EE.UU le dio la espalda a Marruecos en la cuestión del Sáhara Occidental

Madrid, 05 Febrero de 2020,- (ECSAHARAUI).




Por Nasra Mah Iahdih y Lehbib Abdelhay/ECS.



A pesar de ser su primer aliado estratégico fuera de la OTAN en África, o por lo menos eso es lo que considera Rabat, Estados Unidos ha dado totalmente la espalda a Marruecos en el conflicto del Sáhara Occidental, y ha mostrado su claro rechazo a reconocer la soberanía de Marruecos sobre el territorio, ocupado desde la salida de España en 1975.




El presidente del Comité de defensa en el Congreso de los Estados Unidos, James Inhofe Montaine, de la Cámara de Representantes de EE.UU., señalo, durante su visita a la República Saharaui el año pasado, que la administración de Trump "presta especial atención al conflicto del Sáhara Occidental", un hecho que ha sido demostrado por la propia prensa norteamericana tras el veto de Washington de un presunto acuerdo para legitimar la ocupación marroquí del Sáhara Occidental, informa Axios.

Inhofe reiteró, en una conferencia de prensa, el firme apoyo de su país a la descolonización del Sáhara Occidental y señaló, durante la rueda de prensa celebrada en la sede de la presidencia de la RASD, que la cuestión saharaui es un problema de descolonización. Dijo también que EE.UU continuará apoyando el legítimo derecho del pueblo saharaui a la libre determinación. En ese sentido el congresista expresó que su visita a la República Árabe Saharaui, se enmarca en una visita de solidaridad y apoyo al pueblo saharaui.

Estados Unidos desempeña un papel importante y crucial en la lucha por la paz y está debatiendo seriamente una solución pacífica para el problema del Sáhara Occidental, de acuerdo con las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU.

"EE.UU es uno de los Estados que apoyan la idea de que se celebre un referéndum con respecto al conflicto del Sáhara Occidental."

Durante la ocupación militar del Sáhara Occidental, la oficina de Henry Kissinger, ex secretario de Estado de EE.UU durante los mandatos de Richard Nixon y Gerald Ford entre 1969 y 1977, supervisó la operación militar marroquí neutralizando cualquier acción posible por parte de España en el territorio. Según una revelación clasificada de Weakileaks en 2011, más conocida por "Los Cables de Kissinger". Los documentos, que este medio tiene acceso, mostraban el apoyo militar, político y logístico por parte de los Estados Unidos al entonces régimen de Hassan II en la guerra del Sáhara. La CIA se ha involucrado de manera directa en la ocupación del territorio y posteriormente en la normalización de la misma.

A lo largo de todos estos años, concretamente, 29 años desde la firma del alto el fuego entre el Frente Polisario y Marruecos bajo los auspicios de las Naciones Unidas, la administración americana siempre se ha mostrado a favor de Marruecos en sus reivindicaciones sobre la antigua colonia española del Sáhara Occidental, incluso lo apoyaba en el Consejo de Seguridad de la ONU. Pero esto ha cambiado drásticamente a partir del año 2006 cuando en 2013 la actual administración americana apostó por una prórroga "no técnica" de la misión de las Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental (Minurso) para que incluya entre sus competencias la supervisión de los Derechos Humanos en la parte ocupada del Sáhara Occidental.

En los años siguientes, en 2012, el Frente Polisario y Marruecos se reúnen tras años de estancamiento en Manhasset en Nuevas York (Estados Unidos) para unas negociaciones diplomáticas directas bajo la presidencia del ex enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, Christopher Ross. Estas negociaciones se concluyeron sin ningún avance para que seis años después se vuelven a reunir en Ginebra, pero esta vez bajo la supervisión del ex presidente alemán y ex enviado especial del secretario general de la ONU para el Sáhara Occidental; Horst Köhler, y no en unas negociaciones oficiales sino en una mesa redonda preparatoria.

Las partes en conflicto: el Frente Polisario y Marruecos, así como también los países vecinos y observadores como Argelia y Mauritania, concluyeron su primera reunión en seis años, el 6 de diciembre de 2018 en Ginebra con el objetivo de volver a reunirse para finales de marzo de 2019.

La administración de Trump presionó en el Consejo de Seguridad de la ONU para que la misión de la ONU en el territorio sea únicamente renovada por seis meses, algo que ha encendido las alarmas en Marruecos y Francia.

Ante todos estos acontecimientos favorables a la causa saharaui, el pueblo saharaui recibe con las manos abiertas cualquier iniciativa que genera avance en la resolución del conflicto, y así, podrá regresar a su hogar del que fue expulsado por parte de las fuerzas marroquíes en 1975. España ausente del tema.

Publicar un comentario

0 Comentarios