La imprescindible estrategia política y un plan diplomático donde los Saharauis dejen de basar su política en “reacciones” a las acciones

Madrid, 06 Febrero de 2020. -(ECSAHARAUI)

Por Taleb Alisalem/ ECS actualización



En un mundo totalmente globalizado que se basado en reglamentos comunes donde, por un lado, se abandera el respeto a los derechos humanos, la soberanía de los pueblos y su derecho a vivir con dignidad y por otro lado, rigen los intereses cruzados, los acuerdos económicos y un juego geopolítico de estrategia y poder. Todo esto lo hemos podido ver en la crisis entre EEUU e Irán donde la potencia más poderosa del mundo reiteró en varias ocasiones que el pueblo iraní tiene el derecho a una democracia real y el fin de la dictadura Ayatolá, siempre según el discurso estadounidense.

También la crisis de la Unión Europea y Estados Unidos con Venezuela donde los esfuerzos de estas potencias por hacer llegar la “democracia” al pueblo de Venezuela no escatiman, son muchas las maniobras realizadas para imponer esa democracia en el país sur americano. Sin olvidar la crisis en Libia, Siria o Yemen, estos poderosos guardianes del mundo siempre defienden que tras sus acciones y declaraciones solo hay una voluntad de cumplir la legalidad internacional y los derechos que garanticen la vida digna y libre a los pueblos, es ahí donde nos preguntamos - ¿Es el Sáhara Occidental una excepción? - teniendo en cuenta que el Sáhara Occidental fue invadido militarmente por las tropas del Reino de Marruecos, que el pueblo Saharaui fue bombardeado, maltratado y expulsado de su territorio viéndose obligado a vivir dividido entre aquellos que viven en campamentos de refugiados desde hace más de 45 años y aquellos que viven bajo la garra de la ocupación marroquí sufriendo todo tipo de represión, así como el saqueo de los recursos naturales del Sáhara Occidental o el vergonzoso muro construido por Marruecos que cruza el territorio Saharaui a lo largo de 2.700km.

El Sáhara Occidental no es una excepción en cuanto a derecho y más habiendo sufrido la guerra, exilio, genocidio, ocupación y maltrato. Todo esto contradice los acuerdos internacionales sobre el derecho de los pueblos, las barbaridades cometidas por el Reino de Marruecos suponen una grave violación de la legalidad internacional y a los principios éticos de respeto a los derechos humanos. Por que entonces no vemos una movilización eficaz e igual o incluso mayor a los casos anteriores - ¿es porque quizás el pueblo Saharaui no es merecedor de esa Libertad que si se defiende con garras y se exporta a otras naciones? La respuesta es sencilla, está muy claro que la comunidad internacional y quienes se dedican a imponer su reglamento tienen un doble rostro donde reinan los intereses económicos por encima de los humanos.

Frente a este despropósitos y viendo que en este caso hasta el árbitro se ha vendido, es imprescindible una nueva estrategia política y un plan diplomático donde los Saharauis dejen de basar su política en “reacciones” a las acciones del Reino Marroquí y sus ecuaces e ir un paso más hacia adelante con acciones que marquen el camino y el rumbo definitivo hasta la conquista del derecho inalienable del pueblo Saharaui a su total independencia y soberanía sobre sus territorios.

Publicar un comentario

0 Comentarios