Noviembre saharaui: la lección vasca y la “alarma Borrell”



Respaldo del las instituciones vascas al pueblo saharaui, que culminó con el viaje de un grupo de parlamentarios sin presencia socialista a El Aaiún, que fueron expulsados por el régimen marroquí ante el silencio del Gobierno de Pedro Sánchez.

El Ministerio de Asuntos Exteriores pide a los españoles que se encuentran en los campamentos sahaharuis que abandonen la zona por riesgo de atentado, lo que no es secundado por los cooperantes ni por el movimiento solidario.

Madrid, 03 Diciembre de 2019. -(ECSaharaui)

Por Alfonso Lafarga.- Contramutis




Las instituciones vascas, con el Gobierno a la cabeza, mostraron su compromiso con la causa saharaui en el transcurso de la 44 Conferencia Internacional de Apoyo al Pueblo Saharaui (EUCOCO), celebrada en Vitoria, que culminó con el viaje a El Aaiún de cuatro parlamentarios vascos a los que las autoridades marroquíes no permitieron entrar en la capital del Sáhara Occidental.

Sobre estas expulsiones, como en otras anteriores, no hubo pronunciamiento del Ministerio de Asuntos Exteriores, departamento que pide desde el 2 de diciembre a los españoles que se encuentran en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia) que abandonen la zona. Previamente, el 27 de noviembre, el Ministerio que dirigía en funciones Josep Borrell lanzó una alarma de atentado y recomendó no viajar a la zona, coincidiendo con la visita a Madrid del ministro de Exteriores marroqui, Nasser Bourita.




La “alarma Borrell”, el atentado “inminente” al que se refirió la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, chocó con el movimiento solidario con el pueblo saharaui, que hizo campaña para ir al Sáhara y mantuvieron la mayoría de los viajes programados a los campamentos de Tinduf (Argelia) para familias que visitan a los niños y niñas que acogieron en verano dentro del programa vacaciones en Paz.

La alarma de Borrell, duramente criticada por el Gobierno de la República Saharaui que dice hace el juego a Marruecos y de la que dijeron no saber nada ni Argelia ni la MINURSO, tampoco cambió los planes del centenar des cooperantes españoles en los campamento y la mayoría decidieron continuar en la zona.

Exteriores señala en la actualización de su página de recomendaciones de viaje del 2 de diciembre que la MINURSO, “ha alertado de la posibilidad inminente de secuestros y atentados contra españoles en los campamentos saharauis del Tinduf”, y “por todo ello, se recomienda no viajar a esa zona, y que todos los viajeros españoles cuyas presencia no sea imprescindible la abandonen en cuanto sea posible”.

Varios medios de comunicación españoles apuntaron que la alerta de la MINURSO fue consecuencia de una información facilitad por los servicios secretos argelinos, que señalaron al personal de la ONU la necesidad de no efectuar movimientos después de las diez de la noche, información que desmintió el Ministerio de Asuntos Exteriores argelino.

Respaldo del Gobierno Vasco a la causa saharaui

Los días 22 y 23 de noviembre, en Vitoria, los máximos responsables políticos vascos intervinieron de forma destacada en apoyo al pueblo saharaui recibiendo a la delegación encabezada por el primer ministro saharaui, Mohamed Luali Akeik, o asistiendo a actos de la EUCOCO. Así lo hicieron el Presidente del Gobierno Vasco, Iñigo Urkullu; la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria; el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran; el presidente de las Juntas Generales de Álava, Pedro Elósegui; el Diputado General de Álava, Ramiro González, y el delegado del Gobierno de España en el País Vasco, Jesús Loza.




El apoyo vasco dado al pueblo saharaui en una conferencia con presencia de numerosas delegaciones españolas e internacionales, se plasmó en plena “alerta Borrell” con el viaje a El Aaiún, el 1 de diciembre, de la parlamentaria Eva Juez, del Partido Nacionalista Vasco, y los parlamentarios Iñigo Martínez, de Elkarekin Podemos; Josu Estarrona, de EH Bildu y Carmelo Barrio, del Partido Popular Vasco, así como Ioana Osa Etxebete, coordinadora de la Unidad para el Sáhara de Euskal Fondoa.

La intención de los parlamentarios, a los que no acompaño ninguno del Partido Socialista de Euskadi, era tomar contacto con los representantes del pueblo saharaui en los territorios ocupados por Marruecos y hablar con las organizaciones pro derechos humanos, pero no se pudo materializar al impedir la policía marroquí que entrasen en El Aaiún.

Con la expulsión de los parlamentarios vascos el número de nacionalidad española a las que el régimen marroquí ha impedido acceder en 2019 al territorio que España abandonó sin descolonizar hace 44 años asciende a 24.

Y mientras el Gobierno de Pedro Sánchez mantiene silencio, en los territorios del Sáhara Occidental ocupados por Marruecos, en ciudades del sur marroquí con población saharaui y en cárceles marroquíes con presos políticos saharauis se siguen vulnerando los Derechos Humanos, como muestra la siguiente relación, aproximada, correspondiente a noviembre de 2019, según datos de organizaciones sociales y medios de información saharauis.

Publicar un comentario

0 Comentarios