El "Plan de Autonomía" marroquí para el Sáhara Occidental, no ha avanzado ni un centímetro | Frente Polisario

Madrid, 30 Mayo de 2020. - (ECSAHARAUI)




Por Salem Mohamed/ECS




Después de la muerte del general Franco en 1975 y la posterior retirada de las fuerzas coloniales españolas, principalmente gracias a la acción del Frente Popular para la Liberación de Saguía el-Hamra y Río de Oro (Polisario), el Sáhara ocupado por España desde 1884, se ha convertido en el escenario de un conflicto que todavía no ha encontrado una solución, hasta el día de hoy.




El Reino de Marruecos, que ocupa ilegalmente el 80% del Sáhara Occidental, el área desértica del norte occidental de África con un área de 266,000 km², ubicado entre Mauritania en el sur, Argelia en el este y Marruecos en el norte, continúa reclamando la soberanía de la antigua colonia española.

En la otra parte, las fuerzas de resistencia saharauis están por su parte reclamando un referéndum de autodeterminación, que decida el futuro político del antiguo Sahara español, registrado desde 1963 en la lista de los territorios no autónomos de la ONU pendientes de descolonización.

El referéndum prometido al pueblo saharaui como parte de la descolonización ratificada en 1991, desafortunadamente no pudo llevarse a cabo, a pesar de las mediaciones y conversaciones mantenidas a través de enviados especiales designados por varios Secretarios Generales de las Naciones Unidas desde la década de 1980, para resolver, en vano, el estado colonial de esta rica región africana.

Sin embargo, en mayo de 1975, a petición de Marruecos, las Naciones Unidas solicitaron la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la situación política del entonces Sahara español con vistas a la retirada española. Menos de 5 meses después, la CIJ declara que "el Sáhara Occidental no era terra nullius antes de la ocupación española. Aunque se reconocen los vínculos históricos del territorio y su población con Marruecos y Mauritania, se consideran insuficientes para que el territorio sea mauritano o marroquí.




Se estableció así el derecho de la población local a ejercer su derecho a la libre determinación, y se rechazaron los reclamos de Marruecos. Una decisión que no agrada a Rabat, que decidió, desafiando el derecho internacional, invadir el Sáhara Occidental en noviembre de 1975.

España se retiró oficialmente de la región y transfirió la administración del territorio, ilegalmente de acuerdo con el derecho internacional, a Marruecos y Mauritania el 27 de febrero de 1976. El mismo día, el Frente Polisario declaró la creación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

En 1979, el Frente Polisario fue reconocido como el representante legítimo del pueblo saharaui por la Resolución 3437 de la Asamblea General del 21 de noviembre. El mismo año, el gobierno de Mauritania reconoció el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

Ni el Secretario General de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, ni el Enviado Especial de los Estados Unidos James A. Baker, ni el entonces nuevo Secretario General, Kofi Annan, pudieron imponer una solución en la dirección del resultado final del último Conflicto territorial africano.

El 10 de abril de 2007, el Frente Polisario presentó una propuesta para una solución política, asegurando la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental.

El 11 de abril de 2007, Marruecos propuso al nuevo Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, una propuesta de estatuto de autonomía para la región del Sahara, con el apoyo de Francia y España.

Pero una vez más, las negociaciones incondicionales a las que llamó la ONU, no pudieron tener éxito, Marruecos tropezó con el requisito previo de abandonar su declaración de soberanía sobre el Sáhara Occidental ...




Después de 5 años, Christopher Ross, enviado especial de Ban Ki-moon, en la medicación para las negociaciones entre los saharauis y los marroquíes. Marruecos lo declara persona non grata en 2015, después del rechazo de Ban Ki-moon de la solicitud marroquí de cambiar al mediador, acusado según ellos de parcialidad tras la publicación de uno de sus informes, pidiéndole a Rabat que mejorar la situación de los derechos humanos en la parte ocupada del Sáhara Occidental.

En 2017, el actual Secretario General, António Guterres, nombra al ex presidente alemán Horst Köhler como el nuevo enviado especial a cargo del archivo del Sáhara Occidental.

Este último pudo convocar una mesa redomda en Ginebra, el Frente Polisario y Marruecos, con los países vecinos de Mauritania y Argelia en diciembre de 2018. Aunque estas negociaciones no fueron exitosas, habrían marcado Una reanudación de las conversaciones.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, aún no ha encontrado un sucesor del alemán Horst Köhler que renunció en mayo de 2019 "por razones de salud".

En realidad, Horst Köhler le había contado a Antonio Guterres las restricciones impuestas por Marruecos y su falta de libertad de movimiento que le impedían tener acceso a interlocutores locales en los territorios ocupados saharauis.

"Minurso no tiene acceso a interlocutores locales al oeste del muro de arena, lo que continúa limitando su capacidad de evaluar de forma independiente la situación en el Sáhara Occidental con fines de análisis o seguridad", escribió el secretario general en su informe final sobre la situación en el Sáhara Occidental, transmitido al Consejo de Seguridad.

Peor aún, el reciente rumor del nombramiento del Ministro de Asuntos Exteriores eslovaco Miroslav Lajcák, sospechoso de esta delicada misión, finalmente no tuvo lugar su nombramiento.

El Ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, no dudó en castigar la candidatura de Miroslav Lajcák, cuyo perfil desagradó fuertemente al Reino. Hay que decir que, como representante de la ONU y la Unión Europea (UE), Lajcák participó en 2006 en la organización del referéndum de independencia de Montenegro.

Mientras que el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, había pedido al Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, en la cumbre de la Unión Africana celebrada en Addis Abeba a principios de febrero de 2020, que volviera a lanzar el proceso de solución de la cuestión del ¡El Sáhara Occidental, Marruecos continuó presionando a ciertos países africanos, para obtener ventajas económicas y financieras, para abrir representaciones diplomáticas en los territorios ocupados, a pesar de que no tienen ciudadanos allí!.

Por su parte, el recién elegido presidente de la Unión Africana, Cyril Ramaphosa, y también presidente de Sudáfrica, había reafirmado el apoyo de su país y de la UA al pueblo saharaui y su derecho a la autodeterminación en su discurso pronunciado en la apertura de los trabajos de la cumbre de Addis Abeba, comprometiendo aún más los deseos marroquíes en el Sáhara Occidental.

Acorralado, el régimen marroquí sabe que los resultados del referéndum podrían cuestionar la legitimidad del rey Mohamed VI y desestabilizar permanentemente a Marruecos, lo que también explicaría el apoyo francés y España al plan de autonomía propuesto por su aliado.

La supervivencia del Makhzen depende esencialmente de la ocupación de los territorios ocupados del Sáhara Occidental, una gran parte de la población que, desilusionada por tantos años de espera, ha vivido durante casi 40 años en campos de refugiados en Argelia. Hoy hay más de 180,000 que sobreviven gracias a la ayuda internacional y las esperanzas de un futuro pacífico.

A través de la voz de Brahim Ghali, Secretario General del Polisario y Presidente de la RASD, los saharauis afirman que "La confrontación militar con Marruecos es más que nunca posible", y agregó que el Frente Polisario "no podría estar involucrado en ningún esfuerzo que no respete "los derechos sagrados" del "pueblo saharaui" a la "autodeterminación", como todos los pueblos y países coloniales ".

Hoy, más que nunca, el pueblo saharaui está cada vez más impaciente y afirma recurrir a su derecho a las armas si las autoridades internacionales, primero la ONU pero también la UA, no logran afirmar la legalidad internacional. Piden a la comunidad internacional que "asuma sus responsabilidades" en caso de una confrontación militar inminente con Marruecos.

Publicar un comentario

0 Comentarios