El descontento social en Marruecos agravado por Covid-19 derroca al régimen de Mohamed VI

En un contexto económico marcado por la ausencia de lluvias, el Coronavirus agrava la situación social en Marruecos. Con frágiles infraestructuras sanitarias, las autoridades intentan gestionar las consecuencias de la epidemia. 

La política neoliberal de recortes para los servicios sociales que se ha seguido durante décadas se está cuestionando ahora.







Madrid, 26 Mayo de 2020. (ECSAHARAUI)

Por Salem Mohamed/ECS

Marruecos frente a la crisis

En un contexto económico marcado por la ausencia de lluvia, el coronavirus empeora la situación social marroquí. Con infraestructuras de salud frágiles, las autoridades están tratando de manejar las consecuencias de la epidemia, y el rey está en primera línea. La política neoliberal de régimen para los servicios sociales seguida durante décadas se ha puesto en tela de juicio.







El primer caso oficial de coronavirus apareció el 2 de marzo de 2020 en Marruecos. Según las autoridades, él era un residente marroquí en Italia y regresó para las vacaciones. Le siguieron dos casos de turistas franceses, y la cifra oficial al 1 de abril fue de 575 casos y 37 muertes. Las autoridades marroquíes tomaron medidas consideradas valientes relativamente temprano. A fines de enero, suspendieron los vuelos con China e intensificaron los controles en los puertos y aeropuertos internacionales.

Durante la primera fase de propagación del virus, ordenaron el cierre de mezquitas, cafeterías y restaurantes, así como todos los lugares de entretenimiento. Asimismo, todos los eventos deportivos y artísticos han sido cancelados. En cuanto a los vuelos internacionales, disminuyeron gradualmente antes de ser completamente suspendidos a mediados de marzo. La contención también se estableció antes del estado de emergencia de salud, decretada el 20 de marzo, hasta el 20 de abril.

En el momento del confinamiento, se desplegaron la policía y los vehículos blindados, tanto para tranquilizar como para disuadir a quienes no cumplieron. Las autoridades usaron los altavoces de las mezquitas y los megáfonos en la calle, e incluso llamaron a los pregoneros, con la esperanza de convencer a todos de que se quedaran en casa, adaptando el discurso y el dialecto utilizado cada vez a especificidades regionales.

La calma y la eficacia mostradas por las autoridades son bastante inesperadas, y pueden explicarse por las circunstancias excepcionales, expresadas por el Ministro del Interior, Abdelouafi Laftit, en una intervención llamativa: "Nunca las hemos necesitado tanto" el uno al otro como hoy ... Estamos embarcados en la misma galera. O todos nos ahogaremos, o todos seremos salvos ”(tenga en cuenta que la posibilidad de ahogarse precede a la de la salvación ...). Sin embargo, se han observado algunos arrestos violentos e incluso humillantes, marcados por la violencia física.

EL MAJZEN MANEJA LA CRISIS

Como es el caso con cada crisis, el régimen se ha asegurado de que el trabajo del gobierno y los partidos políticos hayan quedado atrás, quienes simplemente han observado y bendecido las decisiones tomadas. El rey apareció en primer plano, rodeado de sus ministros reales, impuestos al gobierno por el Palacio, y apoyándose en tecnócratas. El Ministro de Salud fue reemplazado por Mohamed Alyoubi, jefe de la dirección de epidemias del departamento, mientras que el jefe del gobierno, Saadeddine El-Otmani, casi vio a su Ministro del Interior convertirse el nuevo jefe del gobierno. El Primer Ministro ahora se encarga de compartir las declaraciones de Laftit en su página oficial en Facebook, además de algunas declaraciones que generalmente se burlan a gran escala en las redes sociales.







El historiador y analista político Maâti Monjib juzga que la velocidad requerida por las medidas tomadas obliga al régimen a salir de las sombras: "Así vemos su forma de operar y podemos juzgar quién gobierna realmente el país". "Pero el objetivo también es psicológico según él:" El Majzen no tiene miedo, en tiempos de crisis, de mostrarle a la gente que es él quien gobierna, porque el que refleja la imagen del poder está realmente garantizado para sostenerlo."

Al igual que muchos países, Marruecos ha utilizado una "exención de viaje" en el tiempo de confinamiento. Las autoridades optaron por un permiso otorgado por [moqadem - https://fr.wiktionary.org/wiki/moqqadem] y los jeques, los relevos de autoridad a nivel de distritos y aldeas, cuya relación con el los ciudadanos suelen estar tensos. En el momento de Driss Basri, Ministro del Interior de Hassan II en las décadas de 1980 y 1990, adquirieron la reputación de corruptos, además de la de informadores, ya que se les llama "los ojos de los servicios secretos". Este certificado limita a las personas que pueden beneficiarse de él a "solo un miembro por familia", allanando así el camino para los sobornos, especialmente porque el documento será válido hasta el final del estado de emergencia. Además, dado que la distribución de esta exención fue desigual en ciertas zonas, muchas personas salieron a buscar el moqadem y los jeques para tener uno, lo que contribuyó al incumplimiento de Confinamiento.

ENTRE EL FRACASO Y LA PANDEMIA GLOBAL DE COVI-19

Mientras tanto, las teorías de conspiración y los rumores han sido rampantes. Por ejemplo, la policía judicial arrestó a un salafista conocido como Abu Naim, acusado de incitar al odio y amenazar el orden público. Este último apareció en un video donde describió el Coronavirus como "un delirio, un producto de la imaginación, un espejismo", y criticó la decisión del Ministerio de Asuntos Religiosos de cerrar las mezquitas, porque es un país que hace que "es un país renegado". Han circulado otros videos que muestran a los ciudadanos que vieron el virus como una "plaga divina".

Según Maâti Monjib, en Marruecos hay un campo léxico muy rico en torno a enfermedades y pandemias, extraído de la historia del país. Sin embargo, el Majzen teme todo lo que la población pueda percibir como una "ira divina": "En un nivel teológico, Dios no puede estar enojado con un pueblo creyente, sino solo contra los tiranos que no respetan la religión", justicia y voluntad divina. Y en un país donde la abrumadora mayoría cree profundamente que la voluntad divina está por encima de la del rey y las autoridades, "esto solo puede debilitar la legitimidad religiosa del régimen". Porque "según la mentalidad imperante, si la autoridad es buena y sigue el camino de Dios, no pueden ocurrir cosas que amenacen la existencia de los musulmanes". Maâti Monjib cita como ejemplo el terremoto que destruyó la ciudad de Agadir, en el sur del país, en 1960, y que algunos conservadores habían visto como consecuencia del hecho de "ser gobernados por ateos", con referencia al dejado entonces en el poder.


Covid-19 : le Maroc achète les stocks de Nivaquine produits par ...

Un sistema de salud frágil

Ante la precariedad de la infraestructura y los servicios de salud, recurrir a Dios sigue siendo para muchos marroquíes el único refugio. En Tánger, Tetuán (norte del país) y Fez, los residentes corearon: "¡Dios es genial, y Él es el único capaz de ayudarnos! Muchos residentes en muchas ciudades organizan oraciones colectivas desde los techos o ventanas de sus hogares, pidiendo misericordia y perdón en un ambiente muy solemne.

Por su parte, las autoridades marroquíes son conscientes de que no pueden confiar solo en hospitales que, según el jefe del gobierno, tenían solamente 250 camas de cuidados intensivos en todo el país (para un total de 35 millones de habitantes). Ante los temores suscitados por esta afirmación, este último revisó el número al alza, refiriéndose a la cifra de 1.600 camas y afirmando que "las 250 camas mencionadas en primer lugar están dedicadas exclusivamente a pacientes con Coronavirus, pero podemos aumentar esta capacidad de acuerdo a nuestras necesidades".

En cuanto al rey, dio la orden de crear un "fondo especial para hacer frente a la pandemia de Coronavirus (Covid-19)" a fin de "garantizar los gastos relacionados con el equipamiento de las infraestructuras de salud". También anunció que el gobierno propondrá medidas para apoyar a las pequeñas y medianas empresas que están en dificultades, así como a los empleados.


También se ha creado una web en el sitio del Tesoro, disponible para personas físicas y jurídicas. Para alentarlos a ser generosos, la Dirección General de Impuestos anunció que las donaciones no serían gravables. Varias empresas públicas y privadas, así como establecimientos públicos y organizaciones profesionales respondieron a la llamada. La Dirección General de Seguridad Nacional y la Dirección General de Vigilancia del Territorio de Marruecos (servicios secretos) contribuyeron con un monto de 40 millones de dirhams (3,7 millones de euros), por no mencionar cifras públicas y ministros, como el de agricultura y pesca, Aziz Akhnouch, o Otmane Ben Jelloun, el CEO del Banco de África, ambos multimillonarios.

Marruecos ha reunido 23.5 mil millones de dirhams (2.11 mil millones de euros) hasta la fecha para combatir el coronavirus, o el 2.7% de su PIB (108.5 mil millones de euros en 2019). El 27 de marzo, las autoridades anunciaron que se proporcionará ayuda financiera a los hogares más vulnerables, cuya cifra se estima oficialmente en 8 millones. Así, a partir del 6 de abril, los hogares compuestos por una o dos personas recibirán ayuda de 800 dirhams (72 euros), los de 3 a 4 personas recibirán 1,000 dirhams (90 euros) y los de más de 4 personas 1 200 dirhams (108 euros).

CUARENTA AÑOS DE AUSTERIDAD

La situación marroquí es aún más crítica dado que la crisis del coronavirus se produce en un año de sequía, en un país cuya agricultura sigue estrechamente vinculada a los caprichos del clima. Según el experto económico Najib Aksabi, "estamos experimentando dos graves crisis al mismo tiempo". Ya habíamos visto antes del coronavirus el comienzo de un año económico y social difícil debido a la sequía. Las previsiones hablan de una cosecha de 40 millones de quintales de trigo, un 42% menos que la cosecha del año pasado y un 34% en comparación con el promedio de los últimos 5 años". Según Maâti Monjib, "el efecto psicológico de la sequía aumenta diez veces su efecto material, porque las familias dejan de gastar y prefieren ahorrar, mientras que los empresarios evitan invertir, lo que tiene un efecto dominó en todos los sectores, incluido el turismo, que se supone que prosperará en climas cálidos. El marroquí sigue siendo ante todo un campesino ".







Pero, sobre todo, como otros países, esta crisis también ha demostrado a los políticos la fragilidad de los servicios públicos y el error que ha sido la marginación de sectores vitales considerados no rentables, como la salud o la educación. "El régimen ha seguido centrándose en la seguridad, hasta el punto de que hoy es el ministerio del interior el que controla otros ministerios. Son sus empleados los que manejan la situación en el terreno”, comenta Maâti Monjib.

Un punto de vista compartido por Najib Aksabi, quien cree que la crisis ha demostrado el agudo fracaso del neoliberalismo salvaje, quien trató de hacer creer que el mercado y el sector privado podrían hacer todo: "Hemos estado siguiendo políticas de austeridad dictadas por instituciones internacionales. Esta crisis ha abierto los ojos de todos."

En una entrevista controvertida, el comisionado de alta planificación Ahmed Halimi dijo que "el año 2020 será el peor para la economía marroquí desde 1999", estimando que la tasa de crecimiento no superará el 1% (el Banco de Marruecos lo estimó en 2.3% a mediados de marzo). Según Halimi, la crisis del Coronavirus mostró "las debilidades del régimen y la ausencia de un sistema autoritario que solo beneficia a la monariaquía.

Fuente ORIENTXXI

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Un Moro en Marruecos28 de mayo de 2020, 2:47

    Apreciado Salem Mohamed,

    No se venda usted tanto a los españoles. Mire su nombre, por mucho que sepa castellaño y conozca la cultura española le considerarán siempre como un MORO. Olvídese por un instante de la política y le diría simplemente que nosotros, los marroquíes o los moros, somos tus hermanos.

    Volviendo a la política, sabemos que su SM el Rey Mohammed VI es el mandamás del país, no es ningún secreto y al menos, los que vivimos en Marruecos, estamos contentos con ello.

    En fin Don Mohammed, en vez de criticar a su país, Marruecos, léase usted el siguiente artículo del periodico de derechas EL MUNDO: https://www.elmundo.es/internacional/2020/05/23/5ec8171ffc6c83013b8b457f.html.

    Fue una grata sorpresa ver a un periódico español alabando acciones de Marruecos y de SM el Rey Mohammed VI, cosa que pasa 1 vez cada 1000 años.

    Dile a Don Pablo Iglesias que los moros le comentan que ustedes tienen el conflicto del Sáhara más que perdido y que inchaAllah se reconocerá por Organismos Internaciones como suelo marroquí.

    ResponderEliminar