Según los amantes de la conspiración, la epidemia del coronavirus no ha sido por casualidad

Madrid, 24 Febrero de 2020. -(ECSAHARAUI)

Por Agencias /ECS actualización
Resultado de imagen de la epidemia del coronavirus no ha sido por casualidad

¿Sabemos quién es el "paciente cero" del coronavirus?

La respuesta corta es no. No lo sabemos
.

Las autoridades chinas dijeron que el primer caso de coronavirus fue el 31 de diciembre de 2019. Inmediatamente, muchos de los primeros casos de la infección fueron vinculados a un mercado de mariscos y animales en Wuhan, en la provincia de Hubei.

Esta región es el epicentro del brote. Casi el 82% de los más de 75.000 casos registrados en China y el mundo son de Wuhan, de acuerdo a estadísticas recogidas por la Universidad John Hopkins, Estados Unidos.

Sin embargo, un estudio publicado por investigadores chinos en la revista médica Lancet asegura que la primera persona diagnosticada con covid-19 fue el 1 de diciembre de 2019 y que "no tuvo contacto" con el mercado.

Wu Wenjuan, doctor en el hospital Jinyintan en Wuhan y uno de los autores de ese estudio, dijo al servicio chino de la BBC que el paciente era un hombre anciano que padecía Alzheimer.

"El paciente vivía a cuatro o cinco estaciones de autobús del mercado de mariscos y, como estaba enfermo, básicamente no podía salir de casa", dijo Wu Wenjain.

Llevamos varias semanas hablando del mismo tema: el coronavirus o COVID-19 y su expansión a nivel mundial. China ha elevado hoy a 2.592 los fallecidos por el virus, y a más de 77.000 los casos de infectados. 

En el país se están tomando todo tipo de medidas extraordinarias; por hacer, el gobierno del país ya ha anunciado que se va a poner hasta a ‘limpiar’ todo el dinero para intentar frenar la expansión del virus. Sin embargo, el coronavirus ya se ha expandido a otros países de Asia y Europa. Las últimas noticias informan de una quinta persona ha fallecido en Italia, y el protocolo contra el virus se ha activado en España este pasado fin de semana, después de que se detectara un caso sospechoso de una mujer de La Rioja, que recientemente habría viajado a Milán.

Según los amantes de la conspiración en Internet, que hay muchos, el virus podría provenir de los laboratorios de máxima seguridad, situados a escasos metros del mercado de donde la versión “oficial” señalaría que podría procede el virus y que se dedica, entre otras cosas, a la recogida e identificación de patógenos. Investigadores que habrían creado el virus a propósito o por accidente, y que se habría propagado sin remedio.

A todos nos gusta una buena conspiración, pero esta teoría ya se ha desmentido. Nada menos que 27 investigadores especializados en salud pública han publicado un manifiesto en el portal The Lancet en el que han negado estas teorías y han querido recalcar el peligro de la circulación de este tipo de teorías que generan desinformación y pánico entre la población.

“Hemos comprobado cómo los científicos, expertos en salud pública y profesionales médicos en China han trabajado de manera diligente y eficiente para identificar de manera rápida este brote, han puesto en marcha las medidas necesarias para reducir su impacto y han compartido sus resultados con la comunidad sanitaria a nivel mundial con total transparencia”, dicen, en el manifiesto publicado, “Condenamos fuertemente las teorías de la conspiración que sugieren que el coronavirus no tiene un origen natural. Estos rumores y desinformación ponen en peligro la publicación 
abierta, rápida y transparente de datos sobre esta epidemia.

¿Por qué a tantos científicos no les gusta mucho el término?

Muchos expertos en salud están en contra de identificar los primeros casos documentados de una epidemia por miedo a que pueda desencadenar desinformación o victimización de la persona.

Un ejemplo famoso es el del hombre que fue erróneamente identificado como el "paciente cero" de la epidemia del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Gaetan Dugas, un canadiense homosexual asistente de vuelo, es uno de los pacientes más demonizados de la historia. Se le culpa de expandir el VIH en EE.UU. en los años 80.

Tres décadas después, los científicos dijeron que Duga no podía ser el primer caso. En un estudio de 2016 demostraron que el virus había migrado desde el Caribe a EE.UU. a comienzos de los 70.

Publicar un comentario

0 Comentarios