Todo irá bien

Niñas en los campamentos saharauis / Foto Amaia Carracedo
Los refugiados saharauis, que ya sufren un confinamiento desde hace 44 años, no han querido olvidarse de sus hermanos españoles e italianos en estos momentos tan difíciles.







Campamentos saharauis, 21 Marzo de 2020. - (ECSAHARAUI)

Por Benda Lehbib /ECS



Cuando el orgullo es que se te llene de felicidad el corazón, y él mismo la bombee hacia todas y cada una de las direcciones de tu cuerpo. 


Indiscriminadamente y sin pensárselo. Sin hacer elecciones ni priorizar a dónde irá primero. Para que la sientas en todos los poros de tu piel. Para que te estremezcas, te emociones y vibres.

Cuando el orgullo es que no puedas dejar de expresar, de abrazar, de aplaudir. Aunque tengas las manos rojas e hinchadas, y hasta te duelan. Aunque se te salten las lágrimas y rueden sin control por tus mejillas. Cuando no tratas ni de esconderlas ni de secarlas. Aunque sientas que todos te miran y hasta se preguntan qué te pasa. O aunque de antemano, ya lo sepan. Y seguro, que sienten lo mismo.







Cuando el orgullo es saber que pusiste lo mejor, diste lo mejor, hiciste lo mejor. Sin buscar recompensas, premios ni propinas. Pusiste lo mejor de ti. Te pusiste tú en cada uno de tus actos. Con el corazón, con tu esfuerzo y con tu sentimiento. A pesar del agotamiento, las horas robadas al sueño o todo aquello a lo que renunciaste. A pesar de las dudas, del miedo y del coste.

Desde los Campamentos de Refugiados Saharauis, estamos con vosotros. Ayer, hoy y siempre. Venceremos.

Publicar un comentario

0 Comentarios