Ejército Saharaui, actor clave en la lucha contra el terrorismo y el narcoterrorismo en África Occidenta y Sahel



Madrid, 19 Junio de 2020. (ECSAHARAUI)

Redacción Lehbib Abdelhay /ECS Agencias




Para luchar contra el narcoterrorismo en la región, el ejército saharaui ha establecido patrullas móviles en áreas controladas por el Frente Polisario. La misión de estas tropas es doble: garantizar la protección de la soberanía y la integridad de su territorio nacional y evitar que los narcotraficantes cargados de resina de cannabis marroquí pasan a los países del Sahel y al norte de Malí.

Aquí les dejamos un completo análisis de la agencia rusa Sputnik sobre esta cuestión TR/ECS:

Ahmed examina con sus binoculares "Errabt" (el muro de la vergüenza), este muro que separa el territorio del Sáhara Occidental en dos, una parte bajo la administración del Frente Polisario mientras la otra parte es ocupada por Marruecos.




Construido entre 1980 y 1987, este muro es como una costra de rocas, terraplén y 7 millones de minas que se extiende por más de 2.700 kilómetros (de Norte a Sur). "Errabt" es sobre todo un dispositivo militar que requiere la presencia permanente de decenas de miles de soldados marroquíes.

Como muchos saharauis, Ahmed, de 24 años de edad, estudió en Argelia. "Obtuve un título en marketing de la Universidad de Skikda. Pero ahora tengo que luchar por mi país”, dice con una abierta sonrisa. Recientemente fue transferido a una unidad de reconocimiento de la segunda región militar del Ejército Popular de Liberación Saharaui (EPLS) y está bajo las órdenes de Mohamed Fadel, quien se unió a las filas del Ejército en 1975, en los 18 años de edad.

No hay rangos en el ejército saharaui: la experiencia, el entrenamiento y la función determinan el rango jerárquico de cada soldado. Ray-Ban negro atornillado en la nariz, el viejo combatiente expone al joven soldado la situación de las diversas unidades del ejército marroquí en la zona de Rouss Edirtt.




“Hay varios tipos de sonette (puestos militares marroquíes) y bases a lo largo del muro. Aquí estamos frente a la Base 6 con la Campana 61 a la izquierda. Una campana es una unidad de infantería responsable de alertar en caso de un ataque. Más al sur, hay un radar de detección, luego la Base 7 y el Timbre 71. Luego, la Base 8 y el Timbre 81. Así, hasta el Océano Atlántico. Este dispositivo puede parecer impresionante dados los recursos humanos y materiales involucrados, pero tiene muchos defectos”, explica.

Ubicada al noreste de Tifariti, la meseta de Rouss Edirtt aún conserva vestigios de las batallas entre los ejércitos marroquí y saharaui. El suelo rocoso está cubierto de marcas de artillería. A pesar del status quo político, los beligerantes respetan el alto el fuego que entró en vigor el 6 de septiembre de 1991. Pero durante la última década, los soldados del Frente Polisario han estado involucrados en una guerra contra nuevo enemigo: los narcotraficantes.

Los funcionarios saharauis acusan a Marruecos de suministrar una vasta red de resina de cannabis que atraviesa los países del Sahel. El principal productor mundial de resina de cannabis, el reino exporta esta droga a través de tres rutas principales: por mar al sur de Europa, por ruta argelina a países del norte de África y por ruta saharaui a Oriente Medio y Asia.

Es precisamente en estas redes que la unidad de Mohamed Fadel y Ahmed es responsable de luchar en la inmensidad del desierto. Equipados con Toyota Station (potentes camionetas con un motor V6), los traficantes generalmente provienen de Mauritania y el norte de Mali.

"Nos enfrentamos a delincuentes armados con Kalashnikovs y, a veces, incluso con ametralladoras. Algunos pertenecen a grupos terroristas que están activos en toda la franja del Sahel. El método es siempre el mismo. Los productores de resina de cannabis ponen fardos de "kif" (droga) en paquetes que envían al sur de los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Una primera red es responsable de llevar la droga al muro marroquí y pasarla al otro lado con la complicidad de los soldados marroquíes", dijo Ahmed.




Durante varios años, las autoridades marroquíes han lanzado un programa para combatir los narcóticos. Esto toma en cuenta los aspectos socioculturales de las poblaciones de las regiones productoras, además de los aspectos represivos. Durante 2019, los servicios de seguridad marroquíes incautaron 179 toneladas de cannabis. Pero Ahmed insiste en la complicidad de los soldados marroquíes en este tráfico transfronterizo:

"Hay que entender que es el lugar más minado del mundo, por lo que es imposible acercarse a esta zona militar sin el visto bueno del ejército marroquí". Una vez que las drogas están en nuestro territorio, los narcotraficantes se hacen cargo con sus potentes todoterrenos. Todas estas operaciones se producen por la noche, en la zona de amortiguamiento de cinco kilómetros donde no podemos intervenir".

La "ruta saharaui" se aceleró y luego se dirigió hacia el sureste a más de 170 km/ h. Su objetivo es salir de las áreas controladas por el ejército saharaui lo más rápido posible y unirse a Mauritania antes del amanecer y luego pasar a Mali. En el desierto, sin señal de tráfico o carretera, los narcotraficantes usan un GPS para navegar. Para detenerlos, las unidades de la segunda región militar realizan emboscadas y se enfrentan con armas y vehículos con ellos que a menudo salen ganando la batalla los soldados sabarauis, que tienen la ventaja de conocer el terreno.

Según Mohamed Fadel, las unidades de la segunda región incautaron más de 8 toneladas de resinas de cannabis durante el año 2018: "Todavía no tengo las cifras para el año 2019, pero supongo que serán más las capturas. Las drogas incautadas se destruyen en presencia del Ejército saharaui y miembros de la Misión de las Naciones Unidas para la Organización de un Referéndum en el Sáhara Occidental (Minurso).

Este tráfico transnacional de drogas está controlado por redes criminales conectadas a grupos terroristas que están activos en el Sahel. En octubre de 2019, en su último informe sobre la situación en el Sáhara Occidental, el Secretario General de la ONU reconoció la existencia de estas redes de tráfico que, en su opinión, representan una amenaza para el personal de mantenimiento de la paz.

"Los funcionarios de seguridad del Frente Polisario le dijeron a la Minurso que la región en su conjunto enfrenta un aumento en el tráfico de drogas. El Real Ejército de Marruecos (FAR) ha anunciado el éxito de cinco operaciones para combatir el contrabando en Smara y Um Dreiga. A principios de julio de 2019, las fuerzas militares saharauis arrestaron a traficantes al este del muro y confiscaron drogas y armas. A pesar de nuestra plena confianza en la voluntad de las partes para proteger a la Minurso, estos grupos armados representan una amenaza creciente e impredecible para el personal".

En el final de la misión de la unidad de Mohamed Fadel y Ahmed, los soldados regresan a su base en las colinas que dominan Tifariti. Entrenados para enfrentar un ejército regular, los soldados saharauis se enfrentan hoy a nuevas amenazas. Pero mantener el statu quo en el Sáhara Occidental continúa arrojando el espectro de una guerra entre el Frente Polisario y Marruecos.

Publicar un comentario

0 Comentarios