Marruecos aprueba su polémico proyecto de ley contra las voces críticas y amordazar más las redes sociales

Madrid, 29 Abril de 2020. (ECSAHARAUI)






Redacción Lehbib Abdelhay/ECS





El régimen en Marruecos se toma muy en serio la lucha contra la "desinformación y los bulos", hasta el punto de que se aprobó un proyecto de ley contra las noticias calificadas por el gobierno como falsas (las famosas “fake news”). Sin embargo, la nueva medida nace envuelta en polémica, ya que activistas, críticos políticos y grupos de derechos humanos temen que se convierta en una herramienta que de pie a abusos de poder o restrinja más la libertad de expresión en en el país que ocupa el puesto número 151 de los 180 que figuran en el índice de libertad de expresión.






El proyecto de ley que se preparó a escondidas y cuyo régimen se ha esforzado por mantener sus términos bajo el sello del secreto, conmocionó a la opinión pública en Marruecos y provocó un escándalo. El proyecto de ley en cuestión, número 22.20, se aprobó hace cinco semanas, el 19 de marzo de 2020, pero el gobierno no quería hacerlo público hasta ayer, según recoge Le Courrier Du Rif.

El youtubeur marroquí Mustapha Swinga filtró extractos del proyecto de ley en las redes sociales, algo que indignó a la opinión pública debido a su clara intención de amordazar más las redes sociales y asegurarse de que las opiniones de los usuarios de internet son criminalizados.

El texto del proyecto, que se supone no atañerá a opiniones, críticas, sátiras o parodias, permite al gobierno poder exigir correcciones en un texto, ordenar la eliminación de contenidos vistos por las autoridades como falsos o bloquear páginas web que se consideren que propagan falsedades que van en contra del interés del gobierno.

Para los que no cumplan con la ley, se prevén duras penas de hasta tres años de prisión o multas de 50.000 dirhams. En la actualidad, Marruecos ocupa el puesto número 151 de los 180 que figuran en el índice de libertad de expresión de Reporteros sin Fronteras, publicado la semana pasada.

El propósito del proyecto de ley es, por ejemplo, prohibir cualquier llamada a boicotear marcas, como sucedió en 2018, durante un boicot que se dirigió a varios productos de consumo.






La campaña, lanzada en las redes sociales, apuntó al agua mineral Sidi Ali, los productos lácteos del grupo Centrale-Danone y las estaciones de servicio de Afriquia, acusados ​​de haber aumentado sus precios sin tener en cuenta el poder adquisitivo de los consumidores. 

El artículo 14 de este proyecto de ley impone una "pena de 6 meses a 3 años de prisión" y una multa de 5,000 a 50,000 dirhams contra cualquiera que "llame al boicot o incite públicamente a boicotear ciertos productos, bienes o servicios" a través de redes sociales o redes de distribución abiertas". Los usuarios de Internet han expresado su enojo bajo varios hashtags contra este pseudo proyecto de ley.

Publicar un comentario

0 Comentarios