Ninguna reacción oficial del presidente del comité de Al Quds sobre el "Acuerdo del Siglo"

Madrid, 29 Enero de 2020. -(ECSAHARAUI)

Redacción Lehbib Abdelhay/ECS actualización



El presidente del Comité de Al Quds, el rey de Marruecos Mohamed VI, se ha mantenido en silencio total tras la presentación del polémico 'Acuerdo del Siglo' rechazado por los palestinos. Las reacciones respecto al 'Plan de Paz' publicado ayer por la Casa Blanca, están lejos de ser unánimemente rechazadas por el Palacio Real marroquí.

Por sesgado que sea a favor de Israel, el "acuerdo del siglo" prometido por Donald Trump se reveló en presencia de tres embajadores árabes. Representantes en Washington de los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Omán asistieron el martes 28 de enero a la presentación del plan de paz del presidente de Estados Unidos. Su inesperada presencia, en medio de los partidarios hirvientes de Benjamin Netanyahu, el Primer Ministro del Estado hebreo, que no dejó de saludarlos, indica que el consenso árabe sobre Palestina, encarnado por el plan del rey Abdullah de Arabia Saudita en 2002 comienza a desmoronarse. El presidente del Comité de Al Quds, Mohamed VI, no reaccionó al Plan estadounidense.

Este texto (el Plan de Arabia Saudita de 2003), adoptado por la Liga Árabe, llama a la creación de un estado palestino sobre todos los territorios ocupados en 1967, con Jerusalén Oriental como su capital. Tantos elementos que faltan en el documento presentado por la Casa Blanca, que ofrece a los palestinos un pseudoestado, fragmentado por las colonias, amputado del Valle del Jordán, con, como capital, suburbios simples de la Ciudad Santa.

Sin embargo, las reacciones en la escena diplomática árabe están lejos de ser unánimemente opuestas al Plan de Trump. Los Emiratos Árabes Unidos, que se han acercado silenciosamente a Israel en los últimos años debido a su hostilidad compartida hacia Irán.

La Excepción marroquí

El rey de Marruecos preside actualmente el Comité Al Quds, una organización internacional que reúne el apoyo árabe a la causa palestina y cuyo objetivo es trabajar por la preservación del patrimonio religioso, cultural y urbano de la Ciudad Santa ocupada por Israel.

Es por esta razón que Jared Kushner decidió reunirse con el monarca a finales del 2019. En realidad, el Comité de Al Quds no tiene ningún peso económico o político. No se ha distinguido por ninguna acción digna de ser reportada en casi medio siglo de existencia. Marruecos está utilizando principalmente este Comité, creado por iniciativa de la Organización de la Conferencia Islámica, como una herramienta diplomática "complementaria" para chantajear.

¿Qué posición adoptará Mohamed VI con respecto al plan de Trump?. Según observadores internacionales, Marruecos había pedido apoyo político a Washington en el conflicto del Sáhara Occidental a cambio de firmar h respaldar el "Acuerdo del Siglo" que tumba por completo las aspiraciones palestinas de crear un Estado propio e independiente.

El supuesto se mantiene, especialmente cuando Estados Unidos se ha convertido, con los años, en un actor crucial en las discusiones sobre el futuro del Sáhara Occidental. Un actor que cada vez apoya más el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.

La cuestión del Sáhara Occidental fue tratada entre Kushner y Mohamed VI ya que, según un portavoz del palacio real marroquí, las discusiones entre el monarca y el yerno de Trump se centraron en el "fortalecimiento de la asociación estratégica entre los Estados Unidos y Marruecos, y desarrollos en la región del norte de África y Oriente Medio", según reveló el rotativo argelino El Watan.

Los mismos observadores notan que Mohamed VI está más cerca de los israelíes que de los palestinos. En la época del rey Hassan II, Tel Aviv ha asesorado a Marruecos en la gestión de la guerra del Sahara Occidental. No es una coincidencia que los especialistas mencionen similitudes entre los conflictos saharaui y palestino-israelí.

Yahia Zoubi, director de investigación geopolítica en Kedge Business School, cree que el conflicto en el Sáhara Occidental ha sido "israelizado" para imponer una ocupación de facto.

"La israelización del conflicto del Sáhara Occidental consiste en adquirir territorios, colonizar asentamientos y garantizar que este tipo de ocupación sea aprobada por la comunidad internacional", dijo en una conferencia titulada: "Situación actual en el Sáhara Occidental", organizada a finales del 2019 en Amiens, Francia.

Es probable que Marruecos sea uno de los paises de la Liga Árabe que apoye el plan de paz de Trump, que fue rechazado por los palestinos. Los palestinos han estado boicoteando a la administración estadounidense desde diciembre de 2017, cuando el actual presidente Donald Trump rompió con décadas de consenso al reconocer a Al Quds como la capital de Israel.

Los palestinos consideran que la parte oriental de la ciudad es la capital del Estado al que aspiran y han rechazado de antemano el plan de paz de EE. UU., teniendo en cuenta la posición de la administración de Trump.

La otra razón de la negativa de los palestinos es que Jared Kushner, a quien su suegro le ordenó alcanzar un "acuerdo final" entre los israelíes y palestinos, se niega a hablar de la llamada "solución de dos Estados firmada y adootada por la Asamblea General en 1947.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, un autoproclamado líder del campo sunita ante el expansionismo de Teherán en Oriente Medio, "agradeció los esfuerzos de Estados Unidos". Una declaración moderada por el rey Salman, quien reiteró su "inquebrantable" apoyo a los derechos de los palestinos durante una conversación telefónica con Mahmoud Abbas, el antiguo líder de la OLP.

Egipto, que fue un pilar del proceso de paz de Oslo y la solución de dos estados enterrada por el plan de Trump, instó a las dos partes a "tener en cuenta la visión estadounidense". Además de los adversarios tradicionales de Washington, como Siria, Jordania es uno de los pocos estados árabes que se ha distanciado de la propuesta de Estados Unidos. El reino hachemita, guardián de los lugares sagrados musulmanes en Jerusalén, la mayoría de cuya población es de origen palestino, recordó que el único camino hacia la paz era el establecimiento de un estado palestino independiente en las fronteras de 1967.

"Los Estados árabes son tan débiles como los palestinos", descifra el comentarista libanés Rami Khoury, un buen conocedor de la escena diplomática del Medio Oriente. Las monarquías del Golfo y Marruecos, en particular, dependen demasiado de los Estados Unidos para que la seguridad reina en estas regiones sacudidas por la violación de los derechos humanos. En la reunión de la Liga Árabe programada para el sábado, se puede retirar el plan de Abdallah de 2002. Pero no será más que palabras en papel ".

Publicar un comentario

0 Comentarios