La última provocación de los servicios secretos marroquíes en suelo argelino

Mohamed VI ha llegado a querer "excitar" el ego falsamente patriótico de su pueblo para dirigirlos, como un arma, contra el pueblo argelino.


Argel, 07 Enero de 2020. -(ECSAHARAUI)





Redacción Lehbib Abdelhay/ ECS actualización Lexpression





El incidente tuvo lugar anteayer en la capital de Argelia, Argel. Los partidarios del club de fútbol marroquí, Raja de Casablanca, cantaron en voz alta consignas que reclamaban la marroquinidad del territorio del Sáhara Occidental. Documentado y difundido por medios de comunicación marroquíes conocidos por su obediencia al Majzén, la escena fue presentada por la prensa marroquí como una especie de "ofensiva en territorio enemigo".





La reacción de los fans del club Mouloudia de Argel, que acogió al equipo de Casablanca como parte del Campeonato del Club Árabe, fue de ejemplaridad. No se reportó ningún incidente a pesar del acto provocador por parte de los marroquíes.

Esta escena, que puede parecer banal por no haber causado ninguna consecuencia notable, es en realidad una operación montada por los servicios de la Dirección General de Estudios y Documentación de Marruecos (DGED). Es un servicio de inteligencia que opera fuera de Marruecos. Con elementos presentes en la mayoría de las representaciones diplomáticas del Reino en el extranjero, L'DGED detalla informes "Top Secret" que llegan directamente al Palacio Real de Rabat.

También realiza operaciones subversivas en el extranjero. La experiencia vivida en la ciudad de Argel es un ejemplo perfecto. De hecho, muchos equipos marroquíes de fútbol han disputado partidos deportivos en Argelia y hasta anteayer, las autoridades argelinas no han reportado ningún comportamiento tan peligroso como éste.

Dicho esto, el escenario es fácil de adivinar: L'DGED hizo que el grupo de simpatizantes se infiltrara por agentes que llevaron a la multitud a cantar el eslogan alabando la "marroquinidad" del Sáhara Occidental.

El acto es estrictamente político en un ámbito deportivo 


Esto es claramente inaceptable, especialmente porque el objetivo no era del todo inocente y tenía como objetivo molestar a Argelia y a los argelinos.

¿L'DGED organizó pieza a pieza esta "operación" para causar incidentes?


La respuesta es probablemente "sí", ya que la insistencia mostrada por algunos líderes entre los partidarios fue pura provocación. Pero si la estrategia fracasó miserablemente, el hecho es que la intención era claramente perjudicial.





El Majzén marroquí marca una especie de escalada en el conflicto del Sáhara Occidental en el corazón de la sociedad argelina. Este nuevo intento atestigua la debilidad de los argumentos de Rabat y traduce su voluntad de "empeorar aún mas "las relaciones entre dos pueblos que se llevan perfectamente. Se entiende que esta enésima estupidez del Palacio Real no debe pasarse sin respuesta.

Rabat debe saber, de una vez por todas, que sus peligrosos "juegos" en la región serán objeto de una respuesta sistemática.

Publicar un comentario

0 Comentarios