La ministra de Exteriores de España pasó de los Derechos Humanos durante su visita a Marruecos

La ministra Arancha González Laya con el presidente marroquí, Saadedín Otmani

Arancha González Laya dice sobre la decisión marroquí de ampliar sus aguas territoriales que “no habrá política de hechos consumados ni decisiones unilaterales”.

La ministra no hizo referencia a la vulneración de los Derechos Humanos, como pidió Amnistía Internacional.


Madrid, 25 Enero de 2020. -(ECSAHARAUI)

Por Alfonso Lafarga.- Contramutis /ECS actualización.

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, hizo su primera visita oficial a Marruecos, “socio estratégico y amigo”, sin plantear la vulneración de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental, en línea con la postura mantenida por su predecesor en el cargo, Josep Borrell.

Este viaje adquirió un nuevo ángulo para la diplomacia española ante la decisión marroquí de ampliar sus aguas territoriales, incluyendo las del Sáhara Occidental, lo que causó gran preocupación en Canarias, cuyo Gobierno, que preside el socialista Ángel Víctor Torres, manifestó en una declaración institucional que la decisión de Rabat puede afectar a la competencia legítima española sobre las aguas que rodean el archipiélago canario y vulnerar la legalidad internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. “Las aguas del Sáhara no son de Marruecos, son aguas del Sáhara”, dijo el presidente canario a eldiario.es.

También se pronunciaron diferentes fuerzas políticas canarias, como NC. PNC y Podemos, y nacionales, PP, Vox y Ciudadanos, que piden la comparecencia de la ministra en el Parlamento, así como la Intersindical Canaria y siete organizaciones sindicales del Estado que expresaron su rechazo a la “ocupación” del espacio marítimo canario por parte de Marruecos, “una agresión” al pueblo de Canarias.

La decisión marroquí llevó a Vox a presentar varias preguntas al Gobierno sobre qué acciones tiene previsto “para cumplir sus obligaciones como país administrador del Sáhara Occidental”, y si solicitará la rectificación de unas medidas “perniciosas para los intereses del pueblo saharaui y del pueblo español”.

Sobre las aguas territoriales, según la información difundida por la Agencia EFE, el ministro marroquí de Exteriores, Naser Burita, dijo a su homologa que “no habrá política de hechos consumados ni decisiones unilaterales”, palabras “tranquilizadoras para quienes tuvieran dudas” según la ministra, que aseguró “no habrá política unilateral, sino diálogo para llegar a soluciones de común acuerdo”.

La ministra agregó que Marruecos “tiene derecho a delimitar sus espacios marítimos según el derecho internacional”, pero que “tiene el deber, en los casos de solapamiento con otros países, de hacerlo de común acuerdo con el otro país y respetando las normas”.

Ante la preocupación existente en las islas Canarias la ministra canceló su viaje a Argelia del sábado 25 de enero para ir a Las Palmas de Gran Canaria a explicar los resultados de las reuniones mantenidas con el presidente del Gobierno marroquí, Saadedín Otmani, y el ministro marroquí de Exteriores.

Pero lo que no debió motivar a la ministra González Laya fue la petición de Amnistía Internacional (AI) para que intercediese ante las autoridades marroquíes para que se respeten los Derechos Humanos, especialmente en el Sáhara Occidental y el Rif.

AI señaló a la ministra que las autoridades marroquíes impiden en el Sáhara Occidental las reuniones que apoyan la autodeterminación saharaui, obstruyen el trabajo de las ONG de Derechos Humanos y golpean a activistas y periodistas bajo su custodia y en las calles.

A esto se añade que en las cárceles marroquíes hay saharauis condenados en juicios injustos y por tribunales que se basaron en confesiones a la policía obtenidas bajo tortura.

Pablo Iglesias calla y Miguel Urbán pide que se reconozca a la RASD

La explicaciones que la ministra de Asuntos Exteriores ofreció en rueda de prensa en Rabat, en la tarde del 24 de enero, junto al ministro marroquí Naser Burita se repitieron por la noche en una entrevista en la cadena SER, en la que tampoco se refirió a las aguas del Sáhara Occidental ni a las violaciones de los Derechos Humanos que se cometen en la excolonia española ocupada por Marruecos, puntos estos por los que no fue preguntada por la directora del programa Hora 25, Pepa Bueno.

Si Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, no quiso opinar sobre los planes de Marruecos para ampliar sus aguas marítimas y se limitó a decir que la ministra de Asuntos Exteriores “sabrá dar la respuesta más adecuada y la que más se ajuste a Derecho”, quien si expresó lo que pensaba fue el eurodiputado de Podemos Miguel Urbán: en un artículo dijo que el Gobierno de coalición entre su partido y el PSOE debería “suponer un cambio en la política exterior española” hacia el Sáhara Occidental, que incluya el reconocimiento de la la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Urbán denunció que los diferentes gobiernos de España han cedido al chantaje del Gobierno de Marruecos y defendió que el primer Gobierno de coalición de la democracia debería cambiar este rumbo en un asunto en el que la “responsabilidad histórica (de España) no debería de ser negociable”. Agregó que hay que “asegurar una solución justa, pacífica, democrática y duradera a este conflicto que pasa ineludiblemente por el respeto al derecho a la libre determinación del pueblo saharaui”.

Desde el Frente Polisario, el responsable del Comité de Relaciones Exteriores, Mhammad Jadad, denunció la sumisión injustificada de España a la política de chantaje marroquí y dijo que la España democrática y su Gobierno progresista deben asumir sus responsabilidades históricas, jurídicas y morales hacia el pueblo saharaui y sus derechos inalienables a la autodeterminación, la independencia y la soberanía permanente sobre sus recursos naturales.

Agregó que hacer más concesiones a la política de chantaje a la que el régimen marroquí somete a España alentará a Marruecos a persistir en su expansionismo, que el pueblo saharaui sigue sufriendo desde que Marruecos ocupó al Sahara Occidental por la fuerza en octubre de 1975 con la complicidad de las autoridades españolas de entonces.

Publicar un comentario

0 Comentarios