Cuando Hassan II aceptó un referéndum en el Sáhara Occidental bajo supervisión internacional

Madrid, 06 Febrero de 2020, -( ECSaharaui )







Redacción Agencias/ Por Lehbib Abdelhay / ECS 



Hassan II de Marruecos


En el año 1981, el difunto rey de Marruecos Hassan II voló a la capital de Kenia para participar en la cumbre de la Organización de la Unidad Africana (OUA). En Nairobi. En esa cumbre el monarca anunció que Marruecos está listo para acordar un referéndum sobre la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental. Tres años después, la organización continental aceptó a la RASD, la «República Árabe Saharaui Democrática », como un miembro de pleno derecho en el bloque continental.







A mediados de la década de los setenta, Trípoli y Argel eran las dos capitales más influyentes en África. En enero de 1976, un Comité de Liberación de la Organización de la Unidad Africana (OUA) instó al organismo en una reunión celebrada en Maputo, Mozambique, a reconocer el Frente Polisario como un «Movimiento de Liberación Africano». En menos de un mes, el Frente Polisario anuncia la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática conocida por la RASD.

Durante una cumbre de la OUA celebrada el 17 de julio de 1978 en Jartum (Sudán), los líderes africanos pidieron el cese de las hostilidades en el Sáhara Occidental y recomendaron la necesidad de una solución política para resolver el conflicto bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

La cumbre ordenó la creación de una trueka (un compuesta por cinco presidentes africanos, a saber, de Sudán, Guinea, Malí, Nigeria y Tanzania, para estudiar el conflicto del Sáhara Occidental y presentar sus recomendaciones en las próximas cumbres. En 1979 en Monrovia, la Organización de la Unidad Africana concluyó que el «pueblo del Sáhara Occidental» debería tener el derecho a la libre determinación mediante un referéndum libre y trasparente donde el pueblo saharaui pueda decidir sobre su futuro.

Esta conclusión puso a Marruecos en una situación difícil, ya que muchos países africanos mostraban su apoyo al Frente Poisario. Ante esto, el difunto rey de Marruecos Hassan II sorprendió a todos al anunciar que acepta la idea de un referéndum en la antigua colonia española que anexionó cuatro años atrás.

Aceptar la idea de un referéndum en el Sáhara Occidental


En junio de 1981, Hassan II voló a la capital de Kenia, donde pronunció un discurso ante los líderes de la Organización de la Unidad Africana (OUA). El monarca comenzó su discurso explicando las razones detrás de su decisión de aceptar el prometido referéndum. Hizo hincapié en que la unidad de África fuerte y sólida era un asunto muy importante para él y que preservarla es algo que le importaba.







"Hemos decidido tener en cuenta la idea de un referéndum que se base en condiciones que respeten las recomendaciones recientes hechas por el Comité Especial", dijo Hassan II. El organismo africano acogió con beneplácito la decisión del rey marroquí y decidió «establecer un comité ejecutivo compuesto por Guinea, Kenia, Malí, Nigeria, Sierra Leona, Sudán y Tanzania y le otorgó el derecho de garantizar, en colaboración con las partes involucradas en el conflicto, la implementación de las recomendaciones formuladas por el comité de la OUA».

La organización también instó a "las partes involucradas en el conflicto, el Frente Polisario y Marruecos, acordar inmediatamente un alto el fuego" y pidió al comité ejecutivo de la OUA "que garantice la implementación de este alto el fuego sin demora". Entonces en ese momento, Hassan II se retractó y dijo que era deber de las Naciones Unidas contribuir a la organización de ese referéndum. Francia entonces no tenia mucho poder en la África recién independizada, pero si en la ONU con su derecho al veto.

En una carta dirigida al entonces presidente de Kenia, Daniel arap Moi, presidente de la Organización de la Unidad Africana en ese momento, Hassan II escribió: «Basado en lo que le hemos dicho al comité, no escatimaremos esfuerzos para facilitarlo, siempre en el marco de la soberanía marroquí, el referéndum, que respaldaría la paz en el Sáhara Occidental».

Hablando en el Comité de Seguimiento de África el 24 de agosto de 1981, el Rey dijo que "Marruecos está más que decidido para respaldar a sus hermanos africanos para asegurar que todo el procedimiento de este referéndum se lleve a cabo de principio a fin". Mientras tanto, el soberano rechazó la idea de establecer una oficina temporal de las Naciones Unidas en el Sáhara Occidental.

El Comité Ejecutivo de la OUA, y después de escuchar a todas las partes, decidió llevar a cabo un «referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental e implementar un alto el fuego entre las partes». «Todos los saharauis incluidos en el censo de 1974 realizado por las autoridades españolas tienen el derecho de votar». También se decidió hacer el referéndum sobre dos opciones: «independencia» o «integración de Marruecos», dijo el comité en sus conclusiones.

El 25 de septiembre de 1981, M'hamed Boucetta, Ministro de Estado a cargo de Asuntos Exteriores en Nueva York, entregó una carta al presidente de Kenia, Arap Moi, en la que el rey Hassan II se refería a algunas de las decisiones tomadas por el Comité Ejecutivo de la OUA de que él no aceptará nunca.

En una reunión los días 7 y 8 de febrero de 1982, el Comité Africano de Seguimiento decidió establecer una administración interina para organizar un referéndum justo e imparcial. Sin embargo, el 8 de febrero, Marruecos reiteró ante el Comité de Seguimiento en Nairobi la negativa del Ministro de Relaciones Exteriores a establecer una administración interina en el territorio ocupado del Sáhara Occidental.

La organización de la Unión Africana y el conflicto del Sáhara Occidental


En febrero de 1982, durante la trigésima octava sesión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de África, celebrada en Addis Abeba, la solicitud de la «República Árabe Saharaui Democrática» para unirse a la OUA fue aceptada y aprobada por 26 estados miembros. La cumbre de la OUA estaba programada para celebrarse en la capital libia, donde se suponía que el Frente Polisario asistiría por primera vez a una Organización de la Unidad Africana.

En reacción a eso, Marruecos, Zaire (ahora la República Democrática del Congo), Senegal, Sudán y Somalia, decidieron boicotear la cumbre.

En noviembre de 1984, una delegación que representaba a la «República Saharaui» dirigida por el difunto líder del Frente Polisario Mohamed Abdelaziz asistió a una cumbre de la Organización de la Unidad Africana, celebrada en Addis Abeba, por primera vez. Esto empujó a Marruecos a abandonar la organización hasta el pasado año.

Durante la sesión de apertura, el jefe de la delegación marroquí, el difunto canciller real Ahmed Reda Agdeira, anunció la decisión de Marruecos en una carta escrita por el rey Hassan II. Marruecos abandonó la organización continental y la RASD sigue su camino y participó en la fundación de la UA.

Publicar un comentario

0 Comentarios