El martirio del pueblo saharaui pesará siempre sobre la conciencia de España, señor Borrell ...

Chahid Alhafed, 01 Diciembre de 2019. -(ECSaharaui)




Redacción Malainin Mustafa/ ECS actualización.



Desde que la “colonia” abandonó al pueblo saharaui a su suerte sin amparo y en medio de un inminente peligro, en medio de una real amenaza: el éxodo, la guerra, el exilio, nunca se imaginó que esos pobres desplazados a la nada podrían un día, sobrevivir y organizarse de un modo tan sorprendente para la propia España y para el mundo entero.




Esos pobres desplazados (...) llegaron descalzos, hambrientos y España no movió un dedo porque pensaba que esos pobres podrían convertirse en una “amenaza inminente”.
Señor Borrell, no creo que un pueblo al que le ha sido usurpada su tierra, expulsado de su propia tierra, saqueados sus recursos naturales, podría suponer una amenaza.

¿Por qué se odia tanto a los campamentos?, por la sencilla razón de que no lo son y si lo fueran son unos campamentos únicos, no cumplen con los estándares de los comunes campamentos de refugiados. Éstos son impares por romper con los modelos de los campos a los que administran entidades de socorro como la Cruz Roja u otras ONGes.

Señor Borrell, los Campamentos de Refugiados Saharauis se erigieron sobre la dignidad, la resistencia y la lucha pacífica. Llevan más de cuatro décadas inhiestos pacíficamente en espera de una solución que les permite retornar a sus hogares, un eterno conflicto causado por una amnésica diplomacia y una mala política españolas.

Los campamentos saharauis son inéditos, excepcionales y cuentan con infraestructura. También con servicios públicos. Están estructurados en wilayas (provincias), dairas (distritos), y están excepcionalmente administrados por la República Saharaui (RASD). Estos campamentos cuentan con instituciones.

Lo extraordinario de estos campamentos es que son la base, el podio de un Estado en el exilio: La República Saharaui, el Frente POLISARIO que administran las instituciones de los Campamentos de Refugiados Saharauis y los Territorios Liberados.




Cuentan con Alcaldes/sas, gobernadores/as, Parlamento propio, ministerios, instituciones militares y civiles, así como escuelas, hospitales públicos … etc.

Señor Borrell, le recuerdo que la mujer saharaui ocupa un lugar privilegiado, se le han respetado sus derechos y su dignidad. La dimensión de la estima social de la mujer saharaui es inalcanzable. Son ellas mujeres extraordinarias, dignas, valientes, que administran sus campamentos de manera libre y democrática.

En estos 44 años, se puede decir que la mujer saharaui independientemente de las dificultades y la difícil situación, se ha emancipado. Su participación en la vida política del país es notable. Hoy, con la experiencia adquirida con muchos esfuerzos y capacidades, la mujer saharaui es ejecutiva, parlamentaria y ministra.

El balance de la participación de las mujeres saharauis en la vida política es loable, en el gabinete se encuentran dos ministras. Dos de cada cinco gobernadores son mujeres. De los 29 alcaldes que administran las dairas saharauis, 11 son alcaldesas.

La administración de los campamentos no habría sido posible sin la presencia constante de la mujer. No es sorprendente que la mujer comparta con el hombre la lucha, la diplomacia y la administración institucional.

Señor Borrell, los campamentos saharauis existen gracias a la participación de la mujer. Estos mujeres son consistentes ante cualquier amenaza, cuando es real, y no sospechosa o/y injustificada como la que lanzó usted y su homólogo marroquí.




Los Campamentos de Refugiados Saharauis subsisten desde hace cuarenta años en plena armonía y en una inmensa tranquilidad sólo mermada por unas declaraciones como las de un Exteriores español.

Señor Borrell, durante estas más de cuatro décadas cientos y cientos de delegaciones extranjeras han visitado los campamentos saharauis, la mayoría españoles, no se han quejado nunca de la falta de seguridad.

Señor Borrell, el POLISARIO no militariza los campamentos, quien inunda las calles de las ciudades saharauis ocupadas con su ejército y con el apoyo material y logístico español, es Marruecos.

Borrell detesta los campamentos saharauis tanto como la propia Cataluña.
Los extranjeros que nos visitan vienen y se van sin presencia policial o militar que los persigue o interfiere, estorba sus actividades, al contrario, se van con la convicción de que volverán a visitar los campamentos saharauis por la mera razón de que su seguridad está plenamente garantizada y quieren repetir la experiencia.

No es nuevo ni extraordinario que España utiliza noviembre para atacar a los saharauis, ya lo hizo una vez con un vergonzoso acuerdo tripartito, hoy lo hace con el intento de manchar la imagen de los campamentos saharauis con unas declaraciones sin fundamento, sólo para contentar a su socio económico, el reino del despojo y la extorsión. Es el noviembre de la España de la mala colonización y la peor descolonización, menos mal que noviembre se ha acabado.

Señor Borrell, en los campamentos saharauis también la gente ama, se enamora, se casa, tiene hijos y la vida sigue su cauce en plena armonía y tranquilidad, no creo que eso suponga una falta de seguridad y una amenaza inminente.

Publicar un comentario

0 Comentarios