emprender en Nueva Zelanda una batalla legal por los recursos naturales del Sáhara Occidental

Madrid, 16 Junio de 2020.- (ECSAHARAUI)







Por Lehbib Abdelhay/ECS


New Zealand protesters stand up against “stolen blood phosphate ...


El movimiento para la liberación del Sáhara Occidental, el Frente Polisario, ha presentado el pasado mes de marzo una queja formal en el Tribunal Superior de Nueva Zelanda para evitar que el Fondo de Pensiones de Nueva Zelanda sigue invirtiendo en el territorio en disputa del norte de África, ocupado por Marruecos desde 1975.







El Frente Polisario y "New Zealand Superannuation" (Asociación de Fertilizantes) irán a la Corte suprema de Nueva Zelanda a litigar sobre las inversiones e importaciones de fosfatos que realiza esta empresa en los territorios ocupados, según el diario Stuuf.

Nueva Zelanda y Australia pretenden enriquecerse de los recursos naturales de un territorio en disputa sin el consentimiento de su población.

La representación del Frente Polisario para Australia y Nueva Zelanda está llevando ante los tribunales de Nueva Zelanda el "Fondo de Pensiones de Nueva Zelanda", para que deje de importar el fosfato del Sáhara Occidental.

Las compañías neozelandesas Ravensdown y Balance Agri-Nutrients importan alrededor de $ 30 millones al año para distribuirlo en granjas de toda Nueva Zelanda.

El Frente Polisario advirtió, en una nota difundida, que las inversiones perjudican la reputación de Nueva Zelanda como país responsable de la comunidad mundial. Por su parte el Fondo de Pensiones de Nueva Zelanda no aceptó las acusaciones y defenderá el caso.

Durante años, el Frente Polisario ha estado tratando de detener la extracción del fosfato del Sáhara Occidental por parte de Marruecos, que según el derecho internacional pertenece al pueblo saharaui.







Las compañías neozelandesas Ravensdown y Balance Agri-Nutrients importan alrededor de $ 30 millones al año para distribuirlo en granjas de toda Nueva Zelanda.

Por su parte, el representante saharaui en Australia y Nueva Zelanda, Kamal Fadel, afirma que el Fondo está expuesto de dos maneras: tiene inversiones en granjas en Nueva Zelanda que usan fosfato de sangre saharaui, e invierte a través de fondos indexados en compañías que operan en el Sáhara Occidental.

Según la Corte Superior de Auckland,se estableció una audiencia para el 27 de octubre, pero mientras tanto, la Asociación de Fertilizantes ha solicitado permiso para intervenir en el caso.

Al oponerse a la medida, el representante del Frente Polisario, Kamal Fadel, dijo a través de su abogado que la intervención era innecesaria y que sería perjudicial para las partes que podrían desviarse del tribunal o ampliar el alcance.

Sin embargo, la Asociación de Fertilizantes dijo que debería participar, ya que existía un riesgo real de que el resultado pudiera afectar los derechos legales de sus miembros y crear consecuencias comerciales y de reputación para ellos.


Hasta 2018, el Fondo de Pensiones invirtió en la agencia estatal de fosfato de Marruecos OCP, pero desde entonces retiró su participación.

"El pueblo saharaui está decidido a proteger sus recursos naturales con todos los medios disponibles. Esta acción legal es un mensaje claro para todos los involucrados en la explotación de los recursos naturales saharauis de que enfrentan acciones legales, riesgos de reputación y retiro de los inversores", dijo Fadel.

En 2017, un buque con destino al puerto de Tauranga con un cargamento de fosfato de 5 millones de dólares fue incautado en Sudáfrica, donde un tribunal determinó que pertenecía legalmente al gobierno saharaui, y no a OCP.

Marruecos invadió la región en 1976 cuando España se retiró como potencia ocupante, expulsando a muchos saharauis a campos de refugiados al desierto argelino.

La comunidad internacional ve el territorio como un territorio no autónomo bajo la autoridad administrativa legal de España y aún bajo la ocupación civil y militar marroquí.

Publicar un comentario

0 Comentarios